MUSICA PARA EL ALMA

Una mañana salí de mi casa en mi jardín enorme en Tepoztlán, México. Mi corazón se derritió como di un paseo a través de mi jardín.

En todas partes perlas que brillaban bajo el sol hecha por la lluvia artista. Tomé la oportunidad de sostener estas imágenes para la eternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *