“El juego terminó” Carlos Delfino.

libreconciencia.org

hqdefault

Cuando aprendemos algo, estamos modificando la estructura del campo energético. Hoy sabemos que el ADN humano está cambiando y también sabemos que es por eso que los dueños de la Mátrix están muy preocupados. Es por eso que ahora existen miles y miles de empresas como Monsanto, creando millones de toneladas de alimentos transgénicos para tratar de desorientarnos… Pues eso es lo que hacen, mezclar nuestra información genética.
¡Por supuesto que lo saben! Saben que el ADN es un texto coherente, como descubrió Peter Gariaev hace casi 25 años; saben que cambiando una letra por aquí, otra palabra por allá, toda la información del sistema se vuelve ininteligible, se altera y se detiene la evolución. Ellos lo saben, están muchos años delante de la manada en cuanto a tecnología se refiere.
Pero de todos modos ya no lo pueden detener. Los sucesivos cambios provocaron un salto cuántico, al menos en la información, todo lo que ahora sabemos, la información que ahora estamos en condiciones de asimilar cuando la solicitamos (por ejemplo en meditación), no sólo la sentimos y la entendemos, está interactuando con el campo y generando grandes cantidades de entrelazamientos en la estructura cuántica.
Esto significa que gran cantidad de información está disponible, estos “nuevos elementos”, que siempre estuvieron allí, aunque no los veíamos, son los que dan soporte, por primera vez, a las ideas que hasta no hace mucho tiempo eran inexplicables para nosotros, como el efecto del “Centésimo mono” (que es un salto cuántico) o los impresionantes descubrimientos en cientos de laboratorios independientes alrededor del planeta.
Actualmente, con las palabras correctas, secuencias que surgen de la descodificación biológica de un ADN sano (no es cualquier secuencia de palabras) y, sobre todo, con la intención dirigida (también lo hacen con láser modulado y frecuencias de sonido) pueden reparar un ADN dañado. Esto ya se hizo cientos de veces en el laboratorio de Gariaev, con asombrosos resultados. Si alguien quisiera vivir mil años en perfecta salud… ¡Ahora se puede! Asegura este brillante científico ruso.
¿Difícil de aceptar?.. Al principio es un duro golpe para las viejas estructuras cognitivas, pero cada vez que se repite el experimento en el mencionado laboratorio y en otros alrededor del mundo, es mucho más sencillo de asimilar, lo que demuestra que si un grupo de personas empieza a actuar, pensar y sentir de una forma específica, coherente y diferente, para el resto será más fácil; y luego aparecerán personas alrededor del mundo, personas no relacionadas entre sí, que de repente tendrán los mismos pensamientos sobre algo muy específico ¡en el mismo momento!… Son las incomparables bellezas del campo cuántico.
Este entrelazamiento, es un fenómeno natural entre todo lo manifestado, desde las partículas subatómicas, hasta el ADN de los Seres Humanos, ya lo vimos, ya lo comprobamos, ya sabemos cómo funciona y entendemos como potenciarlo.
El toroide energético de nuestro universo, de nuestro planeta y de nuestro cuerpo, se unen para palpitar al mismo ritmo y manifestar lo que el Ser Humano realmente desea, por primera vez en cientos de miles de años.
Los otros deseos nunca fueron nuestros, sino de los que se olvidaron quiénes eran, de dónde salieron y cuál debió ser su función en el Universo… Sus días están contados.
Esto es porque la información que se encuentra en el campo energético alrededor del mundo está cada vez más disponible; y esto va en aumento en tanto que más y más personas proyectan las mismas ideas, así que: todo lo que pensamos, todo lo que decimos, cada cosa que hacemos, está siendo grabada por la estructura del campo cuántico y estamos acelerando el cambio de una manera muy eficiente.
Desde mi punto de vista particular, se terminaron los “cuentos infantiles”, es ahora cuando empezamos a trabajar de verdad, con la seguridad que estamos en un rumbo cierto. Muy pocos festejos observé en esta navidad – en el cumpleaños del dios Mitra romano, entre otros dioses solares, desde Babilonia y hasta hoy – Millones saben que esto es verdad, pero la tradición todavía gana, el consumismo todavía gana…
La poca cantidad de festejos que quedó patente al menos en la ciudad mexicana de Xalapa y en todo el estado de Veracruz, no fue sólo porque el gobierno estatal no pagó los aguinaldos…
Es que también los rancios rituales de la Mátrix se están diluyendo. Cada vez hay más conciencias despiertas, cada vez somos más los que no caemos en las falsedades de este mediocre y obsoleto juego ancestral… No se necesita investigar mucho para comprobar lo que afirmo, en la próxima entrega daré la cronología y los nombres exactos de los dioses que se adoraban todos los 25 de diciembre, a lo largo de la historia posdiluviana.
No sé si mi cuerpo vivirá para verlo, es irrelevante, pero si me voy, será con la satisfacción de no haber cerrado los ojos, de haber salido de la zona de confort, de hacer lo que me tocaba hacer en esta realidad que, nosotros mismos, siendo uno con el TODO, en algún momento de la eternidad, quisimos manifestar.

***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *