CEDER ANTE ESTADOS UNIDOS? LA UNIÓN EUROPEA MATA SU PROPIA «LISTA NEGRA» DE LAVADO DE DINERO DESPUÉS DE LAS CRÍTICAS DE WASHINGTON

Los gobiernos de los estados miembros de la Unión Europea han rechazado ‘por unanimidad’ una lista negra de países que no han abordado el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. El periódico citó cuatro territorios de los Estados Unidos y fue criticado por Washington.

El Consejo de la Unión Europea ha «decidido por unanimidad rechazar» la lista de «terceros países de alto riesgo», un documento que requeriría que los bancos y las instituciones financieras que operan en Europa «estén más atentos y realicen controles adicionales en el contexto» de transacciones que involucran a estas naciones.

El documento en cuestión fue redactado por la Comisión Europea y se suponía que identificaba a las naciones que «tienen deficiencias estratégicas en sus regímenes contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo», que podrían plantear «amenazas importantes» para el sistema financiero del bloque.

Sorprendentemente, hasta cuatro territorios de los Estados Unidos (Samoa Americana, Guam, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos) se encontraron en la lista. Fueron colocados junto a unas dos docenas de países, en su mayoría asiáticos y africanos, incluidos los que sufren agitación política y económica, así como conflictos armados, como Siria, Yemen o Libia.

Un informe de 35 páginas que acompañaba el borrador de la lista acusaba a los territorios de los EE. UU. Nombrados de tener, entre otras cuestiones, una legislación de evasión fiscal laxa y la falta de medidas de control legalmente vinculantes, que permitirían identificar a los beneficiarios finales de diversas transacciones financieras. «Gran parte de los sectores de alto riesgo … no están regulados», dijo el informe, enumerando los cuatro territorios de Estados Unidos entre las 11 naciones que tienen «deficiencias estratégicas» particularmente graves.

Este desarrollo enfureció a Washington. El Tesoro de los Estados Unidos se apresuró a emitir una declaración condenatoria el mismo día en que la Comisión Europea publicó el borrador de la lista. La declaración acusó a la UE de ser superficial en su evaluación y se quejó de que las autoridades europeas habían «fallado» en proporcionarle a los Estados Unidos «cualquier oportunidad significativa para cuestionar su inclusión» o «discutir con la Comisión Europea su base para incluir a los Estados Unidos enumerados». territorios.»

Washington luego declaró que rechaza rotundamente las conclusiones de la Comisión Europea y «no espera» que ninguna institución financiera de los EE. UU. Tenga en cuenta este documento en sus políticas y procedimientos.

En una extraña coincidencia, semanas después, el Consejo de la Unión Europea, que está compuesto por los ministros que representan a los 28 miembros de la UE, justificó su decisión de rechazar el documento con los argumentos que parecían sorprendentemente similares a los empleados por el Tesoro de los Estados Unidos.

El Consejo «no puede apoyar la propuesta actual que no se estableció en un proceso transparente y resistente que incentive activamente a los países afectados a tomar medidas decisivas y al mismo tiempo respetar su derecho a ser escuchado», dice su declaración. También exigió que la Comisión Europea elaborara una nueva lista que abordara estas preocupaciones, aparentemente implicando que primero debería discutir la situación con todas las partes afectadas antes de agregarlas a la lista, precisamente lo que Washington quería.

En otro desarrollo, el Consejo también había rechazado la propuesta de la Comisión de colocar a Arabia Saudita en la «lista negra», alegando que las deficiencias dentro del régimen de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo de Riyadh «no se establecieron en un proceso transparente y creíble».

La decisión de eliminar de la lista al principal aliado de Washington del Medio Oriente también se produjo después de que los saudíes expresaron explícitamente su oposición a la medida, argumentando que podría «crear dificultades en los flujos de comercio e inversión entre el Reino y la Unión Europea».

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.