Adriana – Lección de marketing por Marco Aurelio

https://capacitaccionchile.wordpress.com
Fuente; Máximo potencial

La gran virtud que tiene el marketing es que, además de comunicar, puede persuadir. Tiene la capacidad de hacer pasar por apetecible, o incluso imprescindible, a ojos de un cliente, cualquier producto o servicio.

Marco Aurelio (Roma, 121-180) además de un todopoderoso emperador, fue un filósofo. Como buen representante de la escuela de los Estoicos, abogaba por valorar las cosas en su justa medida, despojándolas de todas esas connotaciones que la imaginación o el deseo (hoy añadiríamos “el marketing”) puede instalar en la mente:

“Cuando un objeto aparezca a la imaginación como muy estimable hay que examinarlo interiormente, considerar su valor intrínseco y despojarlo de todo aquello que puede darle una dignidad ficticia.”

Los ejemplos que pone el propio Marco Aurelio son expresivos: “cuando se nos presenten a la mesa exquisitos manjares y otros alimentos, puedo perfectamente decirme: esto es un cadáver de pescado, aquello un cadáver de pollo o de cerdo; aquel vestido de púrpura no es más que un tejido de lana vieja de oveja. En cuanto a los placeres del amor, solo son un contacto de cuerpos, un friccionar de nervios, que produce espasmos y excreción de la materia espermática”

Lo que Marco Aurelio propone es un ejercicio mental que, realizado en sentido inverso, puede ser interesante para los estudiosos del marketing. Tomando como punto de partida el valor meramente intrínseco de un producto (un pollo o un tejido de lana), se debe dotar a ese producto de esas connotaciones que lograsen crear en el consumidor que se trata de un exquisito manjar o de un precioso vestido. Por ejemplo, si pensamos en un vestido como un simple trozo de tela, a partir de ahí podemos añadirle virtudes y hablar de los beneficios que puede generar a una posible compradora (elegancia) o de la rentabilidad que tiene por su precio, o la exclusividad de la marca, etc.

De lo que se trataría, en definitiva, es de dotar a ese producto de lo que el mismo autor llama “una brillante apariencia de seducción peligrosa”. Y de eso, quien más sabe es el marketing.

Busto-de-Marco-Aurelio-e1386782572629

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.