¿Son los antiguos jeroglíficos egipcios, una lengua olvidada?

CodigoOculto.com:

El lenguaje del antiguo Egipto no es sencillamente un conjunto de símbolos que podemos encontrar en los papiros de los museos. Es un complicado sistema de símbolos que cambió con el paso del tiempo. No solo eso, sino que además las palabras grabadas en los antiguos relieves se convirtieron en la base de otras lenguas.
¿Son los antiguos jeroglíficos egipcios, una lengua olvidada?
Los jeroglíficos no eran más que un sistema muy avanzado de símbolos conocido en el antiguo Egipto. Los primeros de estos símbolos están datados en las dinastías más antiguas, aunque este tipo de escritura alcanzó su máximo auge en la época del Imperio Medio. El lenguaje que llamamos «antiguo egipcio» no era un sistema inamovible. Durante unos 4.000 años se fue adaptando y el complejo simbolismo de los logogramas evolucionó. Debemos observar que este artículo se centrará en los jeroglíficos, no en otras formas de escritura del antiguo Egipto como la demótica y la hierática.

El lenguaje de los dioses

Los jeroglíficos no fueron inventados por los antiguos egipcios. Aparecieron con posterioridad a la escritura sumeria, y parece que algunas de las ideas utilizadas en el lenguaje del antiguo Egipto procedían de Mesopotamia. Los jeroglíficos se dividen en tres tipos diferentes de glifos: fonéticos, determinativos y logogramas. El propio término «jeroglífico» procede del griego, y significa «marcas sagradas» o «palabras de los dioses». Los ejemplos más antiguos de jeroglíficos hallados hasta la fecha fueron descubiertos en Abydos en el año 1998 por una expedición alemana encabezada por Günter Dreyer. Estos escritos fueron datados en el 4000 a. C., y se encontraron en la tumba de un rey predinástico conocido como Escorpión I. Sin embargo, en su fase inicial la escritura jeroglífica no estaba demasiado desarrollada. No incluía frases completas, y de hecho la primera frase completa en escritura jeroglífica descubierta por los arqueólogos está datada en la época de la dinastía II del Imperio Antiguo. En el período del Imperio Nuevo, los egipcios ya habían creado unos 800 jeroglíficos diferentes. En aquellos tiempos, el lenguaje jeroglífico aún era claro y resultaba comprensible, pero hacia el final del reinado de los Ramésidas el número de glifos empezó a aumentar muy rápidamente. Para la época grecorromana, ya existían unos 5.000 jeroglíficos en uso. El número de símbolos se había hecho demasiado grande como para que pudieran ser aprendidos con cierta rapidez.

De este modo, no había un solo lenguaje en el antiguo Egipto. Los profesionales de la investigación ya han llegado a la conclusión de que la creencia en los jeroglíficos como símbolos mágicos nos llega de la época tardorromana y de principios de la Edad Media. Hasta el final de la época medieval, la gente consideraba a los jeroglíficos maldiciones misteriosas, hechizos y símbolos que sin duda no guardaban relación con los «poderes divinos.» Así pues, eran interpretados como maléficos por el cristianismo. A medida que pasaba el tiempo, cada vez menos gente era capaz de leer los jeroglíficos. Partiendo de su habitual conocimiento por parte de los nobles, se convirtió en una capacidad asociada únicamente a aquellos que servían en los templos. Este hecho también dio pie a la leyenda de que los jeroglíficos eran símbolos mágicos. Se cree que los últimos individuos capaces de leer los antiguos jeroglíficos fueron asesinados por cristianos en la isla de File. La última inscripción jeroglífica conocida fue realizada en File en el año 394 d. C., y es conocida como el Graffito de Esmet-Akhom. En el siglo VII, Egipto cayó bajo el dominio del Islam, y la destrucción de los antiguos textos por parte de las dos nuevas religiones ya había comenzado. Sin embargo, los motivos presentes en los relieves egipcios muy pronto fueron adaptados como dibujos decorativos en los edificios de nueva construcción.

Sección del Papiro de Ani escrita en jeroglíficos cursivos.
En el Renacimiento resurgió el interés por la antigüedad, y la gente empezó a sentirse atraída por la mitología egipcia. Sin embargo, los únicos textos comprensibles en aquella época eran los escritos por autores griegos y romanos: las inscripciones grabadas sobre los muros de los templos y tumbas egipcios resultaban completamente indescifrables. No obstante, una lengua no puede morir definitivamente si quienes la utilizan siguen con vida, y de este modo el antiguo egipcio evolucionó hacia el copto, que influyó en muchas lenguas modernas. Es asombroso observar, por ejemplo, la fuerte influencia del copto en el francés actual. Por razones obvias, la lengua que ha sufrido en mayor medida esta influencia es el árabe, por lo que su dialecto hablado en Egipto incluye muchas palabras de raíces más antiguas

Jeroglíficos egipcios típicos de la época grecorromana, esculpidos en un relieve.

Los jeroglíficos del antiguo Egipto continúan siendo en la actualidad una de las lenguas más fascinantes del mundo. A día de hoy, los investigadores pueden leerla sin ningún problema, aunque el proceso de descubrir el significado de la inscripción sigue resultando fascinante en sí mismo. Es como buscar un tesoro perdido, uno de los más grandiosos milagros lingüísticos de la historia. Aunque es casi seguro que nunca descubriremos cómo pronunciaban las diferentes palabras de la lengua del antiguo Egipto sus habitantes de hace milenios, aún es posible leer sus símbolos: símbolos que contienen una magia que no es más que la sensación mística que nace al leer palabras encerradas en símbolos de hace miles de años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *