Ricos tienen acceso a los mejores microbios que los pobres. Dados investigación

Todo, desde lo que come hasta el lugar donde vive y trabaja, afecta su microbioma. Es por eso que una investigación indicó que el acceso a microbios saludables está relacionado con las desigualdades sociales y económicas.

Nuestros cuerpos albergan una gran cantidad de pequeños organismos, denominados colectivamente microbioma, que son esenciales para la salud humana y la longevidad. Pero no todos los microbiomas son iguales, según un ensayo publicado el martes en PLOS Biology que destaca cómo el acceso a microbios saludables está profundamente relacionado con las desigualdades sociales y económicas.

Un equipo dirigido por Suzanne Ishaq, profesora asistente en la Universidad de Maine y experta en microbiomas animales, describe ejemplos de la sensibilidad del microbioma humano a las discrepancias en la atención médica, la nutrición y los estándares ambientales seguros. Esta “desigualdad microbiana”, como lo llama el ensayo, plantea la cuestión de si un microbioma sano debería ser un “derecho” o una “obligación legal” para que los gobiernos lo persigan en nombre de las personas.

“La dieta que comes y tu estilo de vida pueden tener un impacto dramático en los microbios intestinales que reclutas y los beneficios o los aspectos negativos que obtienes de ellos”, dijo Ishaq en una llamada. “Si ni siquiera tiene acceso a una dieta de buena calidad, podría estar sufriendo los efectos de no tener esos microbios y productos beneficiosos de una manera que no hubiera imaginado”.

Las brechas en la salud microbiana pueden surgir incluso antes de que una persona nazca, porque algunos de los microbios más importantes se fomentan en el útero. El microbioma fetal está influenciado por el acceso de la madre a alimentos saludables, así como por sus niveles de estrés, que pueden amplificarse por las desigualdades económicas. La disponibilidad de licencia de maternidad o apoyo social también afecta la cantidad de tiempo que las nuevas madres pueden dedicar a amamantar a sus bebés, lo cual es otro factor crítico en el establecimiento de un microbioma saludable.

 

Estos patrones microbianos se desarrollan durante toda nuestra vida. Las poblaciones con acceso a una nutrición de calidad tendrán mejores resultados de salud física y mental que las que no, y eso se refleja a nivel microbiano intestinal. La calidad ambiental de los edificios donde vivimos y trabajamos también influye en las formas de vida que hay dentro de nosotros, al igual que nuestra proximidad general al espacio verde, en el lado positivo, o las instalaciones industriales y agrícolas contaminantes, en el extremo negativo.

Ishaq había estado reflexionando sobre estas conexiones en su investigación durante años, y decidió impartir un curso especial sobre el tema en la Universidad de Oregón durante el verano. Quince estudiantes de pregrado con una amplia variedad de especializaciones participaron en la clase, y ahora son coautores del nuevo artículo. Debido a que la mayoría de la clase no era estudiante de ciencias, el ensayo tiene un enfoque interdisciplinario que concluye con implicaciones legales y políticas de la desigualdad microbiana, además de las dimensiones médicas.

“En realidad, estaban mucho más familiarizados con las políticas sociales que yo, dada su experiencia, que fue realmente genial”, dijo Ishaq sobre sus estudiantes.

Una de las preguntas que el equipo exploró es si un microbioma sano puede considerarse un derecho humano o una obligación legal. Un artículo de 2011 tocó este tema a través de la lente de biobancos, o el archivo de tejido humano, pero nunca ha habido un caso legal importante que establezca quién posee el microbioma de un individuo, o si las personas tienen derecho legal a un microbioma saludable.

Desde la perspectiva de Ishaq y sus colegas, la naturaleza dinámica del microbioma sugiere que los argumentos legales deberían enfatizar el acceso a microbios saludables, en lugar de la propiedad sobre el microbioma de uno.

“Estás recogiendo y posponiendo cientos de miles de células microbianas todos los días, así que pensar que lo que tienes en el intestino es completamente tuyo es probablemente la forma incorrecta de pensarlo”, explicó Ishaq. “Se parecen más a los pasajeros que a las cosas que usted posee”.

En otras palabras, los microbios saludables podrían clasificarse potencialmente como un recurso esencial o bien común, como agua limpia, entornos seguros y salud pública de calidad. Ishaq espera que el ensayo aliente a los investigadores de todas las disciplinas a pensar sobre el microbioma humano como una medida de las desigualdades sociales y una hoja de ruta para superar esas divisiones de manera más efectiva.

 

“Tiende a ser personas que ni siquiera estuvieron involucradas con la contaminación del agua o el cultivo de demasiados alimentos o vertiendo productos químicos en todas partes que terminan siendo los que tienen que lidiar con estos problemas relacionados con los microbios”, dijo.

Abordar este problema requerirá la reestructuración de nuestras sociedades en las escalas más grandes, a fin de garantizar que las formas de vida a pequeña escala dentro de nosotros puedan prosperar, para que nosotros también podamos.

Artículo en inglés

https://www.ecoportal.net/temas-especiales/derechos-humanos/ricos-tienen-acceso-a-mejores-microbios/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.