Aida. ¿Por Qué Los Illuminati Exponen La Conspiración?

Ritual y Propaganda

Por Henry Makow

Los Illuminati no sólo quieren a sus hijos, su pareja, su propiedad y su libertad. Su derecho de nacimiento no es suficiente para estos satanistas. Ellos quieren el premio final. Ellos quieren su alma.

Nos hablan de la conspiración porque quieren nuestra participación. Al igual que los masones de menor rango o judíos ordinarios o americanos o europeos están comprometidos por su apoyo para la guerra. Ellos quieren que todos seamos demonios.

Ellos son deliberadamente torpes porque quieren nuestra complicidad. Ellos no quieren que digamos, “Vaya, no lo sabía.”

Tienen una apuesta con Dios. Ellos pueden ganarnos para Lucifer. Pero tienen que darnos libre albedrío, la capacidad de tomar una decisión.

Esa es la razón por la que revelan la conspiración para nosotros. Por ejemplo, los Rockefeller patrocinan la Sociedad John Birch. Su publicación, La Biblia de las Américas sigue siendo una de las mejores fuentes de información sobre la conspiración de la élite. Esta oposición controlada tiene otras funciones. Ellos son capaces de dirigir la culpa y asegurarse de que no siempre se desarrolle una resistencia real.

Por ello, muchos sitios web como la mía funcionan con poca dificultad. Ellos quieren que todos sepan. Algunos otros sitios web realmente pueden recibir apoyo de los Illuminati.

Ralph Epperson, autor de La Mano Invisible (1985) ha sido la enseñanza acerca del nuevo orden mundial desde la década de 1980. Me dijo que nunca había encontrado ningún tipo de retroceso por parte de los Illuminati.

El Abogado Del Diablo

En la película, El abogado del diablo, basada en la novela de Andrew Niederman y producida por Arnon Milchan y Arnold Kopelson, el diablo (Al Pacino) le dice a Kevin Lomax, el abogado ambicioso interpretado por Keanu Reeves:

“Yo sólo preparo el escenario, el libre albedrío ¡Ustedes tiran de sus propias cadenas!”

Ahí se muestra a Kevin que no puede culpar a nadie más que a sí mismo. Kevin fue impulsado por su propio egoísmo y la venalidad. Abandonó a su esposa en su hora de mayor necesidad, y ella se suicidó. Puso a muchas personas culpables absueltas porque “él nunca pierde.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *