Prepárate para un invierno húmedo y cálido gracias a un segundo fenómeno La Niña

Imagen: NOAA.

Por segunda vez en apenas dos años, La Niña se ha formado justo a tiempo para cambiar por completo el clima de invierno en todo el mundo.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) anunció que La Niña ha comenzado, después de analizas las temperaturas oceánicas registradas en el mes de octubre y calcular los números para esta temporada. El fenómeno podría traer consigo una gran cantidad de impactos climáticos en todo el globo, desde nieve en el noroeste del país hasta calentar al Sur durante la primavera.

Los expertos declaran la llegada de La Niña cuando las temperaturas en el Pacífico Tropical oriental bajan 0,5 grados Celsius o más de lo que es normal en la región, la cual es conocida como NINO3.4. Esas aguas más frías tienen una influencia considerable en la atmósfera, al disminuir la evaporación en los trópicos, lo que hace que cambie el clima en todo el mundo. Básicamente, es una máquina de Rube Goldberg planetaria.

El último componente que ha hecho a los expertos decir que la llegada de La Niña es oficial, es que los científicos se sienten seguros de que esas condiciones se mantendrán durante las próximas temporadas, las cuales se miden en promedio de tres meses.

La declaración de La Niña te sorprenderá si has seguido las predicciones de clima durante todo el verano. Tanto la NOAA como el Instituto Internacional de Investigación del Clima y la Sociedad se habían mantenido optimistas con respecto a que existirían condiciones de clima neutrales tanto en otoño como en invierno.

Pero las cosas comenzaron a cambiar en septiembre.

“El mes pasado cuando realizábamos nuestros análisis, aunque la atmósfera mostraba respuestas similares a las de La Niña, las temperaturas oceánicaseran un poco más volátiles, lo que generaba cierta incertidumbre”, comentó Tom DiLiberto a Earther, meteorólogo del NOAA. “No obstante, esto parece haberse calmado un poco”.

Este es el segundo fenómeno de La Niña del año. El anterior se formó a finales de otoño (siendo más exactos, ha pasado casi un año por completo) y duró hasta primavera. Esta es la quinta vez que se registra un doble fenómeno de La Niña en este período de tiempo.

Al igual que en el fenómeno de La Niña de 2015 y 2016, no se proyecta que este sea uno de grandes proporciones. Los meteorólogos esperan que condiciones débiles permanezcan en la región durante toda la primavera.

“Los pronósticos hablan de un evento débil, lo que significa que el impacto no será tan grave como lo sería en caso de un evento fuerte”, dijo DiLiberto.

Y lo que a todos debería interesar es qué significan estos impactos. Así que vamos a hablar al respecto.

Si vives en Estados Unidos puedes esperar que La Niña tenga una influencia en el clima del invierno. La Niña normalmente trae consigo un clima húmedo y frío en el Noroeste del país, y seco y cálido en el Sur de los Estados Unidos. Eso es bueno si eres un esquiador en Seattle, pero malo si eres un granjero en Georgia.

Según revelan las predicciones de la NOAA, el pronóstico del clima en Estados Unidos refleja la influencia de la Niña, al haber incrementado la posibilidad de un clima frío y húmedo para el norte, pero seco y cálido para el sur.

Otras partes del globo terráqueo también verán cambios en sus condiciones climáticas, dado que las aguas frías en el Pacífico reorganizan la atmósfera. Eso incluye condiciones de humedad al noreste de Brasil, un clima frío en el oeste de África y condiciones de sequía y frío en Ecuador y Perú.

En términos más generales, el planeta tiende a enfriarse un poco a medida que el frío del Pacífico se propaga en la Atmósfera (El Niño, la fase opuesta de la Niña, lo que hace es calentar las cosas). Eso quiere decir que es poco probable que 2018 alcance un nuevo récord de temperatura alta en el planeta, aunque sí será más cálido de lo normal.

Es muy posible que este año acabe siendo el segundo más caliente en la historia, después de 2016. No obstante, el año pasado recibió un impulso considerable de ese monstruo llamado El Niño, el cual añadió un 0,1 grados Celsius al calor global.

The first nine months of 2017 really stand out when you remove the effects of natural variability associated with El Nino and La Nina from the temperature record: https://www.carbonbrief.org/state-of-the-climate-2017-shaping-up-to-be-warmest-non-el-nino-year 

En cierto modo, eso hace que 2017 sea aún más preocupante, dado que se trata del año más caliente en la historia que no ha sufrido de los efectos de El Niño, al igual que el año más caliente de La Niña.

En conclusión, esto demuestra que aunque El Niño y La Niña impactan la Tierra de forma considerable, los efectos del cambio climático son aún peores.

http://es.gizmodo.com/preparate-para-un-invierno-humedo-y-calido-gracias-a-un-1820395329

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *