¿A qué se enfrenta EEUU si ataca blancos protegidos por Rusia en Siria?

https://mundo.sputniknews.com/o

 Incluso en estos momentos, cuando Rusia ha emplazado en Siria los S-300, Washington no descarta realizar ataques aéreos contra el Ejército del Gobierno sirio.

Alexandr Jrolenko, columnista de RIA Nóvosti, analiza cuáles serían las consecuencias de un posible ataque de EEUU contra el Ejército sirio.

Agravamiento de octubre

Bandera de EEUU
©
AFP 2016/ Armend Nimani

El 6 de octubre, el portavoz del Departamento de Defensa estadounidense, Peter Cook, declaró que el Pentágono tomará medidas de seguridad en Siria tras el emplazamiento de los sistemas rusos S-300 en el país árabe.

“La retórica norteamericana contra el estado soberano de Siria y sus aliados no es solo irresponsable, sino también oscurantista”, afirma el columnista sobre las declaraciones de Cook.

“La parte rusa ya está cansada de recordar a EEUU y a la alianza que el contingente de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia actúa en Siria por invitación de las autoridades legales [del país] sin violar ninguna ley internacional. El resto de vuelos de bombardeo representan una agresión contra un país soberano, no admitida por el Consejo de Seguridad de la ONU. Y nadie puede demostrar lo contrario”, asegura Jrolenko.

Anteriormente, el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konashénkov, había señalado que las bases rusas de Hmeymim y Tartus están protegidas por sistemas de misiles S-400 y S-300, el alcance de los cuales podría convertirse en una sorpresa para cualquier objeto volante no identificado.

“Un ataque contra el Ejército sirio será considerado por Rusia como un intento de hacer fracasar la operación antiterrorista en Siria, lo que tendrá sus consecuencias. Muchos van a entender que para el S-300 no existen aeronaves invisibles”, opina el periodista.

Oponerse a EEUU

Región de Alepo en Siria
©
REUTERS/ Khalil Ashawi

“Los planes del Pentágono de ayudar a los rebeldes, ‘cerrar el cielo’ sobre Siria y eliminar físicamente al presidente Bashar Asad no son factibles”, escribe Jrolenko.

El columnista advierte que tras el fracaso probado del proceso de paz, la “oposición siria moderada” será destruida al igual que grupos como Daesh y el Frente al Nusra —ambos proscritos en Rusia y otros países—. Aunque esto implique invertir en ello mucho tiempo y esfuerzos de la República Árabe Siria y sus aliados.

“Rusia no va a abandonar a Siria a su suerte”.

Además, el Ministerio de Defensa de Rusia está elaborando un plan para reabrir las bases militares rusas en Cuba y Vietnam. Este es un paso lógico en el contexto del despliegue de las tropas de la OTAN cerca de la frontera rusa y después de que se hayan producido diversos intentos de catalogar a Rusia como un “país paria”.

“Nadie está planeando un genocidio de los estadounidenses ni la ‘caída’ de EEUU. Sin embargo, cualquier acción agresiva en el ámbito internacional por parte de políticos y generales inadecuados debe tener y tendrá resistencia”, considera el periodista.

En el Pentágono hay diferentes puntos de vista. El 22 de septiembre, en el Comité Senatorial para los asuntos de las Fuerzas Armadas, el presidente del Comité conjunto de los jefes del Estado Mayor, el general Joseph Dunford, declaró que la aplicación de la zona de exclusión aérea en Siria o una agresión abierta contra este país llevarán a una guerra con Rusia, por lo tanto, él no tomará esta decisión. “Tal vez la tome otra persona”, apunta el autor. El debate continúa en los medios.

John Kerry, el secretario de Estado de EEUU
©
REUTERS/ Darren Ornitz

El diario estadounidense The National Interest señaló sobre este asunto: “EEUU es capaz de derrotar a las Fuerzas Aéreas y los sistemas de defensa antiaérea de Rusia y del régimen sirio, lo que representa un requisito necesario para la aplicación de una zona segura de exclusión aérea. También se puede limitar a destruir la aviación del régimen. Pero aquí hay una serie de riesgos de naturaleza jurídica y militar. Formalmente, EEUU no está en guerra con Siria, la ONU aprobó la resolución que autorizaría a las tropas estadounidenses a operar en este país. Incluso aquellas operaciones militares que EEUU está llevando a cabo en Siria, formalmente son ilegales”.

Un analista de Forbes añade: “El Ejército de EEUU en Europa es incapaz de hacer nada contra Rusia”.

“Por desgracia, la ley y los analistas sensatos no siempre pueden detener a los políticos y generales estadounidenses. Pero Rusia no debe depender del estado de ánimo de los miembros del Congreso de EEUU”, insiste el columnista.

Samantha Power
©
AFP 2016/ Brian R. Smith

El conflicto sirio se ha convertido en una dura prueba para el potencial de EEUU. Todo el mundo, incluyendo los estadounidenses, ya lo sabe: “El EEUU de hoy no es el EEUU de antes. No es solo un país que ya no es capaz de pagar enormes gastos de una ‘gran guerra’, sino que se ha convertido en un país que tiene miedo a un ataque de Rusia, y que además amenaza a todos con una guerra, pero que teme a la guerra más que nadie”.

Sin embargo, el autor opina que tarde o temprano los estadounidenses tratarán de usar la fuerza.

“Si EEUU elige la guerra, Rusia no podrá evitar enfrentamientos”.

Amenaza de guerra

En una reciente reunión con la participación de un mando militar estadounidense de alto rango, se anunció que existe una gran probabilidad de que se produzca una guerra con Rusia y China, que podría convertirse en una seria amenaza para EEUU. Se aseguró también que este supuesto conflicto no nuclear, en un futuro próximo, podría ser fugaz y extremadamente sangriento.

En particular, el Jefe del Estado Mayor del Ejército de EEUU, el general Mark Milley, instó a prepararse para una guerra cibernética. También a estar preparados para actuar sin disponer de navegación por satélite y a operar con limitaciones en la Armada de EEUU. El general concluyó de forma optimista: “EEUU es capaz de destruir a cualquier enemigo en cualquier lugar y en cualquier momento”.

“Es una percepción extraña del mundo y de la historia militar de EEUU. Me gustaría tener claro dónde el Ejército de EEUU va a luchar: ¿en Rusia o en China? ¿Tal vez estén planeando una victoriosa campaña para cruzar Rusia y China de oeste a este?”, comenta el autor.

El Pentágono
©
AP Photo/ Jacquelyn Martin

“Parece que Washington se olvidó de cómo las tropas de EEUU se mostraron totalmente impotentes en la resolución de los problemas estratégicos en Corea, Vietnam y Afganistán. A pesar de que estos países son muy inferiores en términos económicos y de desarrollo tecnológico”.

El Pentágono asusta a los estadounidenses con un peligro imaginario procedente de Rusia y China e insta a gastar más en el presupuesto del Ejército, pero esto responde solo a intereses comerciales. Rusia y China no amenazan a EEUU.

“Los estadounidenses nunca combatieron en su tierra. Ellos no saben qué es el bombardeo de pueblos, las casas destruidas y la muerte de millones de civiles”, concluye Jrolenko.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *