Cable diplomático filtrado revela la coordinación entre Israel y Arabia Saudí para provocar la guerra contra Irán y demonizar a Hezbolá

Traducción tomada del blog La cosa aquella…

Temprano esta mañana, las noticias del canal 10 israelí publicaron un cable diplomático filtrado que se envió a todos los embajadores israelíes en todo el mundo con respecto a los eventos caóticos que se desarrollaron durante el fin de semana en el Líbano y Arabia Saudita, que comenzó con la inesperada renuncia del primer ministro libanés Saad Hariri después de que fue convocado a Riad por sus partidarios saudíes, y llevó a los saudíes a anunciar que el Líbano había “declarado la guerra” contra el reino.

El cable clasificado de la embajada, escrito en hebreo, constituye la primera evidencia formal que demuestra que los saudíes y los israelíes se están coordinando deliberadamente para intesificar la situación en el Medio Oriente.

Izquierda: Primer ministro israelí, Netanyahu. Derecha: Príncipe saudí, Mohammed bin Salman.

El explosivo cable israelí clasificado revela lo siguiente:

  • El domingo, justo después de la impactante renuncia del primer ministro libanés Hariri, Israel envió un cable a todas sus embajadas con el pedido de que sus diplomáticos hagan todo lo posible para aumentar la presión diplomática contra Hezbollah e Irán.
  • El cable instó a apoyar la guerra de Arabia Saudita contra hutíes respaldados por Irán en Yemen.
  • El cable enfatizó que Irán estaba involucrado en la “subversión regional”.
  • Se instó a los diplomáticos israelíes a apelar a los “altos funcionarios” dentro de sus países de acogida para tratar de expulsar a Hezbolá del gobierno y la política libaneses.

Como ya es bien sabido, la causa común saudí e israelí contra la influencia y expansión iraníes percibidas últimamente en lugares como Siria, el Líbano e Iraq, ha llevado a los enemigos históricos y amargos por un camino pragmático de cooperación tácita, ya que ambos parecen haber colocado la desintegración de la llamada “media luna chiíta” como su principal objetivo político en la región. Para Israel, Hezbolá ha sido durante mucho tiempo su mayor enemigo, que los líderes israelíes ven como una extensión de la presencia territorial de Irán justo frente a la frontera norte del estado judío.

El periodista israelí que obtuvo el documento es Barak Ravid, corresponsal diplomático senior de Channel 10 News. Ravid anunció lo siguiente a través de Twitter ayer:

  • Publiqué en el canal 10 un cable enviado a diplomáticos israelíes que pedían cabildear a favor de los saudíes/Harir y contra Hezbolá. El cable enviado desde el Ministerio de Asuntos Exteriores en Jerusalén [Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel] a todas las embajadas israelíes toca la línea saudí con respecto a la renuncia de Hariri.
  • A los diplomáticos israelíes se les ordenó demarcar a sus gobiernos anfitriones sobre la situación política interna en Líbano, una movida muy rara.
  • El cable decía: “Hay que enfatizar que la renuncia de Hariri muestra cuán peligrosos son Irán y Hezbolá para la seguridad del Líbano”.
  • “La renuncia de Hariri demuestra que no es correcto el argumento de que la participación de Hezbolá en el gobierno estabiliza a Líbano”, agregó el cable.
  • El cable instruyó a los diplomáticos israelíes a apoyar a Arabia Saudita en su guerra contra los hutíes en Yemen. El cable también destacó: “El lanzamiento de misiles por parte de los hutíes hacia Riyadh exige aplicar más presión sobre Irán y Hezbolá”.

Mire el informe hebreo del Canal 10 de noticias de hoy que presenta el cable diplomático israelí – el texto del cual aparece en la captura de pantalla del Canal 10 (abajo) – aquí. (esta en hebreo)

A continuación se muestra una traducción aproximada del cable clasificado de la embajada israelí utilizando Google Translate publicado por elChannel 10 News de Israel:

Al Director General: se le solicita que se comunique urgentemente con el Ministerio de Relaciones Exteriores y otros funcionarios gubernamentales pertinentes” [de su país de acogida] y enfatizar que la renuncia de Al-Hariri y sus comentarios sobre las razones que lo llevaron a renunciar ilustran una vez más la naturaleza destructiva de Irán y Hezbolá y su peligro para la estabilidad del Líbano y los países de la región.

La renuncia de Al-Hariri demuestra que el argumento internacional de que la inclusión de Hezbolá en el gobierno es una receta para la estabilidad es básicamente errónea. Esta unidad artificial crea parálisis y la incapacidad de los poderes soberanos locales para tomar decisiones que sirvan a su interés nacional. Los convierte efectivamente en rehenes bajo amenaza física y se ven obligados a promover los intereses de una potencia extranjera, Irán, incluso si esto puede poner en peligro la seguridad de su país.

Los acontecimientos en el Líbano y el lanzamiento de un misil balístico por parte de los signatarios del acuerdo de Riad requieren una mayor presión sobre Irán y Hezbolá sobre una serie de cuestiones desde la producción de misiles balísticos hasta la subversión regional “.

Así pues, a medida que las cosas se ponen cada vez más candentes en Oriente Próximo, parece que la alianza de conveniencia antiiraní y antishia entre saudíes e israelíes parece haber puesto al Líbano en el punto de mira de otra inminente guerra entre Israel y Hezbolá. Y la guerra en Yemen también continuará intensificándose, quizás ahora con un apoyo político israelí cada vez más evidente. De acuerdo con el comentario del canal 10 , “En el cable, también se pidió a los embajadores israelíes que transmitan un inusual mensaje de apoyo a Arabia Saudita a la luz de la guerra en la que está involucrado en Yemen contra los rebeldes respaldados por Irán”.

Todo esto viene, tal vez no por casualidad, en el momento en que ISIS está al borde de la aniquilación completa (parcialmente obra de Hezbolá), y en que tanto Israel como Arabia Saudita han declarado cada vez más “líneas rojas” con respecto a la influencia iraní percibida en toda la región así como la amplia aceptación y popularidad de Hezbolá dentro del Líbano.

Lo que preocupa tanto a Israel como a los saudíes es el hecho de que la guerra siria ha fortalecido a Hezbolá, en vez de debilitarlo. Y ahora tenemos evidencia interna de que Israel está formalizando silenciosamente su alianza inusual con Arabia Saudita y su príncipe militarista y hambriento de poder, Mohammed bin Salman.

https://es.sott.net/article/55954-Cable-diplomatico-filtrado-revela-la-coordinacion-entre-Israel-y-Arabia-Saudi-para-provocar-la-guerra-contra-Iran-y-demonizar-a-Hezbola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *