EL ENIGMA DEL ZODIACO

La colección otros Mundos de Plaza y Janés, significó un antes y un después en la divulgación de las tesis alternativas.

Buena parte de estos libros no se han digitalizado, y poco a poco van desapareciendo de Las Bibliotecas al no ser demandados por desconocimiento de los lectores.

Sin duda una colección imprescindible para comprender la evolución histórica de nosotros mismos, de buscar respuestas a esas preguntas que el día a día se empeña en ocultarnos.

maestroviejo

 http://selenitaconsciente.com/

 

El libro El enigma del Zodiaco fue publicada en 1971 y escrita por Jacques Sadoul con el titulo original “L’ENIGME DU ZODIAQUE” (© 1971, by E. P./Donoël) que se publico en la coleccion otros mundos con una traduccion por ROSA M. BASSOLS.
El autor, partiendo de una postura escéptica, se adentra y aclara el misterioso mundo de la Astrología y nos ilustra mientras él mismo se hace un adepto a esta ciencia.

No he creído nunca en la astrología. Los horóscopos de los periódicos no llegaban a indignarme, pues me contentaba, simplemente, con volver la página sin verlos. La indiferencia ante ese extremo —se dice— es la forma última de la incredulidad.

Por el contrario, siempre me he sentido atraído por la alquimia, y este interés me impulsó a escribir un estudio donde discutía la realidad de las transmutaciones metálicas. Sin embargo, cuanto más penetraba en la historia de la filosofía hermética, más me percataba de que muchos alquimistas consideraban su ciencia indisolublemente ligada a la astrología. este era, por ejemplo, el caso de Arnaldo de Vilanova, de Basilio Valentín, de Paracelso y, en nuestra época, de Fulcanelli o de Armand Barbault.

A causa de ello concebí cierta curiosidad hacia la ciencia de los astros, que pronto se vio fomentada por dos hechos nuevos. En primer lugar, el azar me hizo encontrar a una anciana señora que, en el curso de la conversación, empezó a hablarme de una experiencia astrológica que había tenido antes de la guerra y que la había marcado para el resto de su vida. En 1930 ó 1931, se había confiado a una amiga suya respecto al matrimonio de su hijo con una muchacha que no le placía demasiado.

Esta amiga le aconsejó acudir a un astrólogo que ella conocía, un hombre muy serio que ocupaba un cargo importante en el mundo de las finanzas; añadió que le sería necesario copiar de su libro de familia la fecha y la hora exacta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.