La rueda del dharma, un interesante concepto budista

La rueda del dharma es un gráfico en el que se condensan las enseñanzas fundamentales del budismo. Está compuesta, básicamente, por las cuatro nobles verdades y por el noble camino óctuple. Estos dos elementos configuran las líneas centrales de esta filosofía.

La rueda del dharma o rueda de la transformación es un símbolo budista que grafica el camino hacia la iluminación. Corresponde a un elemento que muestra cómo es el orden de las cosas en forma natural, sin que intervengan fuerzas externas.

El nombre original de la rueda del dharma es dharmachakra y en principio fue empleada solamente por el budismo. Con el tiempo, también fue adoptada por el hinduismo y el jainismo. Los seguidores de la filosofía budista la consideran también como la rueda de la doctrina, porque sintetiza buena parte de las enseñanzas de Buda.

Se cree que la rueda del dharma estuvo presente desde el primer discurso de Gautama Buda, en el Parque de los Ciervos. Buda presentó este símbolo para responder a los discípulos frente al interrogante de cómo alcanzar la iluminación. También se dice que fue el propio Buda quien la puso en marcha.

La mente es todo. Te conviertes en lo que crees”.

-Buda-

Figura de Buda para representar una historia budista

El dharma

La palabra dharma tiene diversos significados, dependiendo de la filosofía o de la creencia en la que se emplee. En el caso del budismo, el dharma es la ley moral. El término proviene del sánscrito y etimológicamente significa algo así como conservar, mantener o preservar. El antónimo de dharma no es karma, sino “adharma”, es decir, sin ley moral.

En el budismo, la ley moral es la ley cósmica del orden. Muchas veces se le identifica como sinónimo de “protección”. Se cree que la doctrina de Buda es en sí misma una filosofía que pretende proteger a las personas del sufrimiento. En ese sentido, el dharma viene a ser la práctica que conduce a la paz y a la iluminación.

Para los budistas, cada quien debe emprender el camino para adiestrarse en el dharma. Esta es la vía para alcanzar la paz espiritual y con ella la felicidad, que radica en la sabiduría y la compasión. En este camino juega un papel importante la rueda del dharma, que señala el camino a seguir.

Los elementos de la rueda del dharma

En el centro de la rueda del dharma hay cuatro círculos concéntricos. Estos representan las llamadas “cuatro nobles verdades” del budismo. Conforman el núcleo de la doctrina y por lo mismo están en el centro del gráfico.

Las cuatro nobles verdades son las siguientes:

  • La verdad de dukka. Señala que el malestar es inherente a la existencia. Esto no significa que no se pueda alcanzar la dicha.
  • La verdad de la causa del dukka. La causa del sufrimiento es el apego, el cual nace del deseo. A su vez, el deseo de no existir lleva a la autodestrucción.
  • La verdad de la extinción del dukka. Mediante un entrenamiento constante se logra la extinción del apego, que implica la extinción de los tres grandes venenos de la existencia: avaricia, odio, e ignorancia.
  • La verdad del sendero. Lo que conduce a que cese el sufrimiento es seguir ocho pautas. Dichas pautas son representadas por los ocho pilares que se encuentran en el borde de la rueda del dharma.

Estatua de Buda con tres velas

Elementos adicionales

Como se anotó, las puntas que hay en la rueda del dharma corresponden al “Noble camino óctuple”, el cual, a su vez, habla de ocho vías para alcanzar la paz y la iluminación. Cada uno es un sendero en sí mismo, pero está relacionado y depende, de uno u otro modo, de los demás.

El Noble camino óctuple comprende:

  • Visión y comprensión correcta. Significa entender que el sufrimiento existe, que deviene del deseo y que el cese del deseo diluye el sufrimiento.
  • Pensamiento o determinación correcta. Nada es constante, las intenciones deben tener buena fe y se debe aplicar la no-violencia hacia otros organismos.
  • Hablar correcto. Abstenerse de mentir, de difamar y de hablar irrespetuosa o frívolamente.
  • Actuar correcto. Abstenerse de tomar la vida, de tomar aquello que no es dado y de conductas sensuales dañinas.
  • Medio de vida correcto. Ganarse la vida de una manera correcta.
  • Esfuerzo correcto. Prevenir lo insano, destruir lo insano, producir lo sano y cultivar lo sano.
  • Atención correcta. Contemplación del cuerpo, del entorno, de la mente y de los pensamientos.
  • Concentración correcta. Distancia, tranquilidad, éxtasis desvanecido, abandono del placer y del dolor.

Los budistas señalan que todo lo expuesto corresponde al primer giro de la rueda del dharma. Los giros posteriores corresponden a nuevas enseñanzas. Sin embargo, el primer giro es el fundamental y el que condensa lo esencial de la doctrina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.