Este horno se usó para hacer pan mucho antes del descubrimiento de la agricultura

De todos los misterios a los que se enfrenta la humanidad, quizá el más paradójico sea nuestro pasado. A pesar de que hemos sido la misma especie desde hace miles de años, a pesar de que nuestra existencia en este mundo se ha conservado desde entonces ininterrumpidamente, a pesar de que en esencia el ser humano es el mismo ahora que aquel que cobró conciencia de sí en tiempos remotos, a pesar de todo ello, hay muchas regiones de nuestro propio pasado que nos son desconocidas y sobre las cuales se alza una bruma de ignorancia que todo lo cubre.

En ese sentido, hay ideas que usualmente aceptamos más por comodidad que por certeza, sobre todo aquellas que implican un salto cualitativo para el progreso de la civilización.

¿Pero qué pasaría si mucho de lo que nos hemos contado hasta ahora de nuestro pasado no es cierto o requiere de precisiones significativas?

Recientemente se dio a conocer el hallazgo de un horno con una antigüedad de aproximadamente 14 mil años en una región bien conocida por los arqueólogos denominada Shubayqa 1, en las inmediaciones de Jawa, en el noreste de Jordania. Por investigaciones previas se sabe el asentamiento de Jawa es el más antiguo de Jordania, pues data de al menos el cuarto milenio antes de nuestra era. Sus pobladores tenían conocimiento de la vida urbana e incluso del comportamiento de los ríos.

Sin embargo, el horno en cuestión sugiere una historia alterna. De acuerdo con el hallazgo realizado por Amaia Arranz Otaegui de la Universidad de Copenhague, al parecer pudo haber otro grupo dedicado fundamentalmente a la recolección y la caza y cuyos integrantes al parecer no conocían la agricultura, pero tenían la organización necesaria para establecerse en una protovilla dotada de un centro urbano.

Lo sorprendente fue que al analizar los restos del horno mencionado con un microscopio de electrones, Arranz Otaegui y su equipo identificaron restos de granos utilizados en la elaboración de una hogaza de pan.

Por el momento no se sabe más, pero la estructura celular de los restos sugiere que los granos empleados pudieron haber sido centeno, mijo o escaña (Triticum monococcum), una variedad salvaje de trigo ahora casi extinta pero consumida ampliamente en la antigüedad en Europa y el Medio Oriente.

Entre otras preguntas, este descubrimiento cuestiona la línea de tiempo en donde el desarrollo de la agricultura ocurre en la historia primero que la invención de la panadería. De confirmarse este hallazgo, la comunidad de Shubayqa 1 elaboraba pan casi 10 mil años antes de que la especie humana domesticara los granos.

Cabe preguntarse cuántos otros sucesos de nuestro pasado los creemos sucesivos, cuando quizá ocurrieron de forma paralela o de una manera caótica que ni siquiera imaginamos.

https://pijamasurf.com/2019/08/este_horno_se_uso_para_hacer_pan_mucho_antes_del_descubrimiento_de_la_agricultura/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.