El centro de la Vía Láctea explotó cuando antiguos ancestros humanos caminaban por la Tierra

CNN) — Hace unos 3,5 millones de años, una gigantesca erupción de energía surgió del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. La radiación que emitió estalló en dos conos energizados que eran tan poderosos que el impacto se sintió a 200.000 años luz de distancia.

La bengala, llamada bengala Seyfert, comenzó pequeña, cerca del centro de la galaxia que está dominada por un agujero negro supermasivo. Cuando los conos se formaron y se abrieron paso a través de la galaxia, se expandieron.

La llamarada se sintió en la Corriente de Magallanes a 200.000 años luz de distancia, un rastro de gas de galaxias enanas cercanas como las Grandes y Pequeñas Nubes de Magallanes.

¿Qué podría desencadenar una explosión tan grande? Los investigadores creen que fue una actividad nuclear conectada al agujero negro. El agujero negro se llama Sagitario A, o Sgr A*. En comparación con nuestro sol, el agujero negro es 4,2 millones de veces más masivo.

Los investigadores pudieron usar datos del telescopio espacial Hubble para comprender y calcular la explosión. Sus hallazgos se publicarán en The Astrophysical Journal.

“La bengala debe haber sido un poco como la luz de un faro”, dijo Joss Bland-Hawthorn, autor del estudio y profesor de la Universidad de Sydney y el Centro ARC de Astrofísica All Sky en 3 Dimensiones, llamado ASTRO 3D. “Imagina la oscuridad, y luego alguien enciende el faro de un faro por un breve período de tiempo”.

Una representación de las explosiones masivas de radiación ionizante que explotan desde el centro de la Vía Láctea e impactan en la Corriente de Magallanes.

Los investigadores determinaron que la explosión ocurrió hace 3,5 millones de años, aproximadamente cuando los ancestros humanos antiguos como los australopithecus estaban en África. La colisión de asteroides que condujo a la extinción de los dinosaurios ocurrió 63 millones de años antes.

La explosión duró unos 300.000 años.

“Este es un evento dramático que sucedió hace unos millones de años en la historia de la Vía Láctea”, dijo Lisa Kewley, coautora del estudio y directora de ASTRO 3D. “Una explosión masiva de energía y radiación salió directamente del centro galáctico y del material circundante. Esto muestra que el centro de la Vía Láctea es un lugar mucho más dinámico de lo que habíamos pensado anteriormente. Es una suerte que no estemos residiendo ahí”.

Esta investigación sigue el trabajo previo de Bland-Hawthorn estableciendo que el evento explosivo estaba relacionado con la actividad del agujero negro, en lugar de un estallido nuclear. Pero los investigadores reconocieron que se necesitarán investigaciones futuras para ayudar a determinar más sobre la evolución de los agujeros negros y cómo ese comportamiento puede influir en las galaxias.

“Estos resultados cambian drásticamente nuestra comprensión de la Vía Láctea”, dijo Magda Guglielmo, coautora del estudio de la Universidad de Sydney. “Siempre pensamos en nuestra galaxia como una galaxia inactiva, con un centro no tan brillante. En cambio, estos nuevos resultados abren la posibilidad de una reinterpretación completa de su evolución y naturaleza. La llamarada que ocurrió hace tres millones de años fue tan poderoso que tuvo consecuencias en el entorno de nuestra galaxia. Somos testigos del despertar de la bella durmiente”.

El centro de la Vía Láctea explotó cuando antiguos ancestros humanos caminaban por la Tierra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.