SINCRÓNICO

http://equilibriocosmico.blogspot.com.es/

Para el escéptico las coincidencias son como los comodines en la baraja de la vida; para el investigador, son la llave a la sincronicidad.

Uno de los aspectos más enigmáticos y cautivadores del universo en el que vivimos es la sincronicidad. A todos nos ha pasado en alguna ocasión una coincidencia tan improbable que nos resulta ominosa, mágica, epifánica o perturbadora.
Conexiones entre sucesos, personas e información que trascienden la realidad convencional: como si las cosas tuvieran hilos invisibles que sólo por momentos  en estados de conciencia elevados o por una misteriosa alineación podemos vislumbrar.

La visualización de nuestro sueño, provoca la mágica aparición de eventos relacionados con la consecución de nuestro objetivo. Denominado por la mayoría de las personas como casualidades, la sincronicidad es el principio que rige esa serie de circunstancias y acontecimientos que nos pasan en el momento justo, en el lugar idóneo, en la situación perfecta.…
La toma de consciencia y estar atento a todas las cosas que ocurren a nuestro alrededor: oír una canción, recibir un mensaje, encontrarte con alguien que hace mucho que no ves, abrir un libro de poemas por una página aleatoria… y ¡ahí está tu sueño¡ Tan solo hay que estar atentos. No forzar las situaciones, simplemente fluir, dejando mandar a nuestra intuición.… Solo de esta manera nos encontraremos con la magia de la sincronicidad.
Al igual que los físicos buscan una teoría de campo unificada, Carl Jung y otros buscaban la sincronicidad, esto es, el principo unificador tras las coincidencias significativas, la conciencia individual y la totalidad del espacio y el tiempo.


Comprender la  conexión entre la teoría cuántica y la sincronicidad, para abrir el camino hacia un nuevo entendimiento sobre el puente entre mente y materia.

Combinando el pensamiento antiguo con la teoría moderna, lleno de fascinantes anécdotas históricas, con riguroso e incisivo análisis científico, Sincronicidad nos revela una nueva forma de entender nuestro universo y que tanto puede expander nuestro conocimiento, nuestras vidas como apuntar hacia la nueva ciencia del siglo XXI.

Jung quiso significar la coincidencia significativa de un hecho físico y otro psíquico que no pueden conectarse entre sí y que están separados en el tiempo y en el espacio y a esto le llamo “sincronicidad”y definió la sincronicidad como una conciencia llena de significado. Este principio incluye necesariamente a un sujeto que perciba y experimente en forma consciente el significado común entre un hecho del mundo interno y uno o más del mundo subjetivo. La sincronicidad se distingue así del mero sincronismo ocurrencia simultánea de dos sucesos cualesquiera. Jung creía que estas situaciones eran indicativas de cómo nos interconectamos los seres humanos con la naturaleza en general a través del inconsciente colectivo.
Y es que en verdad el universo extiende su gesto,como un guiño cosmico, derramando “casualidades”permitiendo que Un evento mental, una percepción, o un acto voluntario ocurre al mismo tiempo (sincrónicamente) que un evento en el mundo material.

Hay paradigmas que intentan explicar los mecanismos subyacentes de las sincronias:

Algunos consideran que El universo no es una estructura de relojería; hay un nivel de desorganización dentro del cual el propio universo no sabe lo que está a punto de hacer.los eventos en la mente participarian de una cualidad similar: son impredecibles y surger aparentemente sin causa.La conciencia, entonces, podría estar controlando la manera en que los eventos indeterminados se materializarán.
Otra hipotesis para explicar la sincronicidad seria la de los campos morficos:
Cuando ocurre un evento nuevo en el universo, éste predispone a todos los eventos similares posteriores a ocurrir de la misma manera mediante la agencia de un “campo mórfico” ubicuamente a través del espacio y del tiempo.
El universo holografico:

Toda partícula en el universo está realmente conectada con toda otra partícula por una forma oculta de conexión instantánea. Esta conexión tiene una formulación matemática en el Principio de la Inseparabilidad Cuántica. Las hipótesis de este tipo se suelen llamar “teorías de autosostenimiento” porque sugieren que todo es la causa de todo . La red de conexiones entre todos los eventos puede verse como una realidad de orden superior, el holograma.La sincronicidad, suponen que existe alguna forma de transferencia de información que puede proceder de maneras más bien inusuales a través del espacio y del tiempo.

La vision Religiosa de estos hechos,seria la confirmacion de que Dios a través de sus intermediarios, angeles, santos etc, sostendria y guiaria a su creacion, tambien mandando informacion a traves de señales,por ejemplo mediante sincronias.
Los cabalistas piensan que el mundo causal existe como una dimensión oculta.Vivimos en un mundo de cuatro dimensiones,Una quinta dimensión a la cual la psiquis tuviera un acceso limitado , podría explicar muchas cosas inexplicables hoy, desde las sincronias a la telepatía, a la clarividencia, precognicion e incluso la magia. Todo acto adivinatorio es sincronístico, el Principio de la Sincronicidad funciona con todo aquello que llamamos mancias.

Las transformaciones causadas en la quinta dimensión aparecerían como efectos en la realidad ordinaria.

Que escojamos un paradigma u otro,solo depende de la visión que tengamos del mundo.El Universo tenderá a ofrecer confirmación de cualquier paradigma en que uno escoja vivir. Estamos, hasta cierto punto, en un universo creado por el observador.

La sincronicidad es la llave a una realidad mágica, donde todo encaja como piezas de un puzle, sin que tu mente pueda explicarlo y es que como decia lao Tse:
Sin salir por la puerta se puede conocer el mundo.
Sin mirar por la ventana se puede conocer el camino del cielo.
Cuanto más lejos se va, tanto menos se aprende.
Por eso el sabio sabe sin desplazarse.
Entiende sin ver.
Realiza sin hacer.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *