Hay un nuevo homínido en el árbol

Identifican la huella genética de una especie extinta desconocida en poblaciones de Melanesia

Seguimos abriendo interrogantes sobre la evolución humana. Esta vez no se debe a la aparición de nuevos fósiles, sino a la presencia de ADN de procedencia desconocida en poblaciones modernas de la Melanesia. Estas gentes presentan trazas de ADN denisovano, aunque según este último estudio, en menor medida de lo interpretado anteriormente. La posibilidad de que denisovanos y estos homínidos desconocidos se apareasen entre sí añade un poco más de complicación al asunto.

Fuentes de información digital utilizadas
Europa PressPhys.orgThe Daily Mail
Fuente de las imágenes
The Daily Mail
Palabras clave:
prehistoria, evolución humana, genética, Melanesia, ADN, gente
Bibliografía científica, publicación original
American Society of Human Genetics Annual Meeting

Evidencias genéticas procedentes de las poblaciones melanesias sugieren la existencia de un homínido desconocido que habría dejado su impronta en los genes de estas gentes.
Investigadores del MD Anderson Cancer Center en Texas y la Universidad de Utah han presentado en la reunión anual de la American Society of Human Genetics su trabajo, realizado con una nueva herramienta de estimación, que les ha proporcionado un modelo que muestra que la transferencia de genes entre poblaciones de Melanesia sugiere que falta algo: un linaje que podría ser de una rama desconocida del árbol de la evolución humana. Esta evidencia hace pensar en la existencia de una población arcaica desconocida.
El modelo que han presentado los investigadores indica que la presencia de ADN denisovano era menor de lo que se pensaba en estas poblaciones melanesias, y que la diferencia con estudios anteriores la representa esta población desconocida, de 3 a 6 por ciento a sólo 1,1 por ciento.
Por el contrario, los europeos no parecen portar material genético denisovano, y los asiáticos poseen una cantidad muy pequeña. Y los melanesios tienen aportación de ADN neandertal que europeos y asiáticos.
La posibilidad de que esta especie desconocida se hubiese reproducido con denisovanos complica aún más desentrañar esta parte de nuestro árbol evolutivo.

Otro misterio de la carga genética de estas poblaciones melanesias es la alta presencia de individuos con pelo rubio y piel negra.
Aún queda mucho por investigar para esclarecer estas hipótesis, aunque estos primeros resultados indican una vez más que nuestra evolución es mucho más compleja e interconectada de lo que se pensaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *