El enigma de la gran pirámide

La colección otros Mundos de Plaza y Janés, significó un antes y un después en la divulgación de las tesis alternativas.

Buena parte de estos libros no se han digitalizado, y poco a poco van desapareciendo de Las Bibliotecas al no ser demandados por desconocimiento de los lectores.

Sin duda una colección imprescindible para comprender la evolución histórica de nosotros mismos, de buscar respuestas a esas preguntas que el día a día se empeña en ocultarnos.

maestroviejo

 http://selenitaconsciente.com/

El libro El enigma de la gran pirámidefue publicada en 1971 por el autor André Pochan con el titulo original «L’ENIGME DE LA GRANDE PYRAMIDE» (© Editions Robert Laffont 1971) en la colección «Les Énigmes de l’Univers». Las pirámides 48, maravillas del antiguo mundo, han sido en todo tiempo objecto de la curiosidad de los hombres. Arqueología, Enigmas históricos, Civilizaciones desaparecidas, Misterios, Esoterismo, son los temas que encontraras en este fascinante libro.
Publicada en esta colección en junio de 1973 con una traducción por AURORA RODRIGUEZ.

El enigma de la gran piramide

Escribir y editar una nueva obra sobre las pirámides le parecerá a muchos algo inútil y superfluo, dado el gran número de autores que han tratado ya el tema. No obstante, y muy lejos de resultar innecesaria, la presente obra aporta unos puntos de vista precisos acerca de cuestiones sobre las que el misticismo, escepticismo y charlatanería han llegado a despertar las pasiones de tal modo, que han provocado una verdadera psicosis contagiosa.

Las pirámides, maravillas del mundo antiguo, han sido en todo tiempo objeto de la curiosidad de los hombres. Los autores árabes son muy prolijos sobre este tema, pero sus descripciones se han considerado siempre como pertenecientes al mundo de la fantasía. Los autores griegos y romanos, que han gozado de mayor fama de seriedad, han sido también criticados con frecuencia. Después, numerosos viajeros occidentales nos han proporcionado descripciones imprecisas, por lo que fue necesario esperar hasta la expedición a Egipto para obtener datos válidos, que los egiptólogos modernos pudieron conseguir gracias a una penosa tarea de descombrar los enormes montones de restos, que aún prosigue.

Si bien es innegable que las pirámides egipcias fueron profanadas mucho antes de la invasión árabe, no lo es menos que las más severas depredaciones las sufrieron después de Al-Mamun. El robo del ornamento de las dos grandes pirámides de Gizeh ha destruido para siempre un inestimable tesoro histórico y científico, pues, según el testimonio de los historiadores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.