Montajes, mentiras y falsas banderas: cuando se usa el engaño como excusa para la guerra

Por Sputnik

Los montajes y operaciones de falsa bandera son instrumentos muy eficientes que los poderes usan para legitimar sus hostilidades ante la población. Desde el Gran Incendio de Roma para reprimir a los primeros cristianos hasta los ataques químicos en Siria, este tipo de acciones parece acompañar a la humanidad durante toda su historia.

Sputnik ha recolectado los casos más sonados de los últimos tiempos, en un intento de identificar los patrones comunes de estos montajes y descubrir qué es lo que los relaciona con los acontecimientos de la actualidad.

Polvo blanco como recurso para la guerra

Quizá el caso de falsificación más sonado de los últimos tiempos. El 5 de febrero de 2003, el entonces secretario de Estado de EEUU, Colin Powell, sacudía una muestra de polvo blanco en la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU. Supuestamente, en su interior se encontraba una muestra de ántrax obtenida por la inteligencia en Irak, lo que debía demostrar que ese país estaba desarrollando un programa de armas de destrucción masiva, violando así un convenio de 1991.

Colin Powell, secretario de Estado de EEUU entre 2001 y 2005, presenta ante la ONU una falsa muestra de ántrax como prueba del desarrollo de un programa de armas de destrucción masiva en Irak, 5 de febrero de 2003

La intervención de Powell desató una ola de pánico en la prensa estadounidense, atemorizando a la población con un escenario aún peor que el reciente y traumático ataque del 11 de septiembre.

El espectáculo, sin embargo, no logró convencer a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, quienes se negaron a dar luz verde a una intervención en Irak. No obstante, el 20 de marzo, la coalición anglo-estadounidense bombardeó posiciones iraquíes, abriendo paso a la guerra de Irak.

Un año más tarde, al no encontrarse los laboratorios de armas de destrucción masiva en el país árabe, Colin Powell reconocería que los datos de inteligencia presentados “no fueron exactos”. En 2015, Tony Blair, que en 2003 ocupaba el cargo de primer ministro del Reino Unido, pedía disculpas por la errónea información que condujo a la intervención militar que costó miles vidas, dejó un país arruinado y supuso fuertes pérdidas presupuestarias para el mismo EEUU.

Según se reveló más tarde, la información errónea fue presentada por grupos iraquíes en el exilio, que de esta manera buscaban empujar a EEUU a una invasión y el derrocamiento de Sadam Husein.

Pero esta no sería la primera falsificación de la cual se culparía a Irak.

Testimonio de Nayirah

El 10 de octubre de 1990, una adolescente de 15 años declaraba entre lágrimas ante el Congreso de EEUU sobre los horrores que el Ejército de Irak perpetró en Kuwait, su país de origen. Según su testimonio, Nayirah, como se hizo llamar, trabajaba en un hospital cuando fue testigo de cómo los soldados iraquíes sacaban a los bebés de sus incubadoras y se llevaban los aparatos médicos dejando a los recién nacidos morir de frío y hambre en el suelo.

Nayirah Sabah, hija del embajador de Kuwait en EEUU, presenta testimonios falsos ante el Congreso estadounidense, que resultaron en la Guerra del Golfo contra Irak, el 10 de octubre de 1990

Sus declaraciones tuvieron un gran impacto en la sociedad estadounidense y fueron ampliamente utilizadas para respaldar la Operación Tormenta del Desierto, que el entonces presidente George Bush padre había iniciado contra Sadam Husein.

Dos años más tarde, se reveló que el apellido de Nayirah era As Sabah, y que no era enfermera, sino hija de Saud as Sabah, el embajador de Kuwait en EEUU. Tras la liberación de ese país árabe, los periodistas tuvieron acceso al hospital que aparecía en el relato y recolectaron los testimonios de algunos testigos. Según estos, varios pacientes, incluidos los bebés prematuros, murieron abandonados después de que las enfermeras y los médicos huyeran del lugar. Las tropas iraquíes habían dejado los aparatos médicos del hospital intactos.

Matanza de Bolonia

La matanza de Bolonia sucedió el 2 de agosto de 1980 y supuso la masacre más grande sufrida por Italia tras la Segunda Guerra Mundial. 85 personas murieron y más de 200 resultaron heridas tras una explosión en la estación de trenes de la ciudad. Inmediatamente después del atentado, el Gobierno presidido por Francesco Cossiga y las fuerzas de policía atribuyeron la explosión a las Brigadas Rojas, un grupo terrorista italiano de inspiración marxista-leninista.

Consecuencias de la explosión en la estación de trenes de Bolonia (Italia), 2 de agosto de 1980

No obstante, el proceso de investigación de los hechos se vio obstaculizado desde un inicio. En años posteriores, se probó que los servicios secretos del Estado habían colocado pistas falsas y varios de sus agentes fueron imputados por entorpecer las investigaciones.

Sin embargo, gracias a la repercusión social y la presión de la Asociación de familiares de víctimas de la matanza, en 1995 se llegó a una sentencia definitiva. Fueron condenados dos integrantes de la organización de extrema derecha Ordine Nuovo: Valerio Fioravanti y Francesca Mambro.

Uno de los integrantes de la organización neofascista, Vincenzo Vinciguerra, reconoció que su labor formaba parte de una estructura oculta vinculada a la OTAN y la CIA, que brindaban la ‘dirección estratégica’ de los atentados durante la Guerra Fría. Conocida como Operación Gladio, se trató de una red clandestina que tenía como principal objetivo destrozar la imagen de los movimientos de izquierda y del entonces popular Partido Comunista Italiano, para obstaculizar así su llegada al poder mediante las urnas.

Incidente de Tonkín

El 2 de agosto de 1964, el destructor USS Maddox patrullaba en las aguas del golfo de Tonkín, que Vietnam reclamaba como propias pero EEUU consideraba internacionales. Según la versión estadounidense, lanchas patrulleras norvietnamitas atacaron el buque con torpedos que el Maddox logró esquivar.

El destructor estadounidense USS Maddox reportó sobre un falso ataque que más tarde sería utilizado como excusa para la invasión de EEUU a Vietnam (archivo)

Para el 4 de agosto, el USS Maddox recibió como refuerzo al destructor USS Turner Joy. Ese día ambos buques realizaron otra patrulla por las aguas del golfo cuando fueron sorprendidos por una tormenta. Los destructores recibieron señales de radar, sonar y radio que creían parte de otro ataque de la Marina de Vietnam del Norte, así que comenzaron a disparar en dirección a lo que creían que era una amenaza. Posteriormente, uno de los comandantes reconoció que no hubo ninguna agresión.

No obstante, en Washington ya habían recibido la noticia del ‘ataque’.

El 7 de agosto de 1964, el Congreso de EEUU delegó en el presidente Lyndon Johnson el derecho a ampliar las misiones militares en la región, lo que dio paso a una invasión masiva a Vietnam. A las 60.000 tropas estadounidenses que ya operaban en Vietnam del Sur desde 1961, se les unieron 200.000 en 1965 y otras 200.000 más en 1966. La intervención estadounidense se prolongó hasta 1975.

Documentos posteriormente desclasificados demuestran que efectivamente el incidente de Tonkín nunca ocurrió y que la inteligencia estadounidense manipuló los datos presentados a la Administración y el Congreso de EEUU para así obtener la justificación para una intervención.

Incidente de Gliwice

El incidente de Gliwice fue una operación de bandera falsa que tuvo lugar el 31 de agosto de 1939 y que sirvió de inicio para la Segunda Guerra Mundial.

El suceso empezó cuando seis soldados alemanes acompañados de 12 prisioneros, a los que se les prometió la libertad, vestidos de uniforme polaco tomaron la estación radiofónica de Sender Gleiwitz. Desde ahí proclamaron en polaco un mensaje radiado antialemán que llamaba a los polacos de la región de Silesia a alzarse en armas contra Hitler.

El montaje fue utilizado como excusa para atacar Polonia el 1 de septiembre de 1939. No obstante, acabó siendo un pretexto inútil, ya que ni Francia ni el Reino Unido lo aceptaron como válido y declararon la guerra a Alemania por la invasión. Así comenzó la Segunda Guerra Mundial.

Incidente de Mukden

El incidente de Mukden dio inicio al largo conflicto que tuvo lugar en Asia antes y durante la Segunda Guerra Mundial. La noche del 18 al 19 de septiembre de 1931, en la localidad de Mukden (actual Shenyang) se produce la voladura de un tramo del ferrocarril del Sur de Manchuria, gestionado por una compañía japonesa. Las autoridades japonesas culparon a soldados chinos de haber realizado el ataque, lo que resultó en choques entre ambos bandos esa misma noche.

Soldados japoneses entran en Mukden después del incidente en el ferrocarril del Sur de Manchuria , septiembre de 1931

El incidente sirvió de justificación para la ocupación de todo el noreste de China por parte del Ejército Imperial Japonés, ocupación que se mantuvo hasta su derrota a manos de las tropas soviéticas en agosto de 1945.

Tras la rendición definitiva de Japón en la Segunda Guerra Mundial, el Tribunal Penal Militar Internacional para el Lejano Oriente estableció que el presunto sabotaje fue en realidad un operación realizada por oficiales ultranacionalistas japoneses, con el fin de obtener una excusa para la ocupación de China.

Incendio del Reichstag

La noche del 27 de febrero de 1933, se produjo un incendio en el edificio del Reichstag, sede del Parlamento alemán. Al llegar al lugar, la policía arrestó a un joven comunista desempleado de origen holandés, Marinus van der Lubbe.

El incendio del Reichstag en Berlín (Alemania), febrero de 1933

Al día siguiente, bajo presión del Partido Nazi del recién designado canciller Adolf Hitler, se aprueba el Decreto del incendio del Reichstag, que dejaba sin efecto diversas libertades y derechos civiles que estaban consagrados en la Constitución del país. Por toda Alemania se inicia una verdadera cacería de comunistas y sus simpatizantes.

Tras poner a todos los diputados del Partido Comunista de Alemania entre rejas, el Parlamento del país queda en manos de los nazis. Estos aprueban la Ley habilitante de 1933, que otorgaba al canciller y su gabinete el derecho de aprobar leyes sin la participación del Parlamento, lo que supuso el fin de la democracia en Alemania y el inicio de la dictadura de Adolf Hitler.

Una investigación posterior demostró que el edificio del Reichstag ya estaba ardiendo cuando el joven comunista holandés llegó al lugar. En 2008, después de revisar en tres ocasiones el proceso contra el joven, la justicia alemana derogó la sentencia en todos sus puntos. Varios historiadores apuntan que el incendio probablemente fue un ataque de falsa bandera.

Sea como sea, lo cierto es que el incidente fue utilizado por los dirigentes nazis para deshacerse de cualquier oposición y consolidarse en el poder.

Explosión del Maine

En enero de 1898, en plena Guerra de Independencia cubana contra la metrópolis española, EEUU envía el acorazado USS Maine a La Habana con la misión de proteger los intereses estadounidenses en la isla. Para aquel entonces, aunque España mantenía su control político y administrativo, gran parte de la economía de la isla estaba en manos de compañías estadounidenses.

El acorazado estadounidense USS Maine hundido en la bahía de La Habana después de una explosión en su interior, 1898

Tres semanas después, el 15 de febrero de 1898, se produce una explosión a bordo del acorazado que destruye un tercio de la parte delantera de la nave.​ Los restos del Maine se hundieron rápidamente y quedaron en el fondo del puerto. 266 miembros de la tripulación perdieron la vida en la explosión, mientras que otros ocho fallecieron a causa de las heridas.

Los políticos en EEUU no tardaron en culpar a España del incidente. A pesar de la ausencia de pruebas, los medios de comunicación estadounidenses escribieron sobre la implicación de España como un hecho cierto.

El 19 de abril de ese mismo año, el Congreso de EEUU aprobó una resolución que reconocía la República de Cuba en Armas —denominación del territorio cubano controlado entonces por los independentistas— y exigía a España abandonar la isla. El Gobierno español rechazó cualquier implicación en el incidente y también se negó a aceptar el ultimátum estadounidense. Comenzó así la Guerra hispano-estadounidense, que con posterioridad se extendió a otras colonias españolas como Puerto Rico, Filipinas y Guam.

Una posterior investigación dirigida por el almirante Hyman Rickover estableció que la explosión tuvo su foco en el interior del buque, probablemente debido a una combustión en el depósito de combustible de la nave.

4 comentarios en “Montajes, mentiras y falsas banderas: cuando se usa el engaño como excusa para la guerra

  1. Un muy buen articulo . Y desde el caso del Maine en adelante , la gran mayoría de incidentes son falsas banderas por oscuros intereses . Algun dia no muy lejano también se hablara de las falsas banderas del 11-9 , del 4-11 en España , del 3-11 en Japón , el aceite de colza en España , Charly Ebdo , Londres , Bruselas … hay muchos mas y no quiero enrrollarme mucho . El engaño por parte de las elites es atroz. Las explicaciones oficiales de esos actos , dejan mucho que desear en cuanto a claridad d los hechos.

  2. Esto es muy grave en la medida en que supone una superación de los límites, digamos, ” aceptables “.

    Por que cuando un gobierno, o un grupo empresarial, o una organización internacional, es capaz de sacrificar la vida de las personas a las que se supone protege y defiende, nos acercamos mucho a la barbarie.

    Hay casos como el mencionado hundimiento del Maine, el desastre de Pearl Harbor (más de 2.500 muertos ) y el famoso asunto Torres Gemelas ( sobre los 5.000 muertos ) que resultan altamente preocupantes por haber sucedido bajo el conocimiento de un gobierno concreto dispuesto a sacrificar ciudadanos propios en aras de beneficios económicos.

    Hay otros casos como la famosa pandemia de gripe H1N1 o la sospechosa ola de calor en Europa que dejó miles de víctimas ( en el mismo momento en que se dió el caso de las vacas locas ), en los que los responsables directos no eran gobiernos sino entidades internacionales o corporaciones económicas.

    Lo peligroso de todo esto es la devaluación que supone en el valor de la vida humana. Pensamos que la vida vale muy poco en el tercer mundo, a pesar de que en el primero tampoco vale demasiado.

    Si ya matar, no a un enemigo sino a los tuyos, deja de ser una frontera definida e infranqueable. Estaremos entrando en un territorio muy peligroso. Peligroso por dañino y, sobre todo, por irreversible.

    No vamos bien y no acabaremos bien.

    Un saludo.

  3. Llevo un tiempo diciendo que el principal problema humano es que somos ingenuos e ignorantes. De la ignorancia nos costara mucho salir por que los que “saben” no van a dejarnos acceder a la informacion libremente ( eso de “quien controla la informacion controla el poder”), pero lo que me entristece mas es que las masas quieran seguir siendo ingenuas y den credito a estos gobiernos y massmedia que han demostrado (por que lo que se expone ahi son hechos, no cosas conspiranoicas) que nos mienten o manipulan la informacion.
    Ando observando en estos tiempos del apocalipsis (revelacion de lo oculto) que hay muchos cambios y que vendran mas. Lo que ya no se si sera eso de “cambiarlo todo para que nada cambie” o si producira un resultado que nos beneficie a TODOS los humanos (dejandonos de una vez de que nos importe mas la muerte de cuatro vecinos del barrio que la de 30 escolares en Yemen, Siria o cualquier pais que “nos pille lejos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *