Debate sobre «orígenes del islam» oculta razones modernas de conflicto chiita-suní en el mundo musulmán

Últimamente, se ha convertido en un hábito de los orientalistas apologistas del imperialismo occidental ofrecer explicaciones históricas y teológicas reduccionistas sobre el conflicto suní-chiita en la región de Oriente Medio, con el fin de encubrir las consecuencias nocivas de las intervenciones militares occidentales mal concebidas y las guerras indirectas, que han encendido las llamas del conflicto interno en el mundo islámico.

sunni shia

Los intelectuales occidentales dicen que la división sangrienta es inevitable porque así es el islam, por tanto inherente a los musulmanes. Pero olvidan que el catalizador es la intervención occidental…

Algunos autoproclamados «arabistas» de los principales medios de comunicación postulan que la división se remonta a la fundación del islam, hace 1400 años, y sostienen que el conflicto surgió durante el reinado del cuarto califa, Ali bin Abi Talib, en el siglo VII d.C.

Uno se pregunta cuál sería la explicación de los historiadores «eruditos» del islam sobre la guerra contra el terror dirigida por Estados Unidos, ya que la causa del «choque de civilizaciones» entre cristianos y musulmanes se puede encontrar en las Cruzadas cuando Ricardo Corazón de León y Saladino estaban involucrados en escaramuzas en el Levante mientras que intercambiaban cortesías.

El hecho es que, en los tiempos modernos, el conflicto suní-chiita en la región de Oriente Medio es esencialmente un conflicto político entre los autócratas árabes del Golfo e Irán por el dominio regional, que se presenta a los musulmanes laicos bajo un barniz de religiosidad.

Arabia Saudita, que ha estado compitiendo por el poder como líder del bloque suní contra el Irán liderado por los chiitas en la geopolítica regional, era ambivalente sobre la invasión de Irak por parte de la Administración Bush en 2003, desesperada por apaciguar a Washington y por no ser vista como una base territorial para el ataque estadounidense.

Fallujah

© www.countercurrents.org
La democratización de Faluya.

El régimen baazista de Saddam Hussein constituyó un baluarte árabe suní contra la influencia iraní en el mundo árabe. Pero después de que Saddam fuera expulsado del poder en 2003, y posteriormente cuando en las elecciones celebradas en Irak arrasaron los partidos dominados por chiitas, Irak ha sido dirigido desde entonces por un gobierno de mayoría chiita que se ha convertido en un firme aliado regional de Irán. En consecuencia, la esfera de influencia de Irán se extiende ahora desde el territorio contiguo de Irak y Siria hasta el Líbano y la costa mediterránea.

Además, durante la invasión de Irak en 2003, la administración Bush aprovechó las divisiones étnicas y sectarias en Irak y usó a los kurdos y chiitas contra el régimen baazista de Saddam Hussein dirigido por los sunitas. Y durante los años de ocupación, de 2003 a 2011, la minoría suní, que antes dominaba, fue marginada políticamente, lo que exacerbó aún más las divisiones étnicas y sectarias en Irak.

La familia real saudí estaba resentida por la invasión de Irán en el tradicional corazón árabe. Por lo tanto, cuando estallaron las protestas contra el gobierno sirio, dirigido por chiitas, tras los levantamientos de la primavera árabe de 2011, los Estados del Golfo, junto con sus aliados regionales suníes, Turquía y Jordania, y sus patrocinadores occidentales, militarizaron gradualmente las protestas para desmantelar el eje de resistencia iraní.

Según se informa, las milicias pro-Asad sirias están formadas por milicianos locales, así como por combatientes extranjeros chiitas del Líbano, Irak, Irán e incluso los chiitas hazara de lugares tan lejanos como Afganistán y Pakistán. Y de manera similar, yihadistas sunitas de toda la región también se han estado congregando en el campo de batalla sirio durante los últimos ocho años.

En Siria, Irak y Yemen se está librando una guerra suní-chiita a gran escala, que obviamente tendrá sus repercusiones en todo el mundo islámico, donde los musulmanes suníes y chiitas han coexistido en relativa paz durante siglos.

No obstante, con el fin de crear una apariencia de objetividad y justicia, los responsables políticos y analistas estadounidenses siempre están dispuestos a aceptar la culpa de los errores del pasado lejano que no tienen relación con su política actual; sin embargo, cualquier hecho que afecte a su política actual se deja de lado, convenientemente.

En el caso de la creación del Estado islámico, por ejemplo, los analistas políticos estadounidenses están dispuestos a admitir que la invasión de Irak en 2003 fue un error que radicalizó la sociedad iraquí, exacerbó las divisiones sectarias y dio origen a una implacable insurgencia suní contra las políticas duras y discriminatorias del gobierno iraquí dirigido por los chiitas.

ISIS obama

Del mismo modo, los comentaristas políticos de la era de la Guerra contra el Terror también aceptan «generosamente» el hecho de que la política de la era de la Guerra Fría de apoyar a Al Qaeda y a miríadas de afganos llamados «luchadores por la libertad» contra la antigua Unión Soviética fue un error, porque todos esos hechos consumados no tienen ninguna relación con su política actual.

Sin embargo, los medios de comunicación tradicionales olvidan convenientemente que la creación del Estado Islámico y de una miríada de otros grupos yihadistas árabes sunitas en Siria e Irak tiene tanto que ver con la invasión unilateral de Irak en 2003 bajo la administración republicana de Bush como con el legado de la administración demócrata de Obama que financió, armó, entrenó y legitimó internacionalmente a los militantes suníes contra el gobierno sirio liderado por los chiitas tras los levantamientos de la Primavera Árabe en el Medio Oriente y el norte de África.

De hecho, la causa próxima detrás del surgimiento del Estado islámico, el Frente al-Nusra, Ahrar al-Sham, Jaysh al-Islam y muchos otros grupos yihadistas árabes sunitas en Siria e Irak fue la política de intervención de la administración Obama a través de sus representantes en Siria.

La frontera entre Siria e Irak es muy porosa y está mal protegida. La política de la administración Obama de apoyar a los militantes contra el gobierno sirio estaba destinada a tener sus consecuencias negativas en Irak tarde o temprano. Por lo tanto, tan pronto como el Estado islámico consolidó sus ganancias en Siria, invadió Mosul y Anbar en Irak a principios de 2014, de donde Estados Unidos había retirado la mayoría de sus tropas sólo un par de años antes, en diciembre de 2011.

Aparte de Siria e Irak, otros dos puntos álgidos del conflicto suní-chiita en la región de Oriente Medio son Bahrein y Yemen. Cuando estallaron protestas pacíficas contra la monarquía suní en Bahrein por parte de la población mayoritaria chiita tras los levantamientos de la Primavera Árabe en 2011, Arabia Saudita envió miles de tropas al otro lado de la frontera para sofocar el levantamiento.

Yemen Saudi Raid

Niños, víctimas del conflicto en Yemen.

Del mismo modo, cuando los hutíes, apoyados por Irán, que son, religiosamente, también una rama del islam chiita, invadieron Sana’a en septiembre de 2014, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos organizaron otra ofensiva mal concebida dirigida por los suníes contra la milicia hutí en Yemen, en marzo de 2015. La profunda implicación -en términos de logística, dirección de operaciones en el campo de batalla y personal- de las fuerzas militares occidentales en esa guerra pone de manifiesto el enfoque fundamentalmente equivocado de la búsqueda de «causas fundamentales en el islam» para el «conflicto suní-chiita en Oriente Medio», que en la era actual no puede separarse de los intereses geopolíticos occidentales en la región.

La naturaleza del conflicto en Yemen es sectaria hasta el punto de que, el año pasado, la rama yemení del líder de al-Qaeda, Qasim al-Raymi, afirmó que al-Qaeda había estado luchando mano a mano con la alianza liderada por Arabia Saudita contra los rebeldes apoyados por Irán durante los últimos tres años.

Sin embargo, la revelación no sorprende porque, después de todo, la franquicia oficial de al-Qaeda en Siria, el Frente al-Nusra, también ha estado luchando mano a mano con la llamada oposición siria «moderada» contra el gobierno sirio durante los últimos ocho años de la guerra subsidiaria siria.

Además, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Pakistán, 509 musulmanes chiitas, pertenecientes al grupo étnico hazara, han sido asesinados en la ciudad occidental de Quetta desde 2013. Aunque un grupo de militantes sectarios con base en el sur del Punjab, Lashkar-e-Jhangvi, frecuentemente se hace responsable de la masacre de Hazaras en Quetta, tales afirmaciones son a menudo engañosas.

El centro del poder de Lashkar-e-Jhangvi se encuentra principalmente en el Punjab, mientras que la metrópoli provincial de la provincia de Baluchistán, Quetta, que se encuentra a casi tres horas en coche de la frontera de Af-Pak en Chaman, se considera el centro de las actividades de los talibanes.

us soldiers afghanistan

Después de la invasión y ocupación norteamericana de Afganistán en 2001 con la ayuda de la Alianza del Norte, los máximos dirigentes de los talibanes se establecieron principalmente en Quetta y sus zonas rurales adyacentes y en los campos de refugiados afganos, por lo que se les llama talibanes de Quetta Shura.

Para entender la casus belli del conflicto talibán-hazara, cabe señalar que los dirigentes de la etnia hazara siempre se han puesto del lado de la Alianza del Norte, dirigida por tayikos y uzbekos, contra los talibanes dirigidos por los pashtunes.

Los talibanes han cometido varias masacres del pueblo hazara en Afganistán, especialmente tras la masacre de 3.000 prisioneros talibanes perpetrada en 1997 por el señor de la guerra uzbeko Abdul Malik Pahlawan en Mazar-i-Sharif. Posteriormente, miles de hazaras fueron masacrados por los talibanes en la misma ciudad en agosto de 1998 por traicionar a los talibanes.

El pueblo hazara es un grupo étnico uzbeko, de lengua darí (persa afgana), originario de la región de Hazarajat, en el centro de Afganistán, pero aproximadamente 600.000 hazaras también viven en Quetta, Pakistán. Aunque el conflicto entre los talibanes y los hazaras pueda parecer religioso y sectario, las verdaderas razones del conflicto son de naturaleza política, como ya he descrito.

Ahora, cuando el fuego de la lucha intersectaria está ardiendo en varios frentes diferentes en Oriente Medio y las comunidades suníes y chiitas están siendo testigo de una despiadada matanza de sus hermanos en Siria, Irak, Yemen, Bahrein, Afganistán y Pakistán, es absurdo buscar las causas del conflicto en la teología y la historia medieval. Si los musulmanes suníes y chiitas estaban tan sedientos de sangre unos de otros desde la fundación del islam, ¿cómo es posible que sobrevivieran como grupos sectarios distintos durante 1400 años?

El hecho es que, en los tiempos modernos, los fenómenos del radicalismo islámico, el yihadismo y el consiguiente conflicto suní- chiita son tan antiguos como la yihad soviética-afgana de los años ochenta, cuando las potencias occidentales, con la ayuda de sus aliados regionales, entrenaban y armaban a los yihadistas afganos para combatir a las tropas soviéticas en Afganistán.

Sin embargo, es más significativo que la guerra entre Irán e Iraq entre 1980 y 1988 entre los suníes y los baazistas de Irak, y un Irán liderado por los chiitas después de la revolución Jomeini de 1979, generaron acrimonia y hostilidad entre las comunidades suníes y chiitas de la región por primera vez en la historia moderna.

Y finalmente, el conflicto se ha exacerbado aún más tras los levantamientos de la Primavera Árabe de 2011, cuando las potencias occidentales y sus Estados clientes regionales aprovecharon una vez más la oportunidad y apoyaron a los militantes contra el gobierno nacionalista árabe de Gadafi en Libia y contra la administración de Assad liderada por los baazistas en Siria.

https://es.sott.net/article/64775-Debate-sobre-origenes-del-islam-oculta-razones-modernas-de-conflicto-chiita-suni-en-el-mundo-musulman

1 comentario en “Debate sobre «orígenes del islam» oculta razones modernas de conflicto chiita-suní en el mundo musulmán

  1. Puede… pero esas divisiones ¿de donde proceden?

    En el caso de Iran

    Iran fue sometidos a sangre y fuego pero la venganza de los Parsis fue…. transformar el islam y elegir soñar con Ali y el Madhi

    ¿D e donde procede ese sueño? Del Zoroastrismo es la adaptacion persa del islam O dicho de otro modo la venganza de los Parsis asesinados en masa

    Pero al islam no le gustan las versiones que no sean..de los guardianes de la Meca y Medina es decir de los Saud y como los Chia son herejes pues duro con ellos
    Incluso en el Este de Arabia saudi; Duro con ellos

    Esta en juego el Califato ?Quien Gobernara?¿Los Shunns o los Chia ?¿Arabia o Iran? y otro dato ese conflicto esconde otro conflicto racista Aquel dicho arabe «Allah se equivoco al crear a las moscas y a los persas» todo muy bonico

    Que los conflictos se utilizan por terceros obvio En su propio beneficio es un juego de geopolitica pura y dura

    Ahora mismo el Califato esta vacante pero tiene tres pretendientes Arabia Iran y Turquia A la greña están.

    Turquia y Arabia con bombas atomicas unos enviadas por lso Pakis los otros ,,las de la base-rehen de icirclik ) Iran no se sabe no contesta ¿tendrá?

    Al final el Islam refleja y perpetua lo peor de las costumbres tribales de la arabia del siglo 8º

    y dig o lo peor porque Mahoma era d elo peorcito de aquella sociedad

    Valga un ejemplo ( no entro en lo d e la pederastia con la niña Aisha, no entro con lo de tirarse al amujer de su hijo, no entro …etc) voy a un dato concreto

    Una de las tribus arabes no tenia jeque tenia Jequesa Mahoma les conmino a repudiarla pero esa tribu se nego Estaban contentos con sus jequesa

    ¿Que hizo mahoma masacró la tribu y a la jequesa la ataron a cuatro camellos y la descuartizaron viva

    Obviamnete eso queire decir que y a por entonces habia arabes mas avanzados que Mahoma y sus muslims ya que no les parecia mal tener jequesa

    Por eso digo que el Islam y la sharia perpetuan lo peorcito de aquella sociedad (hay abundantes ejemplos en la vida de Mahoma)

    y otro dato ¿quien pago/ financio el surgir del islam? De eso no se habla, el islam se fiancio como un enmigo del cristianismo, para destri¡uir los reinos cristianos de Medio oriente norte de Africa y…europa un encargo que… ¿todavia tienen?

    si queiren saber quienes, pues solo hay que ver un dato: la Alqibla ( las genuflexiones ) No se hacian al principio en direccion a la Meca se hacian en direccion a…Jerusalem

    Si gustan pueden Vds sumar dos mas dos

    Ah y si alguien quiere leer los libros de Disraeli tendra muchos mas datos de para que y a quien, servian los muslims (esten prevenidos estan en ingles y son un toston)

    Lo mismo es que… seguimos igual ¿no?

    Salu2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.