Consiguen reducir el dolor con solo resintonizar el cerebro

Un estudio revela que la estimulación cerebral con ondas alfa, a través de señales visuales y acústicas, puede menguar esta sensación
Científicos de la Universidad de Manchester (Reino Unido) han demostrado por primera vez que la resintonización del cerebro, a través de señales visuales y acústicas, puede reducir el dolor. El hallazgo podría impulsar el desarrollo de una nueva y sencilla terapia contra el dolor crónico, que no tendría efectos secundarios.

Imagen: geralt. Fuente: Pixabay.
Científicos de la Universidad de Manchester (Reino Unido) han demostrado por primera vez que si el cerebro está “sintonizado” con una frecuencia particular, el dolor puede aliviarse.

El hallazgo podría suponer la creación de una nueva y sencilla terapia contra el dolor crónico (aquel que dura más de seis meses), un problema que afecta a muchas personas, pues se estima que entre un 20 y un 50% de la población general lo padece. Los ancianos son los que más sufren de dolor crónico: solo en el Reino Unido un 62% de la población mayor de 75 años, por ejemplo.

El dolor crónico constituye a menudo una mezcla de dolores agudos recurrentes y dolor persistente crónico. Desafortunadamente, hay muy pocos tratamientos disponibles completamente seguros ello, particularmente para los ancianos.

El dolor en el cerebro

En la superficie de nuestro cerebro, las células nerviosas están coordinadas entre ellas a una frecuencia particular, dependiendo del estado del cerebro.

Recientemente se había asociado las ondas alfa cerebrales, que se sintonizan a una frecuencia de unos 9-12 ciclos por segundo, con la posibilidad de que ciertas partes del cerebro tengan un mayor control sobre otras.

Por ejemplo, investigadores del Human Pain Research Group de la Universidad de Manchester han descubierto que las ondas alfa de la parte frontal del cerebro, el prosencéfalo, están asociadas con la analgesia del placebo y pueden influir en cómo otras partes del cerebro procesan el dolor.

Una terapia potencialmente segura

Este hecho llevó a los investigadores a la idea de que si lograban “sintonizar” el cerebro hasta situarlo en ondas alfa, tal vez se podría reducir el dolor experimentado por personas con ciertas condiciones, informa Medical Express.

La Dra. Kathy Ecsy y sus colaboradores del Human Pain Research Group de la Universidad de Manchester han demostrado que así es. Para ello, proporcionaron a una serie de voluntarios unas gafas que emitían luz en el rango alfa o estimularon sus oídos para proporcionar la misma frecuencia a sus cerebros.

Los resultados de este experimento demostraron que tanto la estimulación visual como la auditiva redujeron significativamente la intensidad del dolor inducido por calor con un láser que repetidamente se hizo incidir en la parte posterior del brazo de los participantes en el estudio.  

Los autores de la investigación creen que estos resultados podrían suponer una nueva forma de terapia simple y segura para el dolor crónico, aunque advierten de que aún se necesitan más estudios para probar la efectividad del sistema en pacientes con diferentes condiciones de dolor.

También alivio bioelectrónico

En 2015, investigadores de la Universidad de Linköping y de los Institutos Karolinska y Acreo Swedish en Suecia, también lograron reducir el dolor crónico al mínimo en ratas gracias a un dispositivo orgánico compatible con el organismo de seres vivos implantado en la médula espinal.

Tras percibir señales de dolor, este dispositivo permitió traducir la corriente eléctrica recibida con la liberación de una dosis baja de GABA, un neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central que reduce el nivel de actividad de las neuronas. Los resultados mostraron una significativa reducción del dolor y no se detectaron efectos secundarios en los animales del experimento.

 

Referencia bibliográfica:

Ecsy, Katharina; Jones, Anthony; Brown, Christopher. Alpha-Range Visual and Auditory Stimulation reduces the Perception of Pain. European Journal of Pain (2016).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *