La historia del hombre más influyente en la dinastía zarista Romanov y su ” miembro “.

Conocido de sobra es el sanguinario fin de la dinastía Romanov, que de 1613 a 1917 reinó y gobernó el vasto Imperio ruso. La revolución de febrero en 1917 y la de octubre ese mismo año condenaron a la dinastía a morir, pero su muerte quedaría para siempre rodeada de misterio y numerables incógnitas. Además del Zar Nicolás II y su esposa Alejandra, ejecutados el 17 de julio de 1918 en el sótano de un caserón en Siberia junto con sus cinco hijos Olga, Tatiana, María, Anastasia y Alexey, los Bolcheviques se encargaron de diezmar el número de príncipes rusos para evitar de forma efectiva que nunca más un Romanov ocupase el trono bicéfalo de Rusia. La ola de masacres contra los Romanov y sus allegados (amigos, fieles y sirvientes) comenzó en junio de 1918, con el asesinato a bocajarro del Gran Duque Miguel Alejandrovich, hermano menor de Nicolás II, y de su secretario británico. No sería hasta enero de 1919 cuando en la fortaleza de San Pedro y San Pablo, en pleno San Petersburgo, que se cometería el último fusilamiento de miembros de la dinastía.
Pero hay otra historia en la família Romanov, la de Rasputín.
Gregori Efimovich nació en la Siberia Occidental aproximadamente en 1872. Nada se conocería de él a no ser porque creyéndose con poderes especiales logró curar al zarevich Alexis de la hemofilia, cosa que no había logrado ninguno de los médicos llegados al palacio de San Petersburgo. A partir de entonces Rasputín (como sería conocido) se convertiría en el protegido de la emperatriz Alexandra. Rasputín llegó a tener tanto poder dentro del palacio de los zares que prácticamente no había decisión que no pasase por su juicio. La aristocracia rusa no veía con buenos ojos la presencia de aquel hijo de campesinos analfabetos en asuntos gubernamentales. Sin embargo era tal la capacidad de convicción, y el terror que su firmeza ejercía sobre todo, que nada pudo detener su escalada dentro del poder del gobierno del zar Nicolás II.
Los biógrafos no dejan de pintarlo como un verdadero monstruo diabólico, capaz de ejercer una dictadura feroz, completamente despiadado y concentrado en romper la barrera de cuanto pecado capital hubiera. Ya sea desde los banquetes espectaculares que terminaban en grandes orgías o desde la toma de decisiones de gobierno, todos sus actos eran revestidos de un halo místico que obturaba cualquier oposición. Su mirada penetrante, su estampa la de guerrero bravo, su rostro anguloso y su barba oscura, hacia imaginar una fuerza extraña detrás de aquel simple hombre. El príncipe Yusupov y un grupo de hombres habían preparado lo que sería la trampa para cazar a la bestia.
En el sótano del palacio de Yusupov se disponía la mismísima tentación para un hombre de las características de Rasputín. Narrar los por menores de todo lo que debieron planear aquellos hombres para al fin alcanzar su objetivo sería demasiado extenso. Así pues, imaginemos la escena anteúltima: el príncipe Yusupov y Rasputín sentados en aquel sótano lleno de manjares, con una decoración cuidada y con un hogar de leños crepitantes. Los amigos del príncipe habían dispuesto todo al detalle y esperaban en el piso de arriba el desenlace ansiado. Rasputín había sido engañado, no se imaginaría nunca que aquella sería su noche final. Tanto la bebida como los bocadillos tenían la cantidad de cianuro necesaria como para matar a un batallón. Raputín y Yusupov hablaron animadamente durante bastante tiempo. Rasputín comentando sus triunfos respecto a todos los intentos de asesinato que había sufrido; el príncipe, tratando de equilibrar sus nervios, pues él estaba justo en eso de atentar contra la vida de su interlocutor en aquel momento, y parecía que aquel hombre sospechaba sus intenciones.
El tiempo corría y el hombre de confianza de los zares no probaba bocado de los tentadores dulces espolvoreados con veneno, ni bebía nada de todo lo que Yusupov le ofrecía. Cuando los nervios de Yusupov estaban por quebrarse, Rasputín aceptó una copa de vino de Crimea y comenzó a devorar los dulces mientras dialogaba en un ambiente más relajado. Yusupov, no podía creer lo que estaba viendo, el hombre aquel había ingerido la cantidad de veneno suficiente como para voltear a un regimiento. Más tarde el invitado pidió beber Madera y se rehusó a que le cambien el vaso. El príncipe quiso persuadirlo que no era de buen bebedor mezclar bebidas, sin embargo Rasputín negó el cambio. De nada le sirvió, el Madera también estaba envenenado. Todo estaba pensado para que la presa no escapara del destino que Yusupov y sus hombres le habían trazado, según sus convicciones, por el bien del imperio.
Debilitado por el veneno, Rasputín ya parecía reconocer lo que estaba pasando. Yusupov tomó un arma y pidiendo al cielo fuerzas para terminar con la ejecución le disparó al corazón. Aquel terror humano caía sobre la alfombra de oso dispuesta junto al hogar. Al oír el estampido, los hombres de arriba, Purichkevich, el doctor Sukhotin y el gran conde Demetri Pavlovich, corrieron escaleras abajo. En el caos de la marcha chocaron con el príncipe que no salía de su desesperación y torpemente dejaron sin luz el sótano. Una vez restablecido el orden vieron al hombre y lo examinaron para corroborar su muerte. La bala le había atravesado el corazón. Ahora restaba la segunda fase del plan: deshacerse del cuerpo. Subieron para ultimar los detalles del traslado hasta la isla Petrovski. Sin embargo había temor; no podían creer que habían cumplido con su objetivo y bajaron a ver si todo estaba bien. Yusupov se acercó al cuerpo y lo sacudió para verificar su estado. En ese instante Rasputín se puso de pie: roja de sangre su blusa de seda, espuma en la boca y los ojos desorbitados de odio. El príncipe casi muere de terror. El cuerpo atiborrado de cianuro tenía una fuerza irracional y estaba trenzado en fiera lucha con su verdugo. Yusupov logró escapar y llamar a Purichkevich para informarlo de que la bestia se resistía a morir. Mientras tanto, Rasputín, alcanzó una puerta secreta y logró salir a un patio interno. “Esa puerta debía estar cerrada”, pero no fue así. Los perseguidores encontraron al “teóricamente” muerto en el patio y le dispararon hasta que cayó sobre un montículo de nieve.
Eran cerca de las cinco de la madrugada de aquel 29 de diciembre de 1916 y Rasputín, ahora sí, había muerto. Aquellos hombres convencidos de que en aquel acto habían salvado a Rusia no podrían olvidar jamás lo sucedido entonces. Jamás podríamos saber la suerte de Rasputín de haber vivido apenas diez meses más para presenciar la revolución de octubre de 1917 que signaría el destino de aquélla región del planeta. Sí sabemos la suerte de Yusupov que debió huir de Rusia con su esposa Irina cuando estalló la revolución bolchevique. El príncipe se estableció en París, escribió algunos libros y realizó algunas inversiones que le permitieron vivir holgadamente. Con el fantasma de aquella noche dando vueltas para siempre en su memoria, Félix Yusupov murió en Francia en 1967. Tenía ochenta años y, aquel joven de 29 años que había dado muerte a uno de los más celebres y temidos personajes de la Rusia zarista, todavía recordaba cada detalle de lo que había ocurrido aquella noche de diciembre.
Quizás sea una noticia vieja pero que no deja de ser sorprendente ya qué a mediados del 2004 en un museo de San Petersburgo fue exhibido pro primera vez el miembro viril o mejor conocido como el Pene de Rasputín de quien fuera asesinado en el año 1916. El miembro del monje, curandero y consejero del último zar de Rusia y cuyos excesos sexuales son legendarios, está conservado en una solución de alcohol.
Pero aún hay otra historia que no acabó con la muerte de Rasputín y que empieza diciendo así:
“Se lo compré por 8.000 dólares a un anticuario francés, junto con archivos que contienen cartas manuscritas de Raputín”, afirma el propietario del órgano.

El órgano de 30 centímetros es el orgullo del fundador, quien hace comparaciones con el museo en Estados Unidos que preserva el pene de Napoleón. Rasputín, quizá sea uno de los hombres más extraordinarios y enigmáticos que hayan vivido sobre la tierra. Hombre muy alto de estatura, de hábil y elocuente poder oratorio, personalidad abrumadora, de aspecto un tanto tosco, grosero a veces, tenía una mirada muy penetrante y era poseedor de un carisma profundo. Rasputín, era un actor soberbio y convincente, se sabía poseedor de estas habilidades y las usó inteligentemente en su provecho. Fue reclamado por la hija de Rasputín en California hasta su muerte en 1977.

El príncipe Félix Yusupov y el primo del zar, el Gran Duque Dmitri Pavlovitch Romanov decidieron finalmente asesinarle en San Petersburgo el 30 de diciembre de 1916 para acabar con su influencia sobre la zarina Alejandra. Fue envenenado con cianuro, pero no falleció. Finalmente, el príncipe Yusupov le disparó, aún respiraba y le golpearon salvajemente y aún así no falleció. Luego, ya creyéndolo muerto hundieron su cuerpo en el helado río Neva. Más tarde se ha comprobado que Rasputin murió ahogado. Una vez encontrado su cadáver en el río Neva le extrajeron el corazón, le castraron y cortaron su miembro viril.  Luego fue enterrado en un bosque. Inhumado, más tarde, fue incinerado por orden del Gobierno provisional. Su influencia y el destino de la dinastía Romanov quedaron ligados para siempre en la historia.

0 comentarios en “La historia del hombre más influyente en la dinastía zarista Romanov y su ” miembro “.

    1. Estimado Alberto:
      La Historia que se cuenta en el artículo, aunque resulte extraño, es compartida, por una vez, por la Historia oficial.
      Aquí en el blog se ha hablado del linaje de los zares, masacrado por el linaje illuminati. Gracias a esto se creó el comunismo como antítesis del capitalismo.
      Romanov era considerado personaje de la máxima importancia por el linaje de los zares. Lo mataron antes del asesinato de la familia del zar.
      Conclusión….
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.