EL VIAJE INTERRUMPIDO

La colección otros Mundos de Plaza y Janés, significó un antes y un después en la divulgación de las tesis alternativas.

Buena parte de estos libros no se han digitalizado, y poco a poco van desapareciendo de Las Bibliotecas al no ser demandados por desconocimiento de los lectores.

Sin duda una colección imprescindible para comprender la evolución histórica de nosotros mismos, de buscar respuestas a esas preguntas que el día a día se empeña en ocultarnos.

maestroviejo

El libro El viaje interrumpido fue escrito por el autor John G. Fuller en el año de 1966 con el titulo original “THE INTERRUPTED JOURNEY” (© 1966 by John G. Fuller) que se publico en la coleccion otros mundos con una traduccion por JESUS PARDO.
Dos horas a bordo de un platillo volante? El increíble relato, que la Prensa mundial ha divulgado, de un matrimonio americano sometido a sueño hipnótico y que explica sus experiencias. Edición ilustrada.

El 14 de diciembre de 1963, mr. Barney Hill se presentó en mi consulta, como habíamos convenido de antemano. Era un día corno otro cualquiera. Mr. Hill me había sido enviado por otro psiquíatra. Yo aún ignoraba cuáles eran los problemas de Mr. Hill, pero cuando me presentó a su mujer, que es blanca, me pregunté vagamente si sus dificultades tendrían algo que ver con el carácter racialmente mixto de su matrimonio.

A petición suya, vi a los dos juntos y no tardé en advertir que necesitaban ayuda. Un mes después de su experiencia espacial, el matrimonio Hill había sido interrogado por Walter Webb, conferenciante del Planetarium de Hayden, Boston, y asesor científico del Comité Nacional Investigador de Fenómenos Aéreos.

Con ayuda de un ejemplar del informe enviado por Mr. Webb al Comité, los señores Hill me contaron la historia que el lector encontrará en el libro de Mr. Fuller. A la sazón, no existía indicio alguno de que el carácter mixto de su matrimonio o la experiencia sufrida en el objeto volante no identificado fueran otra cosa que elementos secundarios del problema básico que me expusieron los señores Hill: angustia agobiante, que, en el caso de Mr. Hill, se exteriorizaba abiertamente, pero que, en el de su mujer, adoptaba la forma de constantes pesadillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *