¿Existieron hace siglos las máquinas de vapor, las pilas eléctricas y las computadoras?

A veces los impresionantes hallazgos arqueológicos y descubrimientos históricos arrojan luz sobre hechos que son difíciles de creer. Por muy increíble que parezca, nuestros antecesores no dejan de sorprendernos. ¿Acaso la gente tenía computadoras y pilas eléctricas hace miles de años?

Te ofrecemos algunos de los inventos más notables que aparecieron mucho antes de lo que se suele pensar.

Pilas eléctricas de 3.000 años

En 1939 el arqueólogo Wilhelm König  estudió una extraña pieza, descubierta durante unas excavaciones en una colina de Kujut Rabua, una aldea al sureste de Bagdad (Irak).

El artículo consistía en un recipiente de arcilla con forma de jarrón, dentro del cual había un cilindro de cobre, fijado con asfalto a la embocadura del cuello. Dentro del cilindro se encontraba una vara de hierro.

El misterioso hallazgo se conoció en el mundo como la ‘batería de Bagdad’. En efecto, el artefacto de casi tres mil años de antigüedad parecía una celda galvánica. No obstante, entonces nadie tomó en serio la extravagante hipótesis de König.

50 años más tarde un grupo de estudiantes de EEUU, dirigido por una profesora del Smith College, elaboraró una copia de la supuesta batería, llenaron el depósito con vinagre y observaron que el dispositivo podía generar 1,1 voltios de electricidad.

Más tarde los arqueólogos descubrieron otras ‘baterías’ semejantes. A partir de entonces, los investigadores trataron de determinar la función del dispositivo y articularon varias hipótesis al respecto.  En particular, suponían que las baterías servían para aplicar pan de oro sobre los artículos cerámicos, se usaban como anestésico o se colocaban dentro de estatuas de dioses para que los creyentes sufrieran un ligero choque eléctrico durante los actos religiosos.

La máquina de vapor del ingeniero helenístico

Los primeros motores de vapor se presentaron al público en siglo XVII, y fue en el año 1698 cuando del ingeniero británico Thomas Savery patentó la primera máquina.

No obstante, el matemático helenístico Herón de Alejandría describió la tecnología en su obra ‘Neumática’ que incluso contenía diseños de los dispositivos. Según el texto, fueron los antiguos griegos los que aprendieron a construir mecanismos de vapor.

El propio Herón inventó la también así llamada eolípila —una máquina constituida por una cámara de aire con tubos curvos por donde se expulsaba el vapor—. Así la parte móvil del aparato rotaba a hasta 1500 revoluciones por minuto.

La computadora de la Antigua Grecia

Otro dispositivo sorprendente que tenían los antiguos griegos era nada menos que una ‘computadora antigua’. La máquina estaba hecha de decenas de engranajes de bronce y tenía varias esferas y agujas como las de un reloj.

Este dispositivo permitía calcular las trayectorias de cuerpos celestes y adivinar las fechas de ciertos fenómenos astronómicos. El antiguo aparato se mencionó en varios textos clásicos, pero fue solo a principios del siglo XX cuando los investigadores hallaron el mecanismo a bordo de un barco romano hundido.

El buque se encontraba cerca de la isla griega de Anticitera, y por lo tanto el aparato recibió el nombre de Mecanismo de Anticitera. Los exploradores pudieron sacar solo unas partes de la computadora analógica antigua.

En el año 1959 el historiador de la ciencia británico Derek John de Solla Price creó una reconstrucción del aparato. Más tarde, los científicos crearon otros modelos más modernos, y aquí puedes observar uno:

Los expertos comprobaron que el Mecanismo de Anticitera era capaz de hacer predicciones precisas de diferentes fenómenos astronómicos.

La piedra mágica de los vikingos

Según las sagas escandinavas, los vikingos poseían la así llamada piedra del sol que les permitía orientarse en el mar. Durante muchos años la leyenda de la piedra misteriosa tampoco se tomó en serio hasta que el arqueólogo danés, Thorkild Ramskou, presentó una atrevida hipótesis.

En 1967 el investigador sugirió que la mítica piedra en efecto era un cristal de espato de Islandia. Este mineral puede separar la luz polarizada y ordinaria. Es decir, los vikingos podían usar la polarización de la luz dispersada por las nubes y por lo tanto sabían la posición del sol incluso cuando estaba nublado.

​Más tarde los exploradores hallaron un buque hundido inglés de los tiempos de Isabel I, donde junto a una brújula había un cristal de espato de Islandia. En 2011 los científicos concluyeron que los cañones del barco perturbaban el funcionamiento de la brújula, así que los marineros británicos utilizaban un cristal para navegar.

https://mundo.sputniknews.com/cultura/201809161082018486-maquinas-vapor-pilas-electricas-computadoras/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.