Científico busca congelar su cuerpo para resucitar y termina decapitado

Un ciudadano estadounidense denunció a un laboratorio criogénico por decapitar a su padre. Laurence Pilgeram, quien falleció en su casa en el estado de California en abril de 2015, debería haber sido criogénicamente preservado para el futuro, pero algo salió mal, muy mal.

En el momento de su muerte, el hombre de 90 años llevaba un brazalete especial que indicaba su voluntad de que el cuerpo fuera congelado por la empresa Alcor Life Extension, informa el medio Science Alert.

Pilgeram, un destacado bioquímico con un ávido interés por la ciencia del envejecimiento, murió a altas horas de la noche un viernes. Por desgracia, la empresa encargada de congelar su cuerpo no trabajaba durante el fin de semana

Por esta razón los empleados de la empresa se enteraron de la muerte de su cliente solamente al lunes siguiente, luego de que el cuerpo pasara el fin de semana en la morgue.

“Afortunadamente no se llevó a cabo una autopsia, lo cual eliminó cualquier daño invasivo, pero el largo retraso hizo que la congelación directa fuera la única opción”, se dice en una publicación de Alcor.

Hielo

Más tarde, los empleados de la compañía llevaron a cabo un procedimiento llamado ‘neuroseparación’ en un depósito de cadáveres. Según lo explicado por el hijo de Pilgeram, este procedimiento consiste en separar la cabeza del resto del cuerpo para congelarla.

Esta clase de preservación criogénica es más barata, pero no es la que solicitó el científico difunto: Pilgeram expresó la voluntad de que su cuerpo fuera preservado sin importar su estado físico, afirma el medio citando los documentos de la denuncia.

Más tarde, el hijo del difunto se quedó “horrorizado y consternado” al recibir un paquete inesperado de Alcor que contenía los restos cremados del cuerpo de su padre.

Hielo en el agua

En la denuncia se destaca que aparte del hecho de que los restos de Laurence Pilgeram fueron cremados sin autorización previa por parte de sus familiares, la compañía ni siquiera informó a su hijo de lo sucedido y del envío.

Por esta razón, Kurt Pilgeram, hijo del científico, denunció a la compañía Alcor por un millón de dólares por haber fallado en la preservación de todo el cuerpo de su padre.

El medio señala que los representantes de la empresa se negaron a comentar el caso con los medios de comunicación. Se estima que el juicio tendrá lugar en enero de 2019.

https://mundo.sputniknews.com/america_del_norte/201809131081945843-pierde-cabeza-ciencia-del-futuro/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.