La trágica muerte de un adolescente de 15 años que deja en evidencia los abusos de las fuerzas de ocupación en Irak

http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-37386308

Ahmed Jabbar Kareem Ali
Image captionAhmed Jabbar Kareem Ali no sabía nadar. Se ahogó cuando fue obligado por soldados británicos a entrar a un canal.

Ahmed Jabbar Kareem Ali tenía 15 años cuando cuatro soldados británicos lo obligaron a punta de pistola a sumergirse en un canal. A él y a otros tres civiles iraquíes, que según los militares británicos eran sospechosos de saqueos.

Algunos informes señalan que los militares lanzaron piedras para obligar a Ahmed y a los otros a adentrarse más en el canal.

De lo que no cabe dudas es de que los soldados no hicieron nada cuando el menor dio señales desesperadas de que no conseguía mantenerse a flote.

Los militares fueron testigos impasibles mientras el adolescente se ahogaba.

Ahmed no sabía nadar.

“Debieron rescatarlo”

Las acciones de los militares británicos, que tuvieron lugar en la ciudad iraquí deBasora en 2003 durante la ocupación del país árabe, fueron condenadas este viernes en términos inequívocos en un informe independiente.

El documento es parte de una serie de investigaciones, Iraq Fatality Investigations, sobre la muerte de civiles en Irak en incidentes en que participaron militares británicos.

Carle Selman, James Cooke, Joseph McCleary y Martin McGing, durante su corte marcial en 2006, por la muerte del adolescente Ahmed Jabbar Kareem AliImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionLos cuatro soldados que obligaron a Ahmed a entrar al agua fueron absueltos en una corte marcial en 2006. Uno de ellos denunció que habían sido “chivos expiatorios” y que “sólo siguieron órdenes”.

Las indagaciones, dirigidas por el juez George Newman, fueron iniciadas en respuesta a exigencias de la Comisión Europea de Derechos Humanos.

“Más allá de la acción ilegal de obligar a Ahmed a entrar al agua, su muerte podría haber sido evitada porque pudo y debió haber sido rescatado cuando vieron que se ahogaba”, señaló el juez Newman.

El Ministerio de Defensa británico dijo este viernes que lamentaba lo ocurrido con el adolescente.

Los cuatro soldados que lo obligaron a entrar en el canal y no hicieron nada por salvarlo fueron juzgados por un tribunal militar y absueltos en 2006.

Nadie hasta ahora ha sido sentenciado por la muerte de Ahmed.

“Estado de caos”

Las tropas británicas entraron en Basora en la noche del 6 de abril de 2003, como parte de la invasión de Irak.

Tropas británicas en Basora en 2003Image copyrightGETTY IMAGES
Image captionLas tropas británicas entraron en Basora en 2003, como parte de la invasión de Iraq. Un informe habla del “total caos” en la ciudad.

Las fuerzas británicas controlaron rápidamente la ciudad, donde hubo numerosos incidentes de saqueos.

Ahmed y los otros civiles sospechosos de saquear fueron detenidos y conducidos en un vehículo militar al canal de Shatt al Basra.

El informe del juez Newman señala que la ciudad se encontraba “en estado de caos” y describe la falta de preparación e “incapacidad de las fuerzas de ocupación para actuar a un mismo tiempo como combatientes y policías”.

El brutal crimen contra Abeer y su familia

El nombre de Ahmed se agrega al de muchas otras víctimas de violaciones de los derechos humanos por parte de las fuerzas de ocupación en Irak.

¿Quiénes recuerdan a Abeer, una niña de 14 años que vivía con su familia en el poblado de Al Mahmudiyah?

Un grupo de soldados estadounidenses no sólo violó en masa a la niña en su casa, sino que mató a continuación a sus padres y su hermana de 6 años.

Abeer Qassim al JanabiImage copyrightAP
Image captionAbeer Qassim al Janabi tenía 14 años cuando soldados estadounidenses la violaron en masa y mataron a la menor y su familia.

Cinco soldados fueron hallados culpables de la violación de Abeer Qassim al Janabi y el asesinato de la familia, que tuvo lugar en marzo de 2006.

Otra víctima de las fuerzas de ocupación es Baha Mousa, un civil que murió con más de 93 lesiones luego de ser brutalmente abusado por tropas británicasen Irak en 2003.

Una investigación de la muerte, conducida por William Gage, denunció una grave“falla a nivel corporativo” en el Ministerio de Defensa británico por el uso de métodos de tortura ilegales.

En 2007 otra investigación por denuncias de abusos de prisioneros por soldados británicos fue duramente criticada por no identificar ni acusar a ningún responsable.

Torturas de Abu Ghraib

Tal vez las imágenes más recordadas e infames de abusos de civiles en Irak sigan siendo las de la cárcel de Abu Ghraib, la infame prisión cercana a Bagdad que estuvo bajo control de EE.UU.

Militar estadounidense Lynndie England sosteniendo a un prisionero de un bozal por el cuelloImage copyrightAP
Image captionUna de las infames fotos de Abu Ghraib. La militar estadounidense en la foto es Lynndie England.

Las fotos de prisioneros sometidos a todo tipo de torturas por personal militar estadounidense causaron revuelo mundial cuando fueron difundidas en 2004 por la prensa.

Entre las torturas mencionadas en el informe inicial del general Antonio Taguba, del 4 de abril de 2004, se encuentran: sodomizar detenidos con luces químicas y palos de escoba, violación de una detenida, forzar a prisioneros a colocarse en posiciones de acto sexual, dar puñetazos y patear a los internos, obligarlos a masturbarse, echar sobre ellos líquido fosfórico, usar perros militares sin bozales para intimidarlos (en una ocasión el prisionero fue mordido y gravemente herido).

Once soldados fueron condenados a penas que en algunos casos fueron de sólo un año de prisión.

“Impunidad”

Se han realizado numerosas investigaciones sobre la muerte de civiles durante la ocupación de Irak por tropas estadunidenses y británicas entre 2003 y 2001.

Una de ellas, el Equipo de Acusaciones Históricas de Irak (Iraq Historic Allegations Team, IHAT), examinó más de 1.000 denuncias de abuso a manos de tropas británicas.

Global Policy Forum, un centro de análisis con sede en Nueva York, dijo en 2013 que “las tropas de ocupación lideradas por EE.UU. cometieron numerosas atrocidades en Irak desde la invasión en 2003″.

“En lugar de llevar a la justicia a los comandantes, los investigadores sólo han ido detrás de unos pocos soldados de bajo rango. La mayoría de los cargos originales han sido sobreseídos o reducidos a cargos menores”.

“Para poner fin a este clima de impunidad es necesaria una investigación independiente de estos asesinatos y la forma en que han sido encubiertos”, concluye Global Policy Forum.

“No nos pagaban para pensar”

En el caso de Ahmed, el adolescente de 15 años, uno de los soldados involucrados, Joseph McCleary, se restó responsabilidad.

Somos chivos expiatorios, nos dijeron que pusiéramos a los saqueadores en el canal. Yo tenía el rango más bajo y siempre nos decían que no nos pagaban para pensar”, dijo.

“Sólo seguimos órdenes“.

Steven GreenImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionSteven Green, uno de los soldados condenados por la violación de Ameer, la niña de 14 años, y el asesinato de la menor y su familia. Green, quien tenía 20 años cuando cometió el crimen, dijo que “había enloquecido después de ver cómo mataron en otro incidente a dos compañeros”.

En el caso de Ameer, la niña de 14 años, uno de los soldados condenados por violación y asesinato, Steven Green, declaró que “en medio de tanta violencia ya no veía a los iraquíes como seres humanos” y que “había enloquecido después de ver cómo mataron en otro incidente a dos compañeros”.

Ni por Ahmed, ni por Ameer, ni por los muchos otros civiles que padecieron brutales abusos a manos de tropas de EE.UU. y Reino Unido.

En ninguno de estos casos se ha condenado jamás a un militar de alto rango.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *