El divino Platón: el filósofo que nació de una virgen y que fue nutrido por abejas de bebé

Platón no es sólo reconocido por ser el filósofo más importante de Occidente, los lectores que a lo largo de la historia han leído su griego han notado que su prosa se distingue por una cierta cualidad hipnótica, una musicalidad y contundente poder expresivo. Mientras que es discutible si su alumno Aristóteles fue más importante como pensador, sobre todo por su lógica, es difícil disputar que como escritor ningún otro filósofo de la antigüedad se le compara.

La vida de Platón, como suele suceder con personas de tan sobresaliente genio, está envuelta en ciertas leyendas. Una de ellas lo liga con Apolo y sostiene que Platón es en realidad el hijo de Apolo, pues su madre Perictione fue impregnada en una visión o en un sueño por el dios. Algunos autores hablan sólo de un sueño ominoso en el que se presentó Apolo, ya sea a su madre o su padre Aristón. Encontramos en Jerónimo, el traductor de la Biblia del griego y el hebreo al latín (la Vulgata), esta afirmación: «el príncipe de la sabiduría nació de una mujer virgen», curiosamente se refiere a Platón y no a Jesús, siguiendo la vieja leyenda, aparentemente difundida por el propio sobrino de Platón, Speusippus, de que fue Apolo quien impregnó a su madre Perictione con su «figuratio». También existe la leyenda de que Pitágoras era el hijo de Apolo y tenía un muslo de oro.

Otra de las leyendas platónicas es contada por Aelianus en su Varia Historia de esta manera:

Sabe que Perictiones solía llevar a Platón en sus brazos. Cuando Aristón, su padre, estaba sacrificando a las musas o a las ninfas en el Himeto, el resto de la familia estaba presente para la adoración y Periction colocó a Platón cerca de unos mirtos profusos. Cuando dormía, un enjambre de abejas colocó un poco de miel de Himeto en sus labios y zumbó su canción alrededor de él, así presagiando el poder de su palabra.

El Monte Himeto, al sur de Atenas, era famoso por ser el lugar donde se producía la más deliciosa miel y la más suave cera. Al sacrificar a las musas o a las ninfas, el padre de Platón estaba también dirigiéndose a Apolo, con quien están asociadas. La relación entre Platón y Apolo es un tema fascinante y es posible que el filósofo haya sido devoto de esta divinidad principalmente. Por su parte, Valerius Maximus sugiere que las abejas eran agentes de las musas. El zumbido de las abejas, un sonido que se repite rítmicamente y que puede llegar a incrementarse frenéticamente, fácilmente correlaciona con ciertos estados de posesión o manía como el que ocurría en los oráculos. Platón mismo habla de las cigarras como «espías de las musas» en el Fedro y pinta una escena en la que Sócrates es poseído por la manía divina en el calor de la mañana, cerca de una fuente de agua y mientras cantaban las cigarras.

Las historias de poetas que son nutridos por la miel de abejas en su infancia es frecuente. Se dice también de Pindaro y luego se dirá de Virgilio. Algunos autores creen que podría ser una apropiación literal de lo que dice Homero de Néstor, quien, según el poeta, tenía una voz meliflua.  Por otro lado es posible que la historia tenga su origen en el conocido mito del nacimiento de Zeus en una cueva en Creta en la que fue nutrido por la miel de unas abejas, a las cuales luego recompensaría haciéndolas del color del oro. La relación entre las abejas y la divinidad o la realeza es un tema que aparece recurrentemente en numerosas culturas.

Platón tradicionalmente ha sido llamado «el divino» y su persona ha sido reconocida tanto por la tradición platónica -y en algunos casos también por la cristiana- como una irradiación del Logos, de la inteligencia divina. Más allá de estas leyendas, es indudable que en Platón tenemos uno de los puntos más altos a los que ha llegado el pensamiento humano. Platón es el gran educador de la mente occidental, el filósofo que sembró en la conciencia colectiva los tres valores trascendentales: el bien, la verdad y la belleza. Es sólo en los últimos 150 años que su pensamiento ha dejado de dominar y guiar a las personas. Quizá parte del «malestar de la cultura», de nuestra pérdida de sentido y demás, se debe a la desplatonización del mundo.

https://pijamasurf.com/2019/05/el_divino_platon_el_filosofo_que_nacio_de_una_virgen_y_que_fue_nutrido_por_abejas_de_bebe/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.