Sátira en Mesopotamia: Desentrañando la Lira de Ur Cabeza de Toro

: Izquierda: ángulo frontal de la lira reconstruida con cabeza de toro encontrada en las tumbas reales sumerias de Ur en Mesopotamia, c. 2500 a. C. Fuente: Museo Penn

Muchos de nosotros tendemos a pensar que las personas de las primeras culturas eran menos sofisticadas que nosotros. Las personas más ricas pueden haber vivido vidas de lujo con oro y esclavos, pero es cierto que realmente no podemos imaginar cómo era la vida cotidiana en detalle. Quizás es por eso que las incrustaciones finas en el frente de esta lira con cabeza de toro son tan impresionantes. Cuentan sobre la sátira y la auto-ironía, sobre la dignidad y la codicia perdidas, pero también sobre el humanismo, y demuestran que la humanidad no ha cambiado mucho en los últimos 4.500 años.

Plano completo de la lira con cabeza de toro encontrada en las tumbas reales sumerias de Ur, pintada en el Museo Penn. (Museo de Penn)

Plano completo de la lira con cabeza de toro encontrada en las tumbas reales sumerias de Ur, pintada en el Museo Penn. (Museo de Penn)

La lira con cabeza de toro fue encontrada en las tumbas reales sumerias de Ur, Mesopotamia, en la década de 1920. Es posible que las imágenes representadas pertenezcan a historias y cuentos de hadas que los mesopotámicos / sumerios. Si este fuera el caso, las historias en sí debieron haber sido divertidas.

Todos los personajes, excepto dos, son animales que actúan como humanos. Las excepciones son el carácter mixto de escorpión humano en la imagen inferior, que en mi opinión muestra que todas las figuras son simbólicas, y la persona masculina en la imagen superior que es humana, pero su rostro está puesto en los dos toros. Dependiendo del nivel de forma animal, las imágenes representan tipos de personalidades de diferentes personas en lugar de una persona específica. Curiosamente, estas personalidades son tipos que todavía reconocemos hoy.

Todas las imágenes del frente de la Lira con cabeza de toro encontradas en las Tumbas Reales de Ur. (Museo de Penn)

Todas las imágenes del frente de la Lira con cabeza de toro encontradas en las Tumbas Reales de Ur. (Museo de Penn)

En general, comprender la escritura cuneiforme exige habilidad, sin embargo, comprender estas imágenes es más simple. Solo se enfoca en los detalles y el sentido común.

Codicia

Al mirar al hombre escorpión en la imagen inferior, podemos ver que está sosteniendo algo, tal vez una tableta cuneiforme de arcilla en su mano izquierda. Otra de estas «tabletas» sobresale de un gran frasco. Presumiblemente, debe ser el dueño de lo que sea. Parece que acaba de vaciar un cáliz, celebrando otra victoria y seguramente muy satisfecho de sí mismo, diciendo: «¡AH! ¡Soy el mejor!»

Imagen inferior de la lira con cabeza de toro. (Museo de Penn)

Imagen inferior de la lira con cabeza de toro. (Museo de Penn)

La cola del escorpión revela que su naturaleza es destruir a otros para su propio beneficio, y es por eso que posee tanto. Este es un hombre rico, que no se ha caracterizado halagadoramente. También está su criado, la cabra, que está tan concentrada en complacer a su amo que tiene no solo uno sino dos cálices listos para él. La cabra se ve tan servil y descarada que es fácil perder el respeto por él.

Además, en el arte mesopotámico, la figura de la cabra a menudo se ve representada de pie sobre sus patas traseras, con las patas delanteras sobre el tallo de un arbusto en escenas más nobles. Pero en esta representación, ha perdido esa dignidad. Nos llevan a sentir desprecio por el sirviente de este hombre rico.

Cuando leí «El gran toro gordo, un misterio de asesinato sumerio» traducido por Jerald Jack Starr (referencia a continuación), me emocioné al descubrir que este tipo exacto de mal maestro se describe en detalle.

Artistas

La siguiente imagen es excelente. Aquí podemos ver artistas y músicos. Un burro toca una lira, similar a la que se encuentra la decoración. Las connotaciones de burro nos llevan inmediatamente a pensamientos de jactancia y terquedad, o estupidez. También hay un oso bailando, no exactamente tan elegante como un bailarín real, y un perro pequeño o algo similar, sacudiendo su sonajero al ritmo del ritmo, sentado nerviosamente con la cola entre las piernas.

El segundo de la imagen inferior en la Lira de cabeza de toro. (Museo de Penn)

El segundo de la imagen inferior en la Lira de cabeza de toro. (Museo de Penn)

La burla satírica del jugador de la lira es el golpe maestro del «payaso», todos nos reímos mientras se burla de sí mismo. Cuando nos reímos del payaso (el músico), estamos relajados y también podemos reírnos de los otros personajes, convencidos de que todo es por diversión, sin tener dudas sobre posibles figuras insultantes como el rico escorpión. O los sirvientes en la siguiente imagen.

Perdiendo la dignidad

En la siguiente imagen, a la derecha hay un león. ¿El rey León? Aquí no. La sátira es obvia, hay pocas dudas de que el león era un símbolo de fuerza (¿y realeza?) En Mesopotamia como en muchas culturas. Aquí, él es un sirviente que trae vino a sus amos. La burla tácita dice: «¡has nacido para ser más que esto, si tienes algún respeto por ti mismo!»

La segunda imagen desde la parte superior de la lira Bull Headed. (Museo de Penn)

La segunda imagen desde la parte superior de la lira Bull Headed. (Museo de Penn)

Una pérdida de autoestima, o pérdida de dignidad, son también los temas para el otro servidor. ¡Un perro que ha matado a su propia especie y los sirve a sus amos! Su culpa traidora en el hecho se muestra por el cuchillo en su cinturón. Su ingenua expresión facial, así como la de los leones, revela que ni siquiera son conscientes de ningún delito. En general, ¡no hay mucho respeto por los sirvientes en esta lira!

Junto con nuestra comprensión de los mensajes en esta creciente lira, desarrollamos un cierto respeto por el artesano que fue capaz de tallar incluso expresiones faciales ingenuas de una manera tan limpia y simple.

¿Pero solo se estaba burlando o había alguna seriedad en ello? Sí, hay algunos en la imagen superior, parcialmente cubiertos por la barba de la cabeza del toro 3D que cubre el frente de la lira.

Enfrentamiento versus solidaridad

La imagen superior es claramente diferente, pero muy interesante, suponiendo un contexto común en todas las imágenes de la lira. El hombre central está desnudo, podría ser torero, si su desnudez se puede comparar con los deportistas griegos desnudos posteriores. Pero si es así, se identifica claramente con los toros. Llevan su cara, barba y todo, y él los abraza, parece amigable. Y lo abrazan. Aún así, las tres caras no se ven felices como cabría esperar. ¿No es su expresión más inquisitiva, tal vez incluso preocupada?

La imagen superior de la lira con cabeza de toro. (Museo de Penn)

La imagen superior de la lira con cabeza de toro. (Museo de Penn)

Al buscar qué vincula esta imagen con las que se encuentran debajo, debe referirse a cómo elige actuar en su vida. Se han mencionado los términos autoestima y dignidad. Este torero expresa solidaridad con sus enemigos esperados, y lo hacen con él, todos aparentemente preguntándose por qué deberían ser enemigos.

Esta imagen muestra simbólicamente que está haciendo amigos con excombatientes que generalmente lo contrarrestan (ya sean luchas mentales externas o internas). La expresión maravillada, reflexiva, también puede expresar el uso de su intelecto. «¿Por qué deberíamos ser enemigos? No queremos ser enemigos, que explotan, conquistan, matan y esclavizan unos a otros».

De hecho, esto no es una corrida de toros, es una pelea con su propia forma habitual de pensar.

El toro barbudo

Eche un vistazo final al frente de la lira: ahora puede prestar atención a la peculiar barba en la cabeza del toro, que cubre en parte la imagen superior. La barba representa la sabiduría. Ahora notamos su aspecto artificial y nos damos cuenta de que puede representar una barba humana, y ya sabemos por qué. Toda la lira con cabeza de toro cuenta una historia sobre si dejas que tu naturaleza animal te gobierne o si usas tu sabiduría para apaciguarla.

Primer plano del toro barbudo reconstruido en la parte delantera de la lira con cabeza de toro. (Museo de Penn)

Primer plano del toro barbudo reconstruido en la parte delantera de la lira con cabeza de toro. (Museo de Penn)

Con todo, el humanismo intemporal habla de esta lira de 4.500 años de antigüedad.

Si está tan impresionado como yo con el nivel de sofisticación, piense en la lira derivada del «comienzo» de la cultura más antigua de Oriente Medio, desde c. 2500 a. C, ¡lo cual es realmente alucinante! El mejor resultado que puede surgir de esta cognición es revisar la forma en que comprendemos sus vidas y creencias. Por ejemplo, al reconocer que quizás no todos los mitos eran tan serios. Para captar la atención del público, puede haber habido actuación teatral y humor en algunos de sus cuentos.

Como en el comienzo del siguiente cuento de Enki, el dios del agua y su esposa Ninhursaga, la diosa de la montaña. Observe el cambio del comienzo relativamente serio a más risas, aplausos, ¡oh! y comentarios que podemos imaginar de la audiencia comprometida después de cada línea. Hacen una breve pausa al final de la mayoría de las líneas, para dejar que el público reaccione. Nos recuerda a la comedia stand-up con casi cada línea como una broma, la forma en que nos dicen que nada sucedía en el sitio:

El sitio donde Enki se estableció con Ninsikilla (Ninhursaga),

ese lugar estaba limpio, brillaba.

En Tilmun el cuervo aún no dijo kra-kra,

el gallo no cantaba allí

el león no mató allí

el lobo no robó corderos,

el perro aún no había aprendido a arrodillar al cabrito,

el gato no había aprendido a comer grano;

cuando una viuda extendió malta en el techo (para secar),

los pájaros del cielo no comieron esa malta.

La paloma no puso su cabeza debajo (el ala),

allí nadie con ojos malos dijo: «¡Oh, mi ojo malo!»,

allí nadie con dolor de cabeza dijo: «¡Oh, me duele la cabeza!»,

allí ninguna anciana dijo: «¡Yo, anciana!»,

allí ningún anciano dijo: «¡Yo, viejo!»

la joven no orinó su agua impura dentro de la ciudad,

no hay barquero dijo: «¡Está oscureciendo!»,

ningún guardia patrullaba su distrito fronterizo,

ningún cantante cantó «elulam»,

nadie levantó lamentos en las afueras de la ciudad.

Traducido del danés por el autor de Thorkild Jacobsen: Mesopotamiske Urtidssagn, Copenhague 1978

Imagen de Portada: Izquierda: ángulo frontal de la lira reconstruida con cabeza de toro encontrada en las tumbas reales sumerias de Ur en Mesopotamia, c. 2500 a. C. Fuente: Museo Penn

Autor Niels Bjerre

https://www.ancient-origins.es/artefactos-otros-artefactos/lira-cabeza-toro-005805

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.