Adriana – La infraestructura, clave del desarrollo sostenible

http://www.mercado.com.ar/

Es esencial para relanzar el crecimiento y reducir la pobreza. Es la clave para el cumplimiento del Acuerdo de París. Puede ser un pilar para construir una economía sostenible. A los países del sur irán dos tercios de la inversión.

sub

Un nuevo e importante estudio de la Comisión Mundial sobre el Clima y Economía pide a los gobiernos e instituciones financieras ampliar y reorientar sus inversiones para la infraestructura sostenible como una estrategia fundamental para estimular el crecimiento. Este estudio fue lanzado por el ex Presidente de México, Felipe Calderón, y Lord Nicholas Stern, así como otros miembros de la Comisión a nivel mundial, durante un evento organizado por el Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, en Washington, DC, EE.UU..

«La inversión en infraestructura sostenible es esencial para resolver todos los problemas urgentes del mundo», dijo Felipe Calderón, que actualmente preside la Comisión Mundial. «Es esencial para recalentar el crecimiento global. Es la clave para reducir la pobreza. Es fundamental para el cumplimiento del Acuerdo de París. La infraestructura puede ser el pilar sobre el que podemos construir una economía sostenible. Todo depende de si adaptamos la financiación para que el capital migre hacia el bajo carbono».

El informe «El imperativo de la Infraestructura Sostenible: financiación para un mejor crecimiento y desarrollo», identifica las principales barreras para la financiación de infraestructura sostenible y establece un programa de iniciativas para desbloquear el capital necesario. También se detallan las necesidades de infraestructura en el futuro por sectores y por grupos de países, lo que llevó a la conclusión de que los países del sur representarán aproximadamente dos tercios de la inversión, principalmente en los sectores de la energía y el transporte.

Según el estudio, la inversión en infraestructura durante los próximos 15 años, demandará U$S90 mil millones, más de lo esperado en la actualidad, incluso teniendo en cuenta el modelo de desarrollo actual. La buena noticia es que no se necesita mucho más para garantizar que esta infraestructura ofrece una economía baja en carbono en consonancia con los objetivos climáticos acordados en París y los ahorros generados en el combustible y otros artículos compensan la inversión adicional.

Satisfacer estas necesidades de inversión requerirá una combinación de recursos públicos y privados, la participación pública utilizada estratégicamente para atraer o aprovechar aún más la inversión privada. Según el estudio, un solo proyecto de infraestructura puede requerir la participación de decenas de instituciones financieras, todas ellas con sus propios requisitos, y tomar más de una década en completarse. El costo de preparación del proyecto es sustancial, típicamente 2,5-5% de la inversión total. Y la relación riesgo-retorno para la infraestructura sostenible es con frecuencia demasiado alta para atraer capital privado.

La Comisión Mundial identifica cuatro áreas de acción para financiar infraestructura sostenible en la escala requerida:

1. La lucha contra las distorsiones fundamentales de precios con la reforma de los subsidios a los combustibles fósiles y el precio del carbono. Los subsidios a los combustibles fósiles ascendieron a alrededor de $550 millones de dólares en 2014, desviando recursos que podrían invertirse en opciones sostenibles.

2. Fortalecer las estructuras políticas y las capacidades institucionales. Una mejor planificación y gobierno pueden garantizar que los proyectos más relevantes se seleccionan primero y que la adecuada financiación sea utilizada en el momento adecuado.

3. La transformación del sistema financiero a través de nuevas herramientas tales como bonos verdes (green bonds) y los bancos de inversión verde y la descarbonización del sistema financiero existente, incluida la divulgación de los riesgos climáticos corporativos.

4. Aumentar la inversión en la innovación y el despliegue de tecnologías limpias para reducir los costes iniciales de infraestructura sostenible.

Lord Nicholas Stern, economista y co-presidente de la Comisión, dijo: «El siguiente par de décadas, y en particular los próximos dos o tres años serán cruciales para el futuro del desarrollo sostenible. Podemos y debemos invertir y construir ciudades en las que se puede mover, respirar y ser productivo, y al mismo tiempo proteger el mundo natural que sostiene nuestra subsistencia. Esto requerirá no sólo mejores políticas, sino también un cambio radical en el propio sistema financiero para que sea adecuado para el propósito, la escala y la calidad de la inversión que necesitamos ahora. Bancos de desarrollo, tanto nacionales como internacionales, deben estar en el centro de esta historia de crecimiento del futuro».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.