El pueblo de los sueños “Los Senoi”

http://estadosalterconciencia.blogspot.com.es/

También conocidos como “el pueblo del sueño” Habitan en la selva más inhóspita de Malasia y al igual que Freud y Jung analizan los sueños, con la salvedad que lo hacen desde muchos siglos antes que nacieran los mencionados. La historia dice que el antropólogo británico Herbert Noone allá por 1930, explorando la isla se encontró con esta tribu y durante quince años estudio sus costumbres. Descubrió en ellos una forma de vida pacífica y feliz.
Los Senoi son, ante todo, vegetarianos, se alimentan de los frutos que recolectan, también practican la caza en muy poca medida y cultivan  básicamente arroz y otras legumbres de la zona. Las tierras  son muy fértiles y esto hace que puedan cumplir con sus cuotas de alimentación casi sin esfuerzo. No le dedican más de 2 horas por día al trabajo. Son por lo general monógamos pero aceptan igual la poligamia. Sus casas están hechas a base de cañas de bambú y de paja. Los Senoi son extraordinarios artistas creativos. Sus especialidades son las decoraciones con objetos de bambú y ratán.
Llama la atención a quienes estudian esta tribu, que no existe entre ellos la psicosis, ni la neurosis. La personalidad de sus habitantes es muy sana, no se advierten ni deseos de posesión, ni voluntad de dominación. La cooperación sustituye a la competencia. Pero lo que los hace realmente únicos es su trabajo con los sueños individuales y colectivos
 
Aldea Senoi en Malasia
En efecto, tanto la vida personal como la  vida social están organizadas en torno a los sueños. Todo comienza durante el desayuno, cada miembro de la familia cuenta sus sueños, se discute sobre ellos y los mayores explican a los jóvenes cómo hubiesen debido actuar en sus sueños, luego los hombres se dirigen a tomar parte en la asamblea del poblado, en tal ocasión
se discute acerca de los sueños más importantes de cada familia. Allí  un chamán ayuda a interpretar los sueños o símbolos de cada familia y colabora en caso de algún desencuentro con otra, también para determinar las tareas del día que hacen al bien común de la tribu,

 (cualquier parecido al inconsciente colectivo de Jung, es pura casualidad). La teoría de los Senoi con respecto al mundo exterior y a los sueños,  es que estos son los que le dan forma a lo primero  y cuando las imágenes no están bien formadas o bien interpretadas, se generan conflictos con el mundo exterior trayendo como consecuencia desorganización mental y social. Ellos sostienen que durante el sueño el hombre es capaz  de ver el mundo a través de su espíritu. 

 
 
Cinco las técnicas que utilizan durante los sueños:
1.- Enfrentar los peligros y superarlos
Este es el principio básico del que se desprende todo el resto, nunca ponerse en víctima y menos aún consentirse en ese rol. Los dispositivos masoquistas de la personalidad encuentran su satisfacción en las múltiples pesadillas  que aparecen una y otra vez. Los Senoi, por el contrario, tienen como principio enfrentar a toda imagen que los agreda en los sueños. Ejemplo: si un niño es perseguido por un tigre o devorado por él, la orden será no volver a huir. La próxima vez deberá afrontarlo  y hacer el intento de domarlo o matarlo. Si no es capaz de lograrlo por sí solo, pedirá ayuda a sus amigos. Para los Senoi matar a un enemigo en sueños equivale a convertirlo en su sirviente o en su aliado. Si en otro sueño el niño  se ve perseguido por un perro,  este podrá llamar en su ayuda al espíritu del tigre,  para enfrentar el perro.
2.- Llegar hasta el fondo de lo placentero
Así como es preciso luchar contra el mal, tampoco hay  que quedarse corto  en los sueños placenteros, ya  sea se trate de volar por los aires, de relajarse en una playa, tener un encuentro sexual, amoroso o místico. Por ejemplo, al volar por los aires no hay que dejarse llevar pasivamente, sino que habrá que aprovechar la ocasión para ir a explorar lo que se desea o para ir al encuentro de quien uno quiera. Otro ejemplo: si se tiene alguna relación sexual en sueños, habrá que llegar hasta el orgasmo,
3.- Convertir todo lo negativo en positivo
Por ejemplo, un sueño de caída desde un precipicio puede resultar desagradable o terrorífico. El consejo del padre será que trate de convertir eso en un  vuelo por los aires. Un llamado inquietante en sueños, habrá de transformarse en un estímulo. Si durante el sueño hemos agredido  a alguien, en lugar de destruir esa imagen resulta preferible enfrentarla para neutralizarla y transformarla convirtiéndola en un bien.
4.- Reparar durante el día los daños y las ofensas ocurridos durante el sueño
Volviendo al ejemplo anterior, si durante el sueño a tenido un sueño hostil con algún amigo o enemigo el Senoi irá a decírselo, o al menos se lo comunicará por intermedio de sus padres, de tal manera que este pueda manifestarle su buena voluntad. También reparará simbólicamente su agresión mediante algún obsequio y a partir de ese momento guardara distancia durante algún tiempo hasta que todo sea más claro. La cooperación llega a tal punto entre los Senoi que el no acudir en ayuda en una ensoñación, equivale  a un acto de hostilidad.
También puede ocurrir, si un soñador ha visto a un miembro del poblado en situación dificultosa, por ejemplo atacado por un tigre, no dejará de ir a advertírselo y recibirá en recompensa un obsequio por su actitud. Por consiguiente, así como el mal sueño debe  ser objeto de reparación en la realidad diurna, también ha de poder servir para mejorar una falta cometida durante el día.
5.- Encontrar consejeros y guías en los sueños
Este es el punto más discutible. Los Senoi sostienen que cada persona puede y debe llegar a ser su mismo maestro en el mundo terrenal y  espiritual o universo de sus sueños. Saben que solos no pueden. Para ello deben  encontrar a un guía que será una especie de consejero a lo largo de sus vidas
Resumiendo, podemos ver entonces  como por medio de los sueños los Senoi desarrollaron un sistema social de cooperación y buena voluntad  en donde todos se ven beneficiados, libres de neurosis y psicosis
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *