“Ayurveda para los niños: Deficit de atención e hiperactividad” Trinidad Plata MD.

Resultado de imagen

Escrito por Trinidad Plata – Médico Internista y Ayurveda
www.ayurmed.orghttps://i2.wp.com/www.ayurmed.org/sites/ayurmed.org/themes/AyurMed/logo.png?resize=177%2C27

Según la Medicina Ayurveda, existen tres tipos de energías vitales que intervienen en la estructura y funcionamiento de todos los seres vivos. De las tres energías, Vatai, Pittai y Kaphai, Vata es la energía de la acción y controla todos los movimientos, incluido el movimiento inherente a los impulsos nerviosos en el cuerpo. Cuando Vata se encuentra agravado o en desequilibrio, se presentan síntomas relacionados con el exceso de movimiento y excesiva actividad. La agravación crónica (de larga data) de las energías Vata es el origen del Déficit de Atención e Hiperactividad (DAH).

Por lo general, el DAH es más frecuente en niños que tienen en su constitución física y emocional un predominio de esta energía Vata, es decir, niños delgados, longilineos, muy expresivos, con gran imaginación y creatividad, con apetito muy fluctuante, a veces comen mucho y de repente dejan de comer ¡sin más ni más!, con tendencia al estreñimiento y a la producción de gases en su sistema digestivo. No obstante, esto no es una regla invariable y puede existir el DAH en niños con otro tipo de constitución.

¿Qué causa el desequilibrio de Vata?

La acumulación progresiva de toxinas y desechos provenientes de alimentos, de emociones y percepciones, es decir, todo aquello que nos llega a través de nuestros órganos y sentidos. El entorno de los niños de hoy en día es muy activo y apresurado. Todos estamos ocupados y de afán la mayor parte del día, y los niños no son inmunes al paso veloz y frenético del mundo que los rodea. Ellos están constantemente bombardeados por acción, movimiento, ruido, juguetes que se mueven y hablan, luces de colores que prenden y apagan, estimulación visual continua en pantallas de TV, iPads, celulares, video juegos, etc. No hay espacio para la calma

Toda esta hiper-estimulación tiene un gran impacto en la psiquis de los niños. Inicialmente los padres sólo notan que su hijo juega de más, pero a medida que pasa el tiempo, los menores son incapaces de detenerse, no siguen las instrucciones de sus padres ni educadores y se tornan muy irritables cuando se les obliga a detenerse y poner atención. Luego vienen los problemas escolares, las llamadas de atención a los padres y los disturbios familiares por el “mal comportamiento” del niño o niña.

El tratamiento desde la Medicina Ayurveda para este diagnóstico, está enfocado a orientar a los padres sobre la alimentación que debe seguir su hijo para aliviar el desequilibrio de la energía Vata y promover cambios en el estilo de vida.

En el enfoque nutricional se hace énfasis en el retiro de los alimentos procesados y que contienen azúcar y reemplazarlos por granos enteros: arroz integral, amaranto, quinua (Chenopodium quinoa), trigo entero, cebada, entre otros. Evitar las bebidas carbonatadas y frías y reemplazarlas por frutas dulces. Más vegetales cocidos y menos comida cruda.

Mantener el cuerpo bien humectado, masajearlo, tener actividad física relajante como el Yogai, mantener un horario y rutina diarios, evitar la exposición excesiva a computadoras y video juegos, pintar la habitación de colores relajantes (azul, verde), actividades lúdicas que se puedan hacer estando tirados en el piso tales como pintar, jugar con plastilina, etc, son todas actividades que alivian el desequilibrio Vata.

Existen también medicinas de la herbolaria ayurvédica que correctamente indicados por un profesional entrenado, son de gran utilidad en el manejo del Déficit de Atención e Hiperactividad.

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *