Tras las antiguas puertas: revelando los secretos del mausoleo de Augusto

http://www.ancient-origins.es/

Portada - Mausoleo de Augusto, Campo de Marte, Roma (CC BY-SA 2.0) y retrato de Augusto que nos muestra la efigie del emperador con los rasgos idealizados. (Public Domain)

Hay un mausoleo en el corazón de la antigua Roma que fue testigo de las honras fúnebres de uno de los más importantes personajes de la historia del Imperio Romano. Este mausoleo es conocido como Mausoleo de Augusto, pero además de Octavio Augusto fueron enterrados allí Germánico, Octavia la Menor, Nerón, Calígula y muchos otros.

Fue construido el 28 a. C. en el lugar de Roma conocido como Campo de Marte. El mausoleo de Augusto es una impresionante y monumental tumba situada en la Piazza Augusto Imperatore y construida por orden del emperador Octavio Augusto, quien tomó la decisión final de crear esta tumba tras vencer en la batalla de Actium y visitar Alejandría.

Algunos investigadores creen que Augusto se inspiró en la famosa tumba de Alejandro Magno en Alejandría y los enterramientos de los faraones, incluidos los de la dinastía Ptolemaica. También podría haberse basado en otros lugares como las pirámides o los sepulcros de los reyes helenísticos. Pero lo que sí sabemos con certeza es que Octaviano deseaba crear una magnífica tumba que albergara los restos de su familia. El emperador esperaba que el mausoleo fuera el lugar de enterramiento de una dinastía que dominara el mundo por siempre.

‘La batalla de Actium, 2 de septiembre del 31 a. C.’, óleo de Laureys a Castro pintado en 1672 (Public Domain)

‘La batalla de Actium, 2 de septiembre del 31 a. C.’, óleo de Laureys a Castro pintado en 1672 (Public Domain)

Un monumento que enterró muchos sueños

Esta notable construcción alberga las cenizas de muchos ilustres personajes de la antigua Roma. Aunque fue saqueada ya en la antigüedad, aún constituye un magnífico ejemplo de la arquitectura monumental de la época de Octaviano. El mausoleo fue creado con una planta circular que mide 90 metros de diámetro y 42 de altura. El edificio incluye un pequeño jardín de cipreses en el exterior que cubre su fachada. Además, en su interior había una estatua de Augusto, una fuente y dos obeliscos de granito rosa que flanqueaban la entrada. Eran los mismos obeliscos que se encuentran ahora en la Piazza dell’Esquilino, cerca de la Basílica de Santa María la Mayor.

Como escribía Estrabón en su Geografía (V.3.8):

De hecho, Pompeyo, el César deificado, Augusto, sus hijos y amigos, y su esposa y hermana, han superado a todos los demás en su celo por los edificios y en los gastos invertidos. El Campo de Marte alberga la mayor parte de ellos, y de este modo, además de su belleza natural, ha recibido aún mayor adorno como resultado de esta previsión. Sin duda la extensión del Campo de Marte es notable, ya que ofrece espacio a un tiempo y sin interferencias no solo para las carreras de cuadrigas y todos los demás tipos de ejercicios ecuestres, sino también para toda esa multitud de gente que se ejercita jugando a la pelota, rodando el aro y practicando la lucha; y las obras de arte situadas en torno al Campo de Marte, y su terreno, cubierto de césped todo el año, las cimas de aquellas colinas que dominan el río y se extienden hasta su lecho, y que presentan al ojo la apariencia de un escenario pintado—todo ello, como digo, ofrece un espectáculo a la vista del que resulta difícil abstraerse.

Según muchos historiadores, en el año 410 d. C. los visigodos entraron en la tumba, robaron las urnas y esparcieron las cenizas que encontraron en ellas, pero no la destruyeron. Sin embargo, hay investigadores que sugieren que esta historia no es más que propaganda anti-visigótica. En la época medieval la tumba fue fortificada como castillo. Lo mismo ocurrió con el actual Castillo Sant’Angelo; que era una tumba en épocas más antiguas (el mausoleo de Adriano). El Mausoleo de Augusto se convirtió durante la Edad Media en residencia de la familia Colonna, pero cuando ésta fue desterrada de Roma en el 1167, la construcción fue abandonada y con el paso del tiempo no quedaron más que sus ruinas.

Mausoleo de Augusto, Roma (Italia). (CC BY-SA 2.0)

Mausoleo de Augusto, Roma (Italia). (CC BY-SA 2.0)

Un palacio eterno

El mausoleo es uno de los lugares más increíbles de Roma, en el que podemos encontrar muy cerca a personajes ilustres clave del Imperio Romano. Se desconoce cuántos individuos fueron enterrados finalmente en él, pero el primero de ellos fue Marco Claudio Marcelo: su funeral tuvo lugar en el 23 a. C. Junto con él, la tumba se convirtió asimismo en la morada eterna de Marco Vipsanio Agripa, Nerón, Octavia la Menor, la esposa de Octaviano (Livia), Germánico, su hijo Druso, Tiberio, Calígula, Antonia la Menor, Julia Domna, Británico, y muchos otros. La mayor parte de ellos fueron incinerados, aunque Popea Sabina, esposa de Nerón, fue embalsamada.

Estatua de Marcelo. (CC BY 2.5)

Estatua de Marcelo. (CC BY 2.5)

Hay al menos dos versiones de la muerte de Popea. Cuando murió era joven, bella y estaba embarazada. Según los historiadores murió a causa de complicaciones durante el parto; pero también es posible que la historia que nos presenta Suetonio, quien dijo que murió porque Nerón la había golpeado en el vientre, pudiera ser cierta. Cuando Nerón se dio cuenta de lo que había hecho, el loco emperador romano decidió embalsamar el cuerpo de Popea para que se mantuviera bella para siempre. Algunos de los enterramientos del Mausoleo de Augusto estaban muy ornamentados mientras que otros eran sencillos, aunque en la actualidad resulta imposible adivinar exactamente cuántos individuos fueron enterrados en esta tumba y quiénes eran.

Estatua de Popea, Museo Arqueológico de Olimpia (Grecia). (Public Domain)

Estatua de Popea, Museo Arqueológico de Olimpia (Grecia). (Public Domain)

La gloria de Roma

En la década de 1930, un equipo de investigadores abrió la tumba e intentó restaurar su espacio interior, así como el exterior. El Mausoleo de Augusto se convirtió entonces en uno de los símbolos del poder de Benito Mussolini. El Duce se sentía fascinado por la figura de Augusto, y utilizó esta antigua tumba de personajes ilustres con fines propagandísticos, aunque también ayudó a salvar el edificio.

Acceso al Mausoleo de Augusto. (CC BY-SA 3.0)

Acceso al Mausoleo de Augusto. (CC BY-SA 3.0)

En la actualidad no se permite a los turistas el acceso a la tumba. A pesar de que sus fosas fueron saqueadas y sufrieron daños, aún fue la morada definitiva de numerosas figuras históricas. Se desconoce lo que ocurrió realmente con las cenizas contenidas en las urnas funerarias, aunque el edificio continúa siendo a día de hoy un monumento dedicado a numerosos personajes influyentes romanos cuya historia acabó con el sonido de las puertas del Mausoleo de Augusto cerrándose a sus espaldas.

Imagen de portada: Mausoleo de Augusto, Campo de Marte, Roma (CC BY-SA 2.0) y retrato de Augusto que nos muestra la efigie del emperador con los rasgos idealizados. (Public Domain)

Autor: Natalia Klimczak

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Fuentes:

‘Rome: Mausoleum of Augustus’, disponible en:http://www.livius.org/articles/place/rome/rome-photos/rome-mausoleum-of-augustus/

‘Augustus rules again as Rome acts to restore lost mausoleum’, disponible en:https://www.theguardian.com/world/2014/mar/29/augustus-rome-lost-mausoleum

‘Mausoleum of Augustus’, Mark Cartwright, disponible en:http://www.ancient.eu/article/657/

‘Mausoleum of Augustus’, disponible en:http://penelope.uchicago.edu/~grout/encyclopaedia_romana/romanurbs/mausoleum

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *