Caso cerrado: la autopsia a Lucy revela como murió

http://arqueologiaenred.paleorama.es/

Un grupo de investigadores realiza un análisis de los huesos del fósil y concluye que falleció al caer de un árbol desde una altura de más de diez metros

Lucy, la famosa Australopithecus afarensis, murió a los 20 años tras caer de un árbol, según un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Texas. Lo más factible es que cayera desde una altura de más de 12 metros, golpeándose contra el suelo a más de 56 km por hora. Según el patrón de la rotura de los huesos fósiles, la hipótesis de los científicos es que aterrizó con los pies por delante, preparando sus brazos al caer hacia adelante, y falleció rápidamente.

Fuentes de información digital utilizadas
The University of Texas at AustinSINCThe New York Times
Fuente de las imágenes
The University of Texas at AustinSINCThe New York Times
Palabras clave:
autopsia, etiopía, Lucy, Paleolítico, prehistoria, salud, sucesos, tomografía,
Bibliografía científica, publicación original
Nature

Lucy es un ejemplar de 3,18 millones de años de antigüedad de Australopithecus afarensis o “mono del sur de Afar“. Además, es uno de los esqueletos más completos y más antiguos de un ancestro humano adulto y que caminase erguido. Desde su descubrimiento en la región de Afar, en Etiopía en 1974 por el antropólogo de la Universidad Estatal de Arizona, Donald Johanson y el estudiante graduado Tom Gray, Lucy, un bípedo terrestre, ha estado en el centro de un intenso debate acerca de si esta antigua especie también pasaron tiempo en los árboles .
“Es irónico que el fósil que protagoniza el debate sobre el papel arbóreo en la evolución humana muriera posiblemente de las heridas sufridas en una caída de un árbol”, apunta John Kappelman, profesor de ciencias geológicas en la Universidad de Texas en Austin (EE UU), y autor principal del estudio que publica la revista Nature
Kappelman primero estudió a Lucy durante su recorrido por los museos de Estados Unidos en 2008, durante su recorrido por los museos de EE UU en 2008, y tuvo ocasión de que el fósil pasase por la Instalación Tomográfica de rayos X de Alta Resolución de su Escuela UT Jackson de Ciencias de la Tierra. La máquina fue diseñada para escanear a través de materiales sólidos, como rocas, y tiene una resolución mayor que los “TAC” médicos. Durante 10 días, Kappelman y el profesor de ciencias geológicas, Richard Ketcham, escanearon cuidadosamente hasta un 40% del esqueleto completo para crear un archivo digital de más de 35.000 cortes de tomografías computarizadas (TC).
“Lucy es valiosa. Sólo hay una Lucy, y hay que estudiarla tanto como sea posible “, dijo Ketcham. “Las TC no son destructivas. Así se puede ver lo que hay dentro, los detalles internos y la disposición de los huesos internos”.
En el estudio de Lucy y sus exploraciones, Kappelman notó algo inusual: el extremo del húmero derecho se fracturó de una forma que normalmente no se ve en los fósiles. Se preservaron una serie de fracturas limpias y nítidas con pequeños fragmentos de hueso y las astillas todavía en su lugar.
“Este tipo de fractura se produce por la compresión que se produce cuando la mano toca el suelo durante una caída, lo que hacer chocar un hombro contra el otro y crea una fractura única en el húmero,” dijo Kappelman, que consultó el Dr. Stephen Pearce, un cirujano ortopédico de huesos, por medio de un modelo 3-D a escala humana de los huesos de Lucy.
Pearce confirmó las sospechas de Kappelman: la lesión era compatible con una fractura de húmero proximal en cuatro partes, causada por una caída desde una altura considerable que Lucy intentó parar estirando el brazo.
Kappelman observó fracturas similares pero menos graves en el hombro izquierdo y otras fracturas de compresión a lo largo del esqueleto de Lucy, incluyendo fracturas en el tobillo derecho, la rodilla izquierda y la pelvis, y la evidencia aún más sutil, la rotura de la primera costilla. “Un sello de trauma severo ” todo coherente con las fracturas causadas por una caída. Sin ninguna evidencia de la curación, Kappelman concluyó que las roturas se produjeron perimortem, o cerca del momento de la muerte.
La pregunta entonce era: ¿Cómo pudo Lucy alcanzar la altura necesaria para que la caída se produjese a la tan alta velocidad y con un impacto tan violento? Kappelman argumentó que debido a su pequeño tamaño, poco más de un metro, Lucy probablemente se alimentaba y buscaba refugio cada noche en los árboles.
Comparándola con los chimpancés, Kappelman sugirió que Lucy probablemente cayó desde una altura de más de 12 metros, golpeando el suelo a más de 56 kilómetros por hora. Basado en el patrón de roturas, Kappelman da la hipótesis de que ella aterrizó con los pies por delante preparándose con sus brazos para caer hacia adelante, y “su muerte sucedió rápidamente.”
“Cuando pudimos ser conscientes de la extensión de las heridas de Lucy, su imagen apareció en mi mente, y tuve un sentimiento de empatía a través del tiempo y el espacio”, dijo Kappelman. “Lucy ya no era simplemente una caja de huesos, se convirtió en un individuo real: un cuerpo pequeño, roto e indefenso a los pies de un árbol.”
Kappelman conjeturó que debido a que Lucy era tanto terrestre como arborícola, estas características que la permitían moverse de manera eficiente en el suelo pudieron haber comprometido su capacidad para trepar a los árboles, lo que predispuso a su especie a caídas más frecuentes. El uso de patrones de fractura cuando el que presenta esta investigación, puede contar en el futuro una historia más completa de cómo vivieron y murieron estas antiguas especies.
Además del estudio, el Museo Nacional de Etiopía proporciona acceso a un conjunto de archivos en 3-D del hombro y la rodilla de Lucy para que el público pueda descargarlas e imprimirlas y puedan evaluar la hipótesis por sí mismos. “Esta es la primera vez que los archivos 3-D han sido puestos en libertad por cualquier homínido fósil etíope, y los funcionarios etíopes son dignos de elogio”, dijo Kappelman. “Lucy está liderando el intercambio abierto de datos digitales.”
Otros materiales escolares y los archivos 3-D están disponibles en eLucy.org.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *