Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser, será, y sucederá naturalmente

http://paradigmaterrestre.com/l

liberacion-ansiedad-1

Con cuánta facilidad nos entregamos a la ansiedad, esa que va desde una ligera intranquilidad a aquella que nos colapsa y nos paraliza en momentos determinados. Tenemos la costumbre de viajar en el tiempo, de distraernos del momento presente solo con la finalidad de torturarnos y aferrarnos a lo dramático de nuestra existencia, aquello que nos marcó y aún nos duele o aquello que no ha llegado… que a ciencia cierta ni siquiera sabemos si estaremos en este plano para cuando pudiese ocurrir.

Debemos ciertamente trazarnos metas, debemos mirar adelante con la convicción y la visión de ubicarnos en un mejor estado en relación a como hoy estamos, debemos trabajar y luchar por lo que queremos y así mismo, de vez en cuando mirar atrás para ver el camino recorrido, para no repetir errores, no pasar por aquellos senderos de los cuales no guardamos las mejores experiencias y recordar lo aprendido… Pero esto debe hacerse de forma práctica, libre de alguna intención de generarnos sufrimiento.

La vida se disfruta más cuando se vive despacio, como cuando nos tomamos una copa de un buen vino, la saboreamos, la olemos, la sentimos en nuestra boca, no queremos que pronto acabe, la meta no es beberla de un sorbo, sino disfrutarla. Pero aunque nos es sencillo coincidir con lo que debería ser saborear una copa de vino, nos cuesta muchas veces atravesar la vida de la misma manera, queremos siempre ubicarnos en un momento futuro, siempre queremos alcanzar algo que no tenemos.

liberacion-ansiedad

No se trata de no tener anhelos o proyectos, ni mucho menos se trata de no tener aspiraciones, se trata de no generarnos sufrimiento en el camino que nos lleve a estar donde queremos, se trata de entender que hacer lo necesario es suficiente, que si nos preocupamos energéticamente estamos saboteando nuestros esfuerzos y que si nos centramos en la meta, nos perderemos del camino.

Cuando llegamos a alcanzar aquello deseado, por lo general no hemos terminado de celebrarlo cuando ya ubicaremos un punto más allá en donde ahora sí hallaremos la felicidad… y así vamos como un conejo tras su zanahoria, solo viendo dónde se ubica para salir corriendo tras ella… sintiendo la inconformidad y frustración inclusive de que la misma se mueve luego de tantos esfuerzos…

Es útil entender que la zanahoria es un autoengaño, que vamos detrás de lo que nos sacia la sed, pudiendo encontrarlo solo en nosotros mismos. La felicidad no la hallaremos en lo que ocurra mañana, la felicidad no viene con el título, no viene con el matrimonio, no viene con la casa… todo esto nos puede generar mucha alegría, cualquier logro lo hará, pero la verdadera felicidad no depende del logro sino de disfrutar cada momento que nos conduzca o no a él.

Deja de esperar o buscar o de querer llegar, si te relajas entiendes el origen del asunto y probablemente sepas que no es necesario buscar, que todo llegará de forma natural a tu vida.

Rincón del Tibet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *