Aida. Científicos japoneses encuentran relación entre la Luna y los grandes terremotos

por sott@sott.net

José Pichel Andrés bez.es mar, 13 sep 2016 18:06 UTC

Un grupo de científicos japoneses ha encontrado una curiosa relación entre la Luna y los grandes terremotos que ha sufrido el planeta en las dos últimas décadas. A priori, para una mente científica esta asociación suena bastante extraña, sobre todo por la cantidad de mitos pseudocientíficos que existen acerca de la influencia de nuestro satélite sobre los más variados asuntos: no hay pruebas concluyentes de que la Luna interfiera de algún modo en la agricultura ni en el comportamiento animal ni humano, y tampoco es verdad que se registren más partos cuando hay luna llena, toda una leyenda urbana.

© Google
¿Relación entre la luna y los terremotos?

Su gran influencia sobre la Tierra son las mareas, vinculadas a las distintas fases lunares. Y eso es, precisamente, lo que publican esta semana los investigadores de la Universidad de Tokio en la revista científica Nature Geoscience: la fuerza de las mareas vivas, en las fases de luna llena y luna nueva, podría causar un estrés en las fallas que ayudase a desencadenar los grandes seísmos.

Desde la Tierra vemos la luna llena cuando nuestro planeta se sitúa entre el Sol y la Luna. Por el contrario, la luna nueva ocurre cuando es nuestro satélite el que está en medio, entre el Sol y La Tierra. Lo importante de este fenómeno es que, al estar alineados, la gravedad del Sol se suma a la de la Luna y esa fuerza de atracción hace que se suba el nivel de los mares. Es lo que se conoce como mareas vivas, en contraposición a las mareas muertas, que tienen lugar en las fases de cuarto creciente y cuarto menguante.

Grandes terremotos y mareas vivas

El equipo de investigación liderado por Satoshi Ide se ha dado cuenta de que los grandes terremotos de los últimos años coinciden con la máxima amplitud del efecto de las mareas, es decir, con luna llena o luna nueva. La lista incluye solo los seísmos de una magnitud 5,5 o superior, entre los que se incluyen el de Sumatra (Indonesia) en 2004, el de Maule (Chile) en 2010y el de Tohoku-Oki (Japón) de 2011, que daría paso a un gran tsunami y a la crisis de la central nuclear de Fukushima. Por el contrario, esta correlación no existe cuando se trata de terremotos pequeños.

La pregunta es cómo una simple marea viva, que se produce dos veces al mes, puede desencadenar un proceso tan devastador como un gigantesco terremoto. Desde su condición de geólogos, los autores del trabajo han lanzado una hipótesis sobre este fenómeno. Lo más probable es que la inestabilidad que provocan sobre las fallascause pequeñas fracturas sobre el terreno y que, en un efecto cascada, estas ocasionen fracturas mayores hasta desencadenar los grandes temblores. No obstante, los científicos aún no han conseguido determinar con exactitud cómo es el proceso que los origina, así que esta aportación tendrá que ser corroborada con estudios posteriores.

En definitiva, la investigación implica que durante una marea viva se incrementan las probabilidades de que una pequeña fractura a gran escala ocasione un terremoto de gran magnitud. Sin embargo, los científicos japoneses rechazan que su trabajo pueda servir de base para predecir terremotos, un reto que por su complejidad está lejos del alcance de la ciencia a día de hoy. En cualquier caso, el conocimiento de las tensiones que provoca la marea en una región sísmica sí puede ayudar a evaluar cuáles son las probabilidades de que suceda.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *