El Gobierno desbloquea la venta de munición de artillería a Arabia

El Rey Felipe VI pasa revista a un grupo de militares retirados.El Rey Felipe VI pasa revista a un grupo de militares retirados.

La visita del Rey a Riad, que se suspendió en enero pasado después de que el reino saudí ejecutase a 47 personas, es de alto voltaje político. Partidos como Podemos o ERC han criticado la visita, mientras que Ciudadanos ha pedido que se aproveche para pedir respeto a los derechos humanos.

Amnistía Internacional ha remitido una carta al Rey en la que le pide que utilice su influencia para que Arabia Saudí ponga fin a los ataques a la población civil en Yemen, donde han muerto más de 7.000 personas; conmute la pena de muerte impuesta al sobrino del clérigo chií Sheij Nimr al Nimr, por presuntos delitos cometidos cuando era menor de edad, y se oponga a la venta de cinco corbetas españolas.

Este será previsiblemente el corolario del viaje. Aunque no se ha confirmado oficialmente, se espera que la empresa pública Navantia y el Ministerio de Defensa saudí, con el aval del Estado español, lo firmen durante la visita. Se trata de la exportación más importante realizada nunca por el astillero público. Los cinco buques, basados en las patrulleras Avante 2200 vendidas en su día a Venezuela, aunque de mayor tamaño, darían trabajo durante los próximos cinco años a unas 2.000 personas en los astilleros de San Fernando (Cádiz) y Ferrol.

El contrato, por más de 2.000 millones de euros, incluirá el mantenimiento de los buques y la remodelación de la base naval de Jubail, en el golfo Pérsico.

Arabia Saudí, que ha comprado aviones de reabastecimiento en vuelo de Airbus, es uno de los mayores clientes de la industria militar española, con 546 millones en 2015, pero el Gobierno mantenía en suspenso desde hace un año la venta de una partida de proyectiles de artillería de 155 milímetros por unos 40 millones.

Felipe VI, que viaja acompañado por los nuevos ministros de Exteriores (Alfonso Dastis) y Fomento (Íñigo de la Serna) abordará con las autoridades saudíes las obras delAVE del desierto, adjudicado a un consorcio hispano-saudí por 6.736 millones.

Aunque las conversaciones están muy avanzadas —el mes pasado visitó España el presidente de la organización saudí de ferrocarriles (SRO)— aún no se ha firmado el acuerdo para conceder a las firmas españolas una moratoria de unos 17 meses sobre la fecha inicial de entrada en servicio, prevista para enero de este año.

El Gobierno de Riad ha insistido en ligar esta moratoria a un acuerdo global sobre los otros temas pendientes, incluidos unos sobrecostes que rondan los 300 millones o los gastos de explotación de la línea por Renfe.

Comitiva sin empresarios

Los intereses económicos no se agotan con estos contratos. Constructoras como FCC participan en la construcción del metro de Riad y Técnicas Reunidas en la modernización de refinerías.

Sin embargo, Felipe VI se ha desmarcado del modelo de viaje de su padre y no ha incluido a empresarios en su comitiva, aunque está previsto un encuentro con ejecutivos saudíes y españoles en Riad. Por razones bien diferentes, la discriminación que sufre la mujer en la sociedad saudí, no le acompaña la reina Letizia.

Si lo hará en el viaje que Felipe VI hará del 28 al 30 de noviembre a Portugal y que incluirá Oporto, Guimaraes y Lisboa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *