Los abuelos nunca mueren, se vuelven invisibles

Los abuelos nunca mueren, se vuelven invisibles … todos deben leer esto, es realmente muy reconfortante

Los abuelos nunca mueren, se vuelven invisibles y duermen para siempre en lo profundo de nuestro corazón. E incluso hoy, los extrañamos y daríamos cualquier cosa por escuchar sus historias, sentir sus caricias y mirar esos ojos llenos de infinita ternura.

Si bien los abuelos tienen la alegría de vernos nacer y crecer como un hecho de la vida, debemos ser testigos de cómo envejecen y se despiden de este mundo. La muerte de un abuelo suele ser la primera despedida que tendremos que enfrentar en nuestra infancia.

Los abuelos, que asumen el papel activo de criar a sus nietos, dejan huellas en sus espíritus, legados que los acompañarán de por vida como semillas del amor eterno durante los días en que se vuelven invisibles.

Hoy en día es muy común ver a los abuelos participar en la crianza de sus nietos. Representan una red de apoyo invaluable en las familias de hoy. Sin embargo, los niños sienten muy bien que el papel de los abuelos es diferente al de sus padres.

 

Es común que los abuelos y nietos desarrollen un vínculo muy especial, profundo e íntimo, por lo que la pérdida de los abuelos puede ser muy impactante y delicada en la personalidad de un niño o adolescente. Deseamos reflexionar sobre este tema con ustedes.

Decir adiós a los abuelos: la primera experiencia con la pérdida

Para algunos de los que hemos llegado a la edad adulta a tener a nuestros abuelos a nuestro lado, hemos tenido un verdadero privilegio; sin embargo, otros tuvieron que enfrentar su muerte cuando aún estaban en la primera infancia, cuando los niños todavía no entienden una pérdida como esta. Toda la magnitud. Por lo general, los adultos no pueden explicar completamente lo que sucedió e intentar suavizar la muerte como si “no duela”.

Los adultos deben explicar las cosas claramente a sus hijos y deben decirles la verdad, este es el consejo de los pedagogos. Por supuesto, es necesario saber adaptar las noticias a su edad. Sin embargo, uno debe evitar cometer el error de muchos padres en la prevención de la última despedida del niño con su abuelo en el hospital, o andar por las ramas con metáforas como que “el abuelo está en una estrella o está durmiendo en la cama”. cielo”.

  • Debemos ayudar al niño a entender la muerte de manera simple y sin metáforas para que no se formen conceptos erróneos. Si le decimos que el abuelo se ha ido, es probable que la pregunta del niño sea cuándo regresará.
  • Si estamos tratando de explicar al niño la muerte desde una perspectiva religiosa, es necesario enfatizar en el hecho de que el fallecido no va a “regresar”.
  • Las explicaciones deben ser muy breves, simples y directas, recuerde que una mente joven solo puede absorber cantidades limitadas de información. También es importante que los adultos no oculten sus sentimientos y lágrimas ante los ojos de los niños.
  • Debemos enseñarles que la muerte no es tabú. Es necesario desahogarnos por la pérdida de un ser querido, debemos sufrir y hablar de él libremente. Los niños lo harán en el momento adecuado y cuando comprendan mejor estos eventos desafortunados, mientras tanto, debemos ser sus facilitadores.
  • Tenemos que estar atentos al hecho de que los niños nos harán muchas preguntas y estas solicitudes requieren respuestas inteligentes y precisas. La pérdida de abuelos en la infancia o la adolescencia siempre será un asunto muy complejo, y lo mejor que puede hacer en este momento es llorar con toda la familia y tener mucho cuidado con cualquier pregunta o necesidad de sus hijos.

Incluso si no lo son, están muy presentes.

  • Incluso si no lo son, los abuelos siempre están en nuestras vidas, en esos lugares comunes que compartimos con nuestra familia e incluso en la herencia oral que ofrecemos a las nuevas generaciones. A los nuevos nietos o bisnietos que no pudieron conocer al abuelo o la abuela.
  • Los abuelos tomaron nuestras manos durante los tiempos mientras nos enseñaban a caminar, pero entonces, lo que mantuvieron para siempre fueron nuestros corazones, donde residirán eternamente, dándonos su luz y su memoria. La presencia del abuelo está en esas fotos en amarillo que están en un marco y no en la memoria móvil.
  • El abuelo está presente en el árbol que una vez sembró con sus propias manos o en el vestido que aún conservamos y que la abuela lo cosió. Todavía están presentes en los olores de los pasteles que permanecen en nuestra memoria emocional.
  • Su memoria también está en cada uno de los sabios consejos que recibimos de ellos, en las historias que compartieron con nosotros, en la forma en que hacemos los nudos de nuestros zapatos e incluso en ese hoyuelo en el mentón que heredamos de ellos.
  • Los abuelos están presentes en nuestros sentimientos en un modo profundo y delicado. Los abuelos están presentes en nuestros sentimientos en un modo profundo y delicado.
  • Nunca mueren, son más que simples genéticas. Nos muestran cómo caminar a su propio ritmo, un poco más lento, cómo disfrutar de una tarde en el país, para aprender que un buen libro tiene un olor diferente y especial, porque tienen un lenguaje que va más allá de las palabras.
  • Es un lenguaje de abrazo, una caricia suave, una sonrisa cómplice y una caminata por la tarde compartiendo en silencio mientras observamos la puesta de sol. Todo esto durará para siempre y aquí es donde tiene lugar la verdadera eternidad de las personas.
  • En la herencia cariñosa de quienes realmente nos aman y nos honran recordándonos cada día. ¡Compártelo con tus amigos y familia!

Artículo original (en inglés)

https://www.ecoportal.net/econciencia/vida-consciente/los-abuelos-nunca-mueren/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.