ENSYAN CASCO ELÉCTRICO PARA TRATAR LA DEPRESIÓN.

La depresión es un trastorno mental muy frecuente que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre las líneas de investigación para tratar este trastorno se encuentran frentes abiertos como el Prozac nasal o una pastilla con potencial para curar esta afección, el dolor y la obesidad. Ahora, una nueva técnica contra la depresión ha llegado a España: el casco que reinicia el cerebro con descargas eléctricas.

El tratamiento en cuestión se basa en una estimulación magnética transcraneal (TMS, por su denominación en inglés) que recibe el paciente a través de un casco. “Se trata de una técnica de neuroestimulación no invasiva que consiste en la aplicación de impulsos electromagnéticos sobre una zona muy concreta del cerebro, mediante un casco que se apoya sobre el cuero cabelludo”, explica a EL ESPAÑOL Guglielmo Foffani, investigador del Centro Integral de Neurociencias AC HM CINAC, ubicado en el Hospital Universitario HM Puerta del Sur.

El experto desarrolla sobre el funcionamiento de este tratamiento que “pasa corriente eléctrica a través de un casco de estimulación generando un campo magnético que, a su vez, induce una corriente en la zona del cerebro que se quiere estimular, activando las neuronas”. La activación repetida de las neuronas, expone, “puede inducir efectos de plasticidad a largo plazo, reduciendo o aumentando la excitabilidad de los circuitos cerebrales en función de los protocolos de estimulación que se utilicen”.

Para el investigador, es “un buen tratamiento”. En HM CINAC ya lo ofrecen a los pacientes. “En la depresión se ha demostrado que existe un desequilibrio en la excitabilidad de los circuitos de las cortezas frontales. La aplicación de sesiones repetidas de TMS puede reequilibrar la excitabilidad de esos circuitos, mejorando los síntomas de la depresión”, explica en referencia al éxito de este tratamiento.

En este sentido, el investigador de HM Hospitales explica que hay varios ensayos clínicos multicéntricos que han demostrado la eficacia de la TMS para la depresión fármaco-resistente, lo que ha llevado a la aprobación de este tratamiento por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA por sus siglas en inglés).

Pero eso no significa que funcione en el 100% de los pacientes. “El objetivo de los ensayos clínicos es justamente demostrar que un tratamiento real sea más eficaz que un tratamiento placebo”, aclara el especialista. “La eficacia de la TMS para depresión es superior a un efecto placebo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.