¿Horripilante o impresionante? Logran crear un robot con un rostro “muy humano”

Por Sputnik

Los científicos japoneses se acercan más y más a la creación de robots con expresiones faciales más realistas que mejoren su interacción con los humanos.

Su última creación —llamado Affetto— logró superar algunos de los obstáculos que no permitían crear robots con expresiones faciales realistas. Uno de los mayores problemas era la enorme asimetría y alcance de los movimientos faciales de los humanos.

Los robots también estaban restringidos por los materiales que se usaban para simular su piel y por los complicados cálculos matemáticos que son necesarios para programar sus movimientos faciales.

No obstante, un trío de científicos de la Universidad de Osaka desarrolló un nuevo método para identificar y evaluar los movimientos en la cabeza de un niño robotizado.

Con el nuevo sistema, Affetto —cuya primera versión fue estrenada en 2011—, logró expresar una mayor variedad de emociones, lo que le permitiría tener una interacción más profunda con los humanos, informa el medio Eureka Alert.

Según explicó Minoru Asada, uno de los tres creadores, la clave para controlar las caras de los androides son las deformaciones superficiales que hasta ahora fueron un gran problema.

Para solucionarlo, decidieron medir y cuantificar estas deformaciones estudiando 116 distintos puntos faciales de Affetto para determinar su movimiento en tres dimensiones.

De esta manera fueron encontradas las combinaciones de estos puntos faciales que forman las distintas expresiones y con ellas se creó un modelo matemático para cuantificar sus patrones de movimiento.

El principal autor del estudio, Hisashi Ishihara, dijo que durante mucho tiempo las caras de los robots fueron una “caja negra”, pero los nuevos hallazgos permitirán controlar con precisión los movimientos faciales e introducir expresiones más sofisticadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.