Quien no quiso cuando pudo, no podrá cuando quiera

Las oportunidades suelen presentarse una sola vez, en cada uno de nosotros está la decisión de tomarlas o dejarlas pasar. Muchas veces tenemos la opción de elegir una opción y sencillamente bajo la realidad del momento y las prioridades que establecemos, decidimos enfocar nuestras energías en otro camino.

Evidentemente cada decisión por simple que parezca, lleva consigo un riesgo, consecuencias que debemos responsablemente asumir e inclusive llevan consigo la posibilidad del arrepentimiento por haber desechado una oportunidad que a posterior nos pudiese interesar.

Es imposible saber a ciencia cierta cuál será la opción más conveniente para nosotros cuando tomamos una decisión, aun cuando se realice el mejor análisis, aun cuando se proyecten los diferentes escenarios y aun cuando tratemos de ser lo más objetivos posibles. No hay manera de prever el futuro, no hay forma de adelantarnos a los acontecimientos, solo podemos suponer, pronosticar y evidentemente esto tendrá asociados márgenes de desviación con respecto a los resultados que obtendremos.

Larissa Morais-www.kaifineart.com-3

Cuando raras veces nos equivocaremos, será cuando hagamos una pausa en nuestro proceso mental y demos entrada a la estrella de las decisiones, que nos invita a diario a andar sin miedo, a confiar en que damos los mejores pasos, la que le resta el drama a todo escenario y solo nos pide que la escuchemos y decidamos desde el corazón.

Esta estrella no es otra que nuestra alma, que viene acumulando sabiduría en cada una de nuestras experiencias, que sabe a dónde debemos ir para aprovechar mejor este tránsito, la que lo entiende y lo sabe todo, pero no encuentra la manera de que la dejemos ser por un instante… Instante en el cual realmente somos de forma integral, volvemos a nuestra esencia, nos abrazamos como un todo.

Así que cuando debamos decidir algo que puede ser trascendental en nuestras vidas evaluemos de manera racional tanto como queramos, pero demos un campo de acción a ese silencio mental que nos otorga todas las respuestas, a esa fuente que solo está esperando que recurramos a ella y será la única manera de garantizar que no tenderemos que arrepentirnos por no haber tomado o por no haber dejado pasar alguna oportunidad.

continuar

Asumamos las consecuencias de lo que decimos cada día, entendamos que muchas veces no podremos tener todo lo que queremos en un momento determinado y tendremos que soltar algo, para tomar otra cosa, porque en ese momento creeremos que esa es la mejor opción, puede ser que el tiempo nos dé la razón o no las quite, pero lo realmente importante será vivir a plenitud cada experiencia y sacar de ella el mayor provecho.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

https://rincondeltibet.com/blog/p-quien-no-quiso-cuando-pudo-no-podra-cuando-quiera-29831

2 comentarios en “Quien no quiso cuando pudo, no podrá cuando quiera

  1. Yo soy mi mejor amigo y siempre he hecho lo que en ese momento consideré lo mas indicado para mí;si volviera a vivir ese momento seguramente tomaría la misma decisión,por lo tanto no hay lugar para el arrepentimiento.
    Como todas las probabilidades cuánticas cohexisten hasta que colapsa la onda a causa de la decisión del observador,es posible que en un universo paralelo,otro yo este viviendo una realidad acorde con la alternativa volitiva que deseché en esa ocasión,pero en mi actual estado de “conocimiento” no puedo saberlo.

  2. Si el Universo es determinista — como parece ser el nuestro — no hay lugar para el error ni, por tanto, para el arrepentimiento. Sólo hay actuar necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *