EL INTENTO DE GOLPE EN SUDÁFRICA: UN GOLPE CONTRA LOS BRICS

http://katehon.com/

En la capital de Sudáfrica, Pretoria, no cesan los disturbios causados por la publicación del informe de la activista de derechos humanos, Tooley Madonsely, sobre el impacto de los magnates de la India en la formación de gobierno en Sudáfrica.

Reaccion del presidente

La publicación del informe llega en medio de unos disturbios que continúan desde hace varias semanas. Sin embargo, el informe de Madonsely, que en 2014 recibió el premio de la conocida organización no gubernamental Transparency International, ha contribuido al aumento de las tensiones.

La investigación sobre el informe en el Tribunal Supremo, iniciada por el presidente Jacob Zuma, ha sido pospuesta debido a la retirada de la solicitud. El presidente, que tenia la intención de responder públicamente y por escrito a las alegaciones contenidas en el documento de 300 páginas, expresó su pesar por privársele de esa oportunidad.

Después de la noticia de la retirada de la solicitud, los manifestantes se dirigieron a la Corte, pero la concentración fue dispersada por las fuerzas del orden, que utilizaron  granadas de aturdimiento. Sin embargo, la oposición continuó su protesta e insistió en la renuncia del presidente Zuma.

La huella india

El informe indica que en el proceso de nombramiento de ciertas personas en cargos ministeriales, ha influido una familia oligárquica de origen indio. Además, en el blanqueo de dinero recibido de esta familia, han participado bancos de la India.

Es probable que estos aspectos sean destacados con el fin de sembrar la discordia entre los países socios de los BRICS, ya que no es el primer intento de los países atlantistas de destruir la organización.

Sudáfrica contra Europa

Con respecto a la política internacional, recientemente, el 21 de octubre, Sudáfrica se convirtió en el primer país africano que se ha retirado del programa de la Corte Penal Internacional. Después de dicha salida, Burundi, Gambia y Kenia anunciaron tener el mismo propósito.

Los gobiernos de estos países acusan a la CPI de sesgo. Ellos creen, y con toda la razón, que los crímenes de guerra cometidos por Occidente se quedan sin la atención de la Corte.

Mientras tanto, ayer, el representante de la CPI, Fadi El Abdallah, pidió reconsiderar su posición a los países que se retiran.

Todo esto no añade más confianza a las relaciones entre los países occidentales y africanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *