Historias más raras que la ciencia ficción

http://www.losmasraros.com/i

En el reino de la ciencia ficción prácticamente todo es posible. Sin embargo, no siempre es ciencia ficción todo lo que ocurre en la vida, si no que a veces ocurren cosas tan extrañas que parece que estemos en una película.

1.- El Troll del iPhone

Cuando el profesor de Nueva Zelanda, Christoph Bartneck, recibió un correo electrónico invitándolo a presentar un trabajo sobre física nuclear para una conferencia en Estados Unidos, estaba un poco perplejo. Después de todo, casi no tenía conocimiento del tema y nunca antes había sido invitado a hablar con tal capacidad. Sin temor, se propuso escribir el papel solicitado de una manera novedosa: usar el autocompletado de iOS. El solo se limitaría a empezar las frases con “atomico” o “nuclear” y dejaría al teléfono hacer el resto.

El documento resultante, titulado “La energía atómica será disponible a partir de una sola fuente”, fue aceptado en menos de tres horas, y la presencia del profesor en la conferencia fue solicitada para una presentación oral, a pesar de que el documento era una chapuza completa. Bartneck se vio obligado a concluir que “ésta no es una conferencia particularmente buena.” Como la línea de cierre de su conferencia señala sombríamente, “El poder no es un buen lugar para un buen momento”.

2.- Regreso en el tiempo

En la física cuántica, una “curva de tiempo cerrado” es un concepto sugerido por la teoría de la relatividad de Einstein y se ha teorizado durante mucho tiempo para abrir la puerta al viaje en el tiempo. Es esencialmente un lazo en la estructura del espacio-tiempo. La posibilidad de cualquier cosa que viaja a lo largo de tal lazo eleva la probabilidad de paradojas, tales como la interacción del viajero con las versiones anteriores de sí mismo, que hacen que el recorrido del tiempo por este método sea impracticable por los modelos actuales.

Pero los investigadores en Singapur han hecho las matemáticas increíblemente robustas utilizando las curvas de tiempo abierto, que no permiten este tipo de interacción, para aumentar el poder de procesamiento de un ordenador cuántico mediante el envío literal de paquetes de datos en el tiempo. Mientras que los datos serían encriptados y no interactuarían técnicamente con nada en el pasado, estarían enmarañados cuánticamente con el sistema de datos “presente”, y es a partir de estas correlaciones enredadas, la potencia de procesamiento adicional puede ser cosechada. Es algo muy complicado si, pero las matemáticas lo han demostrado.

3.- El diez por ciento

Cuando un francés de 44 años fue al médico quejándose de debilidad en su pierna izquierda, se le ordenó un TAC, lo cual era típico. Lo que no era típico era la imagen resultante.

Diagnosticado durante la infancia con acumulación de líquido en el cerebro, el hombre había sido tratado con una derivación hasta la edad de 14 años, cuando se retiró. Al parecer, el líquido había seguido llenando la cavidad del cráneo del hombre durante los siguientes 30 años, erosionando lentamente su cerebro mientras.

A pesar de que el hombre no identificado es un adulto sano y funcional, sólo permanece el diez por ciento de su cerebro. Los científicos no saben explicar cómo un hombre al que le faltan muchas regiones de su cerebro es capaz de funcionar en absoluto, y mucho menos de manera normal. Se plantea entonces la hipótesis de que el cerebro del hombre está en un estado constante de “reaprendizaje”, lo que implica que las ubicaciones en el cerebro asociadas con funciones específicas pueden ser mucho más flexibles de lo que se pensaba anteriormente.

4.- El Replicador

El Centro de Investigación Técnica VTT de Finlandia ha creado un prototipo de dispositivo que, según se cree, podría ser el futuro de la agricultura urbana. Llamado “CellPod“, es un aparato que se asemeja a una lámpara, lo suficientemente pequeño para caber en cualquier estante de la cocina. Todo lo que necesita son las células indiferenciadas de una planta en una cantidad microscópica, y dentro de una semana, tendrás comida 3-D impresa suficiente para una tener una comida saludable.

Ya que las células contienen el código genético para toda la planta y sólo las partes que se desean son replicadas, la sustancia resultante es incluso más saludable que una planta cultivada naturalmente. Los investigadores admiten que el sabor actual es insípido y necesita más trabajo, pero las implicaciones para la producción de alimentos en áreas pobres o de alta población son asombrosas. El dispositivo es incluso capaz de producir alimentos viables a partir de las células de algunos materiales no comestibles, tales como abedul.

5.- Tres Padres, un Niño

Los médicos mexicanos, con la ayuda de científicos estadounidenses, han sido pioneros recientemente en una innovadora técnica para superar los trastornos genéticos pasados de madre a hijo. Llamada donación mitocondrial, el procedimiento consiste en extraer un óvulo donante de su núcleo, pero dejando intacta la mitocondria. El núcleo se reemplaza con uno del óvulo de una madre potencial, cuyo ADN mitocondrial habría pasado de otro modo por un defecto genético.

El primer bebé nacido usando esta técnica, evito tener que la enfermedad de Leigh, que atrofia el desarrollo del sistema nervioso. El procedimiento aún no ha sido aprobado para ser realizado en los EE.UU., pero lo ha hecho en el Reino Unido, aunque no se ha intentado hasta la fecha.

Un comentario en “Historias más raras que la ciencia ficción

  1. Desde que se desarrollo la impresora 3D estime que seria el puntapie inicial para un abanico de posibilidades que sorprenderian, y ya habia comentado esa posibilidades en particular esta que menciona el punto 4-El Replicador es un muy buen comienzo y se profundiza el conocimiento a nivel biología cuantica aplicandolos en el mismo, se puede llegar a expectaculares desarrollos en amplitud de sentidos , principalmente en el alimenticio ( con el tiempo no solo vegetales …algun tipo de carnes ,jjj) ) .El nombre es correcto.
    Se puede ver con claridad que avanzamos en forma acelerada, mucho abra cambiado dentro de 30 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *