Madre e hijo se enfrentan al poder de Roma: la historia del príncipe Akinidad de Kush y la reina guerrera Amanirenas

Portada - Busto de un joven nubio (CC BY-SA 3.0) y Pirámides de Meroe (Sudán). (CC BY-SA 2.0)

Estrabón en su Geografía (17.1.54) habla de una ”Kandake Tuerta”, que combatió a los romanos. Entre los años 30 a. C. y 22 a. C., romanos y meroítas estuvieron en guerra. El reino meroítico o de Kush nunca llegó a formar parte del imperio romano, a pesar de los esfuerzos de los romanos por conquistarlo.

Estatua de un rey Kushita, 716 a. C. – 702 a. C. (Museo de Brooklyn/Public Domain)

Estatua de un rey Kushita, 716 a. C. – 702 a. C. (Museo de Brooklyn/Public Domain)

Augusto (31 a. C. – 14 d. C.), cuando derrotó a Marco Antonio y Cleopatra, asumió el control de Egipto, que pasó a ser una provincia romana gobernada por un prefecto ecuestre a las órdenes del emperador. Kush, justo al sur de Egipto, se encontraba fuera de las fronteras del imperio. Cayo Cornelio Galo era prefecto de Egipto, y fue el responsable de haber sometido Filé y laTriacontaschoinos (la ‘Tierra de las Treinta Millas’ marchando al sur desde Filé) recuperándolas para el Imperio en el 29 a. C.

Mapa de reinos, estados y tribus del África nororiental en el 400 a. C. (CC BY-SA 3.0)

Mapa de reinos, estados y tribus del África nororiental en el 400 a. C. (CC BY-SA 3.0)

En el 24 a. C. se enviaron fuerzas romanas a combatir a Arabia. Según Plinio y Estrabón, los Meroíta-Kushitas saquearon entonces Asuán y destruyeron las estatuas romanas de Filé. En respuesta a la incursión Kushita, Cayo Petronio, con un ejército de 10.000 hombres de infantería y 800 jinetes, obligó a los Kushitas a retroceder hasta Pselchis. Estrabón (17.1.53) menciona el hecho de que los Meroítas estaban encabezados por una Candace (reina) y su hijo Akinidad.

La Candace Amanirenas

Habitualmente se considera que la Kandake Amanirenas era la “Candace” del geógrafo e historiador griego Estrabón. Candace, o Kandake, era el título con el que se conocía a las reinas de Kush. Se trata de una palabra meroítica que significa “reina” o “madre-reina”.

Durante la batalla, la Candace perdió un ojo; pero este hecho aún enardeció más su valor; desde entonces fue conocida como “La Candace Tuerta”, como la llamó el gobernador romano Cayo Petronio.

Imagen de una reina africana de la época romana. (Public Domain)

Imagen de una reina africana de la época romana. (Public Domain)

Los romanos y los kushitas, según Estrabón, entablaron conversaciones para negociar la paz en Dakka en el 24 a. C. Las negociaciones fracasaron, por lo que los romanos se adentraron aún más en el territorio meroítico-kushita hasta alcanzar Sara. También establecieron fortificaciones en Qasr.

Mapa de las antiguas regiones de Egipto y Nubia (Napata) en las que combatió Cayo Petronio. (CC BY-SA 4.0)

Mapa de las antiguas regiones de Egipto y Nubia (Napata) en las que combatió Cayo Petronio. (CC BY-SA 4.0)

Akinidad murió probablemente en batalla en el año 24 a. C. Estrabón (17.1.54) menciona que el hijo de la Candace murió en esta campaña. Este “hijo de la Candace” era probablemente el príncipe Akinidad.

Faraones nubios. (Public Domain)

Faraones nubios. (Public Domain)

Sabemos que Akinidad estuvo en Dakka en dos ocasiones, la primera vez con Teriteqas y la segunda solo con Amanirenas. En Dakka 2 descubrimos que Akinidad murió en Dakka. Éste es un dato interesante, ya que los romanos obligaron a los Meroítas a retroceder hasta Dakka en el 24 a. C.

Si Akinidad fue herido antes de llegar a Dakka, Amanirenas podría haber hecho un alto en la ciudad a fin de conseguir algún tratamiento médico para su hijo. Después de la muerte de Akinidad en Dakka, es posible que Amanirenas decidiera cancelar las negociaciones de paz y continuar con la guerra.

La estela de Qasr Ibrim

Los investigadores denominan habitualmente Qasr Ibrim 1420 a la estela de Amanishaketo y Akinidad. Pero nuestro examen fotográfico de Qasr Ibrim 1420 ha revelado que no se menciona a Amanishaketo en esta estela.

Estela meroítica hallada en Hamadab. (CC BY-SA 3.0)

Estela meroítica hallada en Hamadab. (CC BY-SA 3.0)

Qasr Ibrim 1420 es una estela de un tamaño relativamente grande. Fue deliberadamente partida y desfigurada. La parte superior de la estela aparece quebrada, pero se grabaron un par de alas sobre esta zona como evidencia el hecho de que las puntas de ambas alas siguen siendo visibles a día de hoy en Qasr Ibrim 1420.

La estela presenta una larga inscripción. De hecho encontramos sobre su superficie 37 líneas de meroítico cursivo. Probablemente fueran líneas añadidas a la estela, ya que la losa se partió por debajo de la línea 37. El texto indica que Akinidad murió cuando aún era príncipe. No me es posible publicar una traducción completa del documento, pero todo parece indicar que Qasr Ibrim 1420 fue una estela funeraria.

Detalle de estela meroítica (CC BY-SA 3.0)

Detalle de estela meroítica (CC BY-SA 3.0)

Al no haberse publicado aún el contenido de esta inscripción, citaré únicamente las cuatro primeras líneas del texto de la estela Qasr Ibrim 1420:

1. “(Él) acude a preparar la renovación (y) protección de su personalidad abstracta. Proteged el prestigio del príncipe como es tradición (y) otorgad a su alma una ofrenda honorable.

2. (Es) obligatorio producir la revitalización del Ba para dejar un gran legado… honrad y guiad a su personalidad abstracta, que siga adelante para alabar a su espíritu.

3. El gran patrón ensalza al Comandante. Aman abre su luminoso y translúcido espíritu para su renacimiento. Honor eterno para el príncipe por siempre.

4. Un buen embarque de Akinidad (al Paraíso) otorgará al patrón un don (y) le concederá bien eterno”.

Estas pocas citas de la estela Qasr Ibrim 1420 revelan que en la época en la que fue escrito el documento Akinidad era reconocido como Comandante (jefe militar) y como Príncipe. En este pasaje, el término meroítico ‘wl’ es utilizado para designar a Akinidad como príncipe, no como rey.

El término wl ‘príncipe’ estaba reservado probablemente a los príncipes meroítas que desempeñaban alguna responsabilidad administrativa. Por otro lado, encontramos también en el texto grabado sobre la estela Qasr Ibrim 1420 el uso de la palabra ‘wl’ referido a otro príncipe, en las inscripciones relacionadas con Arayesabkheqo, enterrado en la pirámide N.36.

El príncipe Akinidad

Qasr Ibrim 1420 es la única evidencia escrita en la que se menciona a Akinidad como w-ne‘Comandante’, lo que sugiere que en la época en que murió, Akinidad era reconocido como gobernante de Qasr Ibrim. Este debió ser un puesto importante para Akinidad, dada la localización estratégica de Qasr Ibrim como importante centro cultural, económico y comercial. Para comprender la destrucción de la estela Qasr Ibrim 1420 debemos recordar algunos de los eventos asociados con la guerra romano-meroítica.

Pirámides de Meroe, Sudán, Patrimonio Mundial de la UNESCO. (CC BY-SA 2.0)

Pirámides de Meroe, Sudán, Patrimonio Mundial de la UNESCO. (CC BY-SA 2.0)

Amanirenas probablemente dio orden de erigir la estela Qasr Ibrim 1420 para honrar a Akinidad, quien había servido como jefe militar de la ciudad durante la guerra romano-meroítica. La estela fue probablemente desfigurada y partida durante la ocupacción romana de Qasr Ibrim, en un intento de los romanos por demostrar su desprecio por los meroítas.

Los meroítas ofrecieron resistencia a la ocupación romana. Hacia el 22 a. C. habían logrado reconquistar Qasr Ibrim a los romanos. En el 21 a. C. se firmó un tratado de paz entre Augusto y los representantes meroítas en la isla de Samos.

Los antiguos textos dejan bien claro que Akinidad siguió siendo un paqar (príncipe) hasta su muerte en Dakka en el 24 a. C.

Estatua de mármol de un joven nubio, finales del siglo II a. C. (CC BY-SA 3.0)

Estatua de mármol de un joven nubio, finales del siglo II a. C. (CC BY-SA 3.0)

Los textos de las inscripciones Dakka 2 y Hamadab 2 indican que Akinidad probablemente murió durante el reinado de Amanirenas sobre el Kush meroítico. Tras la muerte de Teriteqas en la guerra romano-meroítica, Akinidad podría haber sido coronado rey, pero a falta de una sucesión oficial, siguió siendo oficialmente Príncipe Heredero hasta su prematura muerte en Dakka. Este hecho explicaría nuestra imposibilidad de hallar prueba alguna de que Akinidad fuese reconocido como algo más que un paqar (príncipe), en lugar de como un qore (rey).

Imagen de portada: Busto de un joven nubio (CC BY-SA 3.0) y Pirámides de Meroe (Sudán). (CC BY-SA 2.0)

Autor: Clyde Winters

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Fuentes:

Török, L. (1997): The Kingdom of Kush. Handbook of the Napatan-Meroitic Civilization. Leyde: E.J. Brill. Coll. Handbook of Oriental Studies I. The Near and Middle East.

Welsby, D.(1996). The Kingdom of Kush. London: The British Museum Press.

Winters, Clyde. (2014). The Kushite Prince Akinidad: And the Roman-Kushite War. Createspace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *