Los mensajes inéditos de los poderosos al pequeño Nicolás

Las conversaciones secretas entre Francisco Nicolás con el rey emérito y varios exministros.

los miles de mensajes que atesoraba el teléfono del pequeño Nicolás y que se han incorporado al sumario de su causa. Conversaciones secretas, jamás publicados, que reproducimos con el rey Juan Carlos, el financiero Javier de la Rosa, los exministros Miguel Ángel Moratinos y Miguel Arias Cañete, la familia Pujol o Carlos García Revenga. Francisco Nicolás Gómez Iglesias fantaseaba menos de lo que aseguran sus interlocutores.

“MILLONES DE GRACIAS POR ESAS PALABRAS. UN ABRAZO. JC”

Mensaje del Rey a Nicolás)

“HOLA FRAN, ¿TE PARECE A LAS 17:00 EN LA CAFETERÍA DE ARTURO DELFINES? ABZS C”
(Carlos García Revenga, exsecretario de las Infantas)

DE LA ROSA A FRAN: “A QUÉ HORA LE DIGO AL MÉDICO QUE VENGA A COMER LA MORTADELA QUE ME TRAES?
[entiéndase dinero en efectivo] (Javier de la Rosa)

“GRACIAS POR LA INVITACIÓN. NO TE PREOCUPES POR LO HABLADO. TODA LA DISCRECIÓN ES NECESARIA”
(Miguel Ángel Moratinos)

“SIN PROBLEMA DON FRANCISCO. A SU SERVICIO
(Arias Cañete)

Francisco Nicolás Gómez Iglesias fantaseaba, sí: ”Soy del gabinete de educación e inteligencia económica de Presidencia del Gobierno, ese es mi cargo; Tengo que ir al CNI en cuanto terminemos para coger el dinero que no me dejan tenerlo ahí”. La verdad escondida bajo su deslumbrante historia es inusitada. La Casa del Rey, el Ejecutivo, empresarios, jueces y hasta el CNI denostaron, por fabulador, su verdadera relación con él. Los cruces de llamadas y los mensajes que Vanity Fair publica demuestran una mayor implicación del poder con el joven de apenas 20 años.

SU RELACIÓN CON LA CASA DEL REY

Dos horas después de que el rey Juan Carlos hiciera oficial su abdicación el 2 de junio de 2014, el pequeño Nicolás desenfundó su iPhone y disparó el mensaje a un teléfono que según él le había dado el empresario Arturo Fernández: “Señor, gracias por los 40 años de mayor prosperidad que ha conocido España. Gracias por la estabilidad que hemos vivido. Gracias por reconciliarnos sin que ninguna de las ‘dos Españas’ se impusiera a la otra. Gracias por plantar cara a los golpistas que querían acabar con la democracia. […] Un fuerte abrazo. Francisco Nicolás Gómez Iglesias”. El jefe del Estado, de quien solo un número reducido de personas tiene su número privado, le devolvió el gesto amablemente: “Millones de gracias por esas palabras. Un abrazo. JC”. El contenido de su móvil, al que ha tenido acceso Vanity Fair, revela que días más tarde, Gómez Iglesias intentaba el más difícil todavía: “Señor, me gustaría verle urgentemente por un tema en el que quiero ayudar a la Corona y a España. Suyo afectísimo”. No obtuvo respuesta. Pero no se arredró. Marcó el teléfono de don Juan Carlos. Y aunque nadie descolgó, su llamada quedó registrada. Días después insistió: “Señor, quedo a la espera de concretar cita. Lo antes posible por favor. Suyo ilustrísimo. Un abrazo”.

No son esos los únicos mensajes que cruzó con el Palacio de la Zarzuela. El joven también se ofreció para “salvar a la infanta Cristina” del caso Nóos.Lo hizo, según él, ante Carlos García Revenga, entonces secretario de las infantas en la Casa del Rey. Revenga ha negado tener ningún tipo de relación con él: “Se me acercó en el Club de Campo […] ¿Qué conversación voy a tener con un chico de 20 años?”. Sin embargo, el móvil de Francisco Nicolás registró decenas de llamadas y SMS de Revenga: “Hola Fran te parece a las 17:00 en la cafetería de Arturo Delfines?. Abzs C”; “No te he podido coger el teléfono porque he estado todo el día conduciendo y con mi jefa al lado (…)”.

En la Casa del Rey hablaba también con el guardia civil Javier Sánchez quien le cuenta incluso los planes privados de don Juan Carlos: “Vamos a la finca de Mora Figueroa”.

JAVIER DE LA ROSA Y LA “MORTADELA”

Una de las relaciones más surrealistas es la que mantiene con el financiero catalán Javier de la Rosa. El joven había hecho creer al empresario que era un enviado del Gobierno cuyo objetivo era frenar el proceso independentista.De la Rosa se reunió con él en septiembre de 2014 y le relató, entre otras cosas, la supuesta financiación ilegal de Convergència desde los años ochenta. Pero lo que nadie conocía hasta hoy es el intercambio de mensajes secretos que empezó tras aquella cita en los que el empresario le solicita “mortadela, embutido…” [entiéndase dinero en efectivo] por “los servicios prestados”. El intercambio de mensajes entre ambos es delirante.

Fran: Lo tuyo está hoy. Siento contestarte tan tarde!!! Vaya día!!! Todo de 10!!! Y haré que haya más ración antes de que termine la semana. Aparte de lo de hoy.
De la Rosa: ¿No estaba ya aquí? Si no, ¿a qué hora me dirás y puedo decir al médico que venga a comer mortadela italiana especial que me traes?
FN: La extra no. Está la normal.
JR: Me gustaría invitar a mis médicos a probarlas a las 5? 6? 7?
FN: Pon 7… Para comer e ir con tiempo. Creo que te la doy yo. Sé dónde está y podremos ir si hace falta.
JR: Oye, que esto mío es serio […]
FN: Estoy llegando a hablar con este. Creo que es donde nos hemos visto antes. En ese cuarto de baño.
JR: ¿Voy? Tengo mucho pipí.
FN: Ahora te aviso… Cuando vayamos para allá.
JR: De acuerdo, pero […] estoy muy preocupado. Durante 20 años siempre que iban a venir a traerme embutidos los seguían y no lo hacían.

Angustiado porque la “mortadela” no llegaba, en otro mensaje De la Rosa escribe las razones que Francisco Nicolás debe dar a su supuesta jefa, Soraya Sáenz de Santamaría [S], para que le pague: “Razones a dar a S o a quien sea más eficaz, para comer mortadela: Éste ha colaborado sin más que una promesa. Ha aportado información (toda ella veraz) para el posible acuerdo con los p [Pujol]. Me ha tenido hasta en su casa para pasar desapercibido. […] Le convencí de que con 100grs y unos grs más adicionales, aceptara no solamente lo realizado, sino para siempre más. La casa de su mujer está siendo ejecutada y necesita invitar a mortadela por esas cantidades y pesos…”

UN EXTENSO ENTRAMADO Y VARIOS MINISTROS

Las conversaciones demuestran que su entramado se extendía también por ayuntamientos, la CNMV, embajadas, juzgados y ministerios. Existen mensajes con Miguel Arias Cañete: “Perdona ministro, quería llamar a otro Miguel […]. Fuerte abrazo. Fran”. “Sin problema Don Francisco. A su servicio”. También de Elvira Rodríguez (“Cuando vengas pasa a la planta 7 y que me digan”) y del extitular de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos, que trabaja como comisionista de empresas españolas en Guinea Ecuatorial. El exministro reconoció haber tenido una cita con él en el ámbito de las relaciones comerciales de España con el país africano, pero sus mensajes denotan cierto secretismo. Nicolás a Moratinos: “Ministro. Ha sido un honor y un placer almorzar contigo […]. Si te parece bien, hasta que me decida en el asunto que hemos hablado, mantendremos con total discreción y prudencia nuestro almuerzo con todos”. Moratinos: “Gracias por la invitación. No te preocupes por lo hablado. Toda la discreción es necesaria”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *