¿Pueden los robots tener un verdadero sentido del yo? Los científicos están progresando.

Tener un sentido de sí mismo está en el corazón de lo que significa ser humano. Sin ella, no podríamos navegar, interactuar, empatizar o, en última instancia, sobrevivir en un mundo de otros cambiante y complejo.Necesitamos un sentido del yo cuando tomamos medidas, pero también cuando estamos anticipando las consecuencias de acciones potenciales, por nosotros mismos o por otros.

Dado que queremos incorporar robots a nuestro mundo social, no es de extrañar que crear un sentido del yo en la inteligencia artificial (IA) sea uno de los objetivos finales de los investigadores en este campo. Si estas máquinas van a ser nuestros cuidadores o compañeros, inevitablemente deben tener la capacidad de ponerse en nuestros zapatos. Si bien los científicos todavía están muy lejos de crear robots con un sentido del yo humano, se están acercando.

Los investigadores detrás de un nuevo estudio, publicado en Science Robotics , han desarrollado un brazo robótico con conocimiento de su forma física, un sentido básico de sí mismo. Este es sin embargo un paso importante.

No existe una explicación científica perfecta de lo que constituye exactamente el sentido humano del yo. Los estudios emergentes de la neurociencia muestran que las redes corticales en las áreas motoras y parietales del cerebro se activan en muchos contextos donde no nos estamos moviendo físicamente. Por ejemplo, escuchar palabras como «picar o patear» activa las áreas motoras del cerebro. Lo mismo ocurre al observar a alguien más actuando.

La hipótesis que surge de esto es que entendemos a los demás como si nosotros mismos estuviéramos actuando, un fenómeno que los científicos denominan » simulación encarnada «. En otras palabras, reutilizamos nuestra propia capacidad de actuar con nuestros recursos corporales para atribuir significados a las acciones u objetivos de otros. El motor que impulsa este proceso de simulación es un modelo mental del cuerpo o del yo. Y eso es exactamente lo que los investigadores están tratando de reproducir en las máquinas.

El yo fisico

El equipo detrás del nuevo estudio utilizó una red de aprendizaje profundo para crear un auto modelo en un brazo robótico a través de datos de movimientos aleatorios. Es importante destacar que la IA no recibió ninguna información sobre su forma geométrica o su física subyacente, sino que aprendió gradualmente a medida que se movía y tropezaba con las cosas, de manera similar a como un bebé aprende sobre sí mismo al observar sus manos.

Luego podría usar este modelo que contiene información sobre su forma, tamaño y movimiento para hacer predicciones relacionadas con estados futuros de acciones, como recoger algo con una herramienta.Cuando los científicos hicieron cambios físicos en el brazo del robot, las contradicciones entre las predicciones del robot y la realidad hicieron que el ciclo de aprendizaje comenzara de nuevo, lo que permitió que el robot adaptara su auto modelo a la nueva forma de su cuerpo.

Nos vemos igual, pero sabemos que somos diferentes. Phonlamai Photo / Shutterstock

Si bien el presente estudio utilizó un solo brazo, también se están desarrollando modelos similares para robots humanoides a través del proceso de autoexploración (doblado balbuceo sensorial), inspirado en estudios de psicología del desarrollo.

El yo completo

Aun así, un sentido robótico del yo no se acerca al humano. Como una cebolla, nuestro yo tiene varias capas misteriosas . Estos incluyen la capacidad de identificarse con el cuerpo, ubicarse dentro de los límites físicos de ese cuerpo y percibir el mundo desde la perspectiva visuoespacial de ese cuerpo. Pero también implica procesos que van más allá de esto, incluida la integración de la información sensorial, la continuidad en el tiempo a través de los recuerdos, la agencia y la propiedad de las propias acciones y la privacidad (las personas no pueden leer nuestros pensamientos).

Si bien la búsqueda de crear un sentido robótico del yo que abarca todas estas múltiples capas aún está en su infancia, se están creando bloques de construcción como el esquema corporal demostrado en el nuevo estudio.También se pueden hacer máquinas para imitar a otros y predecir las intenciones de los demás o adoptar su perspectiva. Tales desarrollos, junto con la creciente memoria episódica, también son pasos importanteshacia la construcción de compañeros robóticos socialmente cognitivos.

Curiosamente, esta investigación también puede ayudarnos a aprender más sobre el sentido humano del yo. Ahora sabemos que los robots pueden adaptar su modelo físico cuando se realizan cambios en sus cuerpos. Una forma alternativa de pensar esto es en el contexto del uso de herramientas por parte de los animales, donde diversos objetos externos se acoplan al cuerpo (palos, tenedores, espadas o teléfonos inteligentes).

Los estudios de imágenes muestran que las neuronas activas durante el agarre de la mano en monos también se activan cuando agarran con unas pinzas , como si las alicates fueran ahora los dedos. La herramienta se convierte en una parte del cuerpo y el sentido físico del yo ha sido alterado. Es similar a cómo consideramos al avatar en la pantalla como a nosotros mismos mientras jugamos videojuegos.

Una idea intrigante propuesta originalmente por el neurocientífico japonés Atsushi Iriki es que la capacidad de incorporar literalmente objetos externos en el cuerpo y la capacidad de objetivar otros cuerpos como herramientas, son dos caras de la misma moneda . Cabe destacar que esta distinción borrosa requiere la aparición de un concepto virtual: el yo, que actúa como marcador de posición entre el sujeto / actor y los objetos / herramientas. Ajustar el yo al agregar o quitar herramientas puede, por lo tanto, ayudarnos a probar cómo funciona este yo.

Los robots que aprenden a usar herramientas como una extensión de sus cuerpos son bancos de pruebas fértiles para validar tales datos y teorías emergentes de la neurociencia y la psicología. Al mismo tiempo, la investigación conducirá al desarrollo de máquinas cognitivas más inteligentes que trabajen para nosotros y con nosotros en diversos dominios.

Quizás este sea el aspecto más importante de la nueva investigación. En última instancia, reúne a la psicología, la neurociencia y la ingeniería para comprender una de las preguntas más fundamentales de la ciencia: ¿Quién soy yo?

https://theconversation.com/can-robots-ever-have-a-true-sense-of-self-scientists-are-making-progress-112315

1 comentario en “¿Pueden los robots tener un verdadero sentido del yo? Los científicos están progresando.

  1. Es mas facil el desarrollo de robots para tareas especificas, estan reemplazando humanos en muchos puestos de trabajo. Ya se ve a humanos trabajando como ayudantes de robots

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.