Cirugía cerebral ante morten realizada hace 3.000 años en Siberia

http://arqueologiaenred.paleorama.es/

El estudio sugiere que el cannabis, determinados hongos e incluso algún tipo de danza pudieron servir como anestésico

Un cráneo trepanado, hallado en una tumba expoliada de la Edad del Bronce en la necrópolis Nefteprovod II del yacimiento siberiano de Anzhevsky, ha sido el punto de partida para un grupo de investigación que ha indagado sobre la metodología y circunstancias en las que se hacían este tipo de intervenciones. El “paciente” murió a una edad de entre 30 y 40 años, además de la trepanación, las marcas que presenta en el cráneo se deben a la intervención quirúrgica y no a prácticas rituales. Este hombre, cuyos restos fueron sepultados con un cuchillo acodado, vivió después de su cirugía. Su hueso parietal izquierdo tenía una abertura con signos evidentes de la curación del hueso, así como indicaciones de una reacción inflamatoria sobre las placas óseas, que finalmente y a largo plazo fue la causa de su muerte.

Fuentes de información digital utilizadas
The Siberian Times,  Red Orbit,  Daily Mail
Fuente de las imágenes
The Siberian Times

Palabras clave:
Prehistoria, edad de los metales, edad del bronce, Siberia, Rusia, trepanación, cirugía cerebral, salud,
Bibliografía científica, publicación original
International Journal of Osteoarchaeology

Un paso en la investigación académica de como se realizaron las trepanaciones de la edad de bronce en Siberia se ha realizado a partir de un cráneo masculino que se encuentró el año pasado en la necrópolis Nefteprovod II del yacimiento arqueoloógico de Anzhevsky, al sureste de Kansk en la región de Krasnoyarsk.
El “paciente” murió a la edad de entre 30 y 40, según los arqueólogos las marcas que presenta en el cráneo son debidas a la intervención quirúrgica que le realizaron y no de prácticas rituales.
También creen que este hombre, cuyos restos fueron sepultados con un cuchillo acodado, vivió durante un período de tiempo después de su cirugía. Su hueso parietal izquierdo tenía una abertura con signos evidentes de la curación del hueso, así como indicaciones de una reacción inflamatoria en las placas óseas.
La sospecha es que su eventual muerte fue causada a largo plazo por la inflamación postoperatoria. Este hombre no es de ninguna manera el caso más antiguo conocido de trepanación en Siberia: hay, por ejemplo, algunos que datan del Neolítico.
El ex cirujano Dr. Sergey Slepchenko, actualmente investigador en el Instituto de Arqueología y Etnografía de Novosibirsk, explicó que “la clave del éxito de esta cirugía fue la confianza completa del paciente que el cirujano tenía las habilidades y conocimientos necesarios para llevar a cabo tal operación.” El estudio ha entrado de lleno en consideraciones psicológicas, antropológicas y ha realizado un análisis pormenorizado de los paralelismos etnográficos que se conocen.
Los investigadores relatan, como en primer lugar es muy importante, un elemento crítico que haga al paciente entrar en un “estado alterado de la mente” y así reducir el dolor al mínimo.
Compuestos de plantas utilizados como analgésicos en otros lugares, están ausentes en Siberia. Slepchenko y sus colegas también han estudiado la flora circundante y han identificado otras especies que pudieron ser utilizados por aquellos pueblos.
Hay un número interesante de este tipo de analgésicos potenciales: por ejemplo, algunos grupos étnicos utilizan el enebro y el tomillo en las prácticas chamánicas; los Nivkhi quemaron palos y hojas de romero silvestre; los pueblos indígenas del norte utilizan setas, como la Amanita muscarica, un conocido y potente alucinógeno.
El “más evidente”, sin embargo, fue probablemente el cannabis.
Sin embargo, el consumo de los hongos, junto con otras prácticas chamánicas, como bailes para alcanzar algún tipo de enajenación, o el uso de un tambor, se ven como métodos probables de alterar el estado de conciencia de un paciente y así la reducción del dolor en la medida necesaria para llevar a cabo la cirugía.
“Para la fase preparatoria de la operación, sólo podemos usar conjeturas”, dijo. “Sin embargo, en base a la forma y el tipo de inclinación de los bordes, podemos inferir que el paciente estaba en una posición supina con la cabeza vuelta hacia la derecha.”
“El cirujano probablemente se puso cara a cara con el paciente en el lado izquierdo. El cirujano también pudo haber fijado la cabeza con su brazo izquierdo o entre las rodillas y operado con la mano derecha.”
“Mientras el cirujano hacía una incisión, un asistente ayudaba a retirar y estirar la piel de los bordes de la herida, además acercaba los instrumentos y otros materiales. Los expertos creen que es “probable” que se realizó un amplio corte hasta el hueso a través de la piel y los tejidos subyacentes”, dijo el Dr. Slepchenko.
“Hipócrates describe tal disección del cuero cabelludo como -trabajo-“, unos 600 años después de esta trepanación en Siberia. “Después del corte, la herida se habría abierto para organizar un -campo quirúrgico-“.
“La piel y la aponeurosis se despegaron del hueso subyacente. La siguiente fase fue el raspado del hueso. Los cambios en el hueso como resultado de su curación nos impiden adivinar precisamente qué instrumento se utilizó para la trepanación o cómo se hizo.”
“Definitivamente, no podemos afirmar que esta operación se llevó a cabo con instrumentos especializados. Sin embargo, algún tipo de instrumental médicos debía de existir en Siberia ya que se utilizaba ampliamente para la manipulación post-mortem. Estos mismos instrumentos que conocemos pueden haber sido aplicados para la trepanación.”
Siguiendo con la descripción del Dr. Slepchenko: “A juzgar por la forma del agujero, sugiere que se hizo con algún tipo de raspador, en lugar de un cuchillo. El raspado se prolongó hasta la duramadreque fue expuesta, después de lo cual la zona trepanación podría ser ampliada en anchura pero nunca por debajo.”
“Las altas tasas de supervivencia después de la trepanación en los primeros tiempos se pueden explicar por el hecho de que las operaciones eran en su mayoría extradurales. La penetración en la duramadre provoca el desarrollo de hematomas intracraneales debido al sangrado entre las meninges. Complicaciones posteriores, como el absceso de la herida, la meningitis y abscesos cerebrales, llevan a la muerte.”
“El hecho de que los individuos, incluyendo (este paciente), vivieron durante un cierto período de tiempo después de la trepanación sugiere que la duramadre se mantuvo intacto el tiempo suficiente por lo contundentes signos de curación que aparecen.”
Sobre la operación, dijo: “La apertura se cubrió de piel después de la trepanación. Parte de la sangre llenó la zona entre la duramadre y la superficie interior de la aponeurosis donde los coágulos de sangre impidieron el sangrado más lejos de la diploe -el hueso esponjoso que separa las capas interna y externa del hueso compacto del cráneo.”
Pero la herida “no podría estar demasiado apretada” para minimizar el riesgo de infección. “No está claro si se aplicaron suturas y / o vendajes; ni tampoco está claro cómo se drenó la herida. Sin embargo, algunos registros etnográficos dan evidencia de que estos dispositivos simples se llevaron a cabo durante la trepanación.”
“Una de las complicaciones más probables y más peligrosas de la trepanación es el sangrado que se desarrolla inmediatamente después de la incisión de la piel. Como consecuencia del raspado, la hemorragia de los vasos sanguíneos se acompaña de sangrado del hueso diploe.
“Es importante que la duramadre se mantenga intacta, su daño puede causar lesiones en el seno venoso sagital ubicado debajo de sus placas. Para minimizar el sangrado y reducir el dolor, la operación tuvo que ser llevada a cabo lo más rápido posible por un cirujano presumiblemente altamente cualificado.”
“No está claro cómo se detuvo el sangrado. Obviamente no hay registros escritos, pero los expertos suponen que se utilizaron hierbas u objetos al rojo vivo”.
La cultura Karasuk se refiere a un grupo de sociedades de la Edad del Bronce que se asentaron desde el Mar de Aral a Yenisei en el este y desde el sur de las montañas de Altai a Tian Shan, alrededor de los años 1500 ~ 800 a.C. Los Karasuk eran agricultores que practicaban la metalurgia a gran escala. Ellos son considerados como las primeras personas en Siberia que utilizaban caballos para montar.
Sin embargo, los académicos creen que el paciente de cirugía cerebral parece haber sido de otra agrupación de una cultura desconocida con un estilo de vida similar.
La tumba en la que se encontró el cráneo trepanado había sido expoliada en la antigüedad. Se mantuvo poco más que el cráneo pero había, además, fragmentos de huesos largos de las extremidades superiores y de las costillas.
Un cuchillo tradicional de estilo Karasuk se encontró en la tumba, el cual no presenta ningún indicio de que se utilizase para la cirugía. El cuchillo estaba acompañado de dos puntas de flecha líticas.
El estudio sobre esta reconstrucción de la trepanación se ha publicado en el International Journal of Osteoarchaeology.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *