ESPIRITUALIDAD DEL HOMO SAPIENS

https://elgrancielo.blogspot.com.

Resultado de imagen de ESPIRITUALIDAD DEL HOMO SAPIENS

Individualidad y trascendencia

En muchas civilizaciones los seres humanos se han visto a sí mismos como diferentes de los demás animales, y en diversos ámbitos culturales y religiones, la diferencia se asigna a una entidad inmaterial llamada alma, en la que residirían la mente y la personalidad, y que podría existir con independencia del cuerpo.

Impulso ético y moral

La moral son las reglas o normas por las que se rige la conducta o el comportamiento de un ser humano (comportamiento ético) en relación a la sociedad, así mismo o a todo lo que lo rodea.

La existencia de acciones y actividades susceptibles de valoración moral implican al ser humano como sujeto de actos voluntarios y por tanto están relacionados con los conceptos de libertad y la responsabilidad. La moral o la responsabilidad ética, abarca la acción del hombre en todas sus manifestaciones y permite la aparición de los valores.

Conciencia humana y ética

La conciencia en términos generales, es el conocimiento que un ser tiene de sí mismo y de su entorno, pero también se refiere a la moral. Conscientĭa significa, literalmente, “con conocimiento”. Se refiere al saber de sí mismo, al conocimiento que el espíritu humano tiene de su propia existencia, estados o actos. La conciencia se aplica a lo ético, a los juicios sobre el bien y el mal de nuestras acciones.

Espiritualidad y religiosidad

Si entendemos la espiritualidad como principio generador, principio impulsor del ánimo o esencia inspiradora de carácter íntimo, esencia o sustancia de algo que permite obrar en armonía estaría relacionada con la disposición(moral, psíquica o cultural) que se posee para investigar y profundizar en las características del espíritu y que se expresa en un conjunto de creencias y actitudes. Esta decisión implica la intención de buscar el sentido de la vida y sentir estados de bienestar, salvación, o liberación, que generan asimismo, la práctica de la virtud. Finalmente la actividad humana que abarca experiencias y prácticas sobre cuestiones existenciales, morales o de índole sobrenatural puede manifestarse en forma de religiosidad, especialmente en la perspectiva de la relación entre el ser humano y un ser superior (Dios).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *