Zen es ….

Dicen que el Zen que puede explicarse, no es Zen, sin embargo, para mí el Zen es una actitud más allá de cualquier creencia o religión, un modo de vida en el que se abrazan la no dualidad con la vida cotidiana, en presencia.

Es complicado explicarlo, pero…

Zen es ser normal, ser cotidiano. La práctica del Zen es la práctica de lo ordinario, aceptar que el Universo se encierra en una brizna de hierba, en un grano de arena, en una gota de agua. Aplica aquí el dicho de Thich Nha Than:

“De igual forma que un árbol es árbol, una persona debería ser persona. Si una persona es verdaderamente persona, viviendo feliz, sonriente, entonces todos nosotros, todo el mundo, se beneficiará de esta persona. Una persona no tiene que hacer un montón de cosas para salvar el mundo. Una persona ha de ser una persona”

Zen es Presencia, es estar aquí, realmente aquí, sin justificación, ni nada que explique el hecho de ser, sin perderse el hecho de ser y estar aquí. Es mostrar lo que somos en cada momento, no esforzadamente, sino simplemente ser, manifestarse.

Zen es pregunta, indagación profunda, que marca la cualidad del involucrarse, de fundirse con la vida. Es pregunta que no tiene respuesta mental, es vida en proceso, sin encasillar, que nos lleva a un interés sincero, no condicionado, por lo que pasa.

Zen es Wu – Wei, dejar hacer, practicar la preciosa gratuidad y espontaneidad de realizar lo que toca y luego dejarlo, dejar que las cosas sean, no resistirse al flujo, vivir desde la sencillez, la flexibilidad y la tolerancia del que no es dueño de la vida, sino que es vida en sí misma. Es la libertad de no poseer, de no esperar, y al tiempo hacer lo que toca, no haciendo nada. Es la belleza de dejar que las cosas sean.

Zen es vida gozosa, contemplar y gozar del universo recreándose a sí mismo, es abrazar las cosas y los seres, es contemplarse a uno mismo desde el amor, la tolerancia y el no juicio, es compartir con todos la presencia vital, aun en el dolor, aun en el drama. Zen es reír y es llorar.

 Zen es la sutileza del espíritu. Es seguir el camino de los acontecimientos con gracia y gratitud, aceptar el cambio y saber morir en gracia, como parte del vivir.

 Zen es libertad. Es la liberación de los apegos, la superación del ego-ismo, es no acepción de personas. Es ser libre de pérdidas y ganancias. Es coherencia, ecuanimidad y despertar cotidiano.

Zen es sencillez, simplicidadHaceos como niños, decía un maestro. Es cultivar la simplicidad de vivir en lo concreto, en lo ordinario, abandonando preocupaciones del pasado y expectativas del futuro.

Zen es la aceptación natural, gozosa, de la propia muerte, la propia desaparición. Es vivir muriendo, esto es abandonando, soltando, vaciándose de todo agarre a la vida separada. Es sentir que la Unicidad implica la desaparición individual, y gozar al contemplar ese Uno que somos, cuando dejamos de creer ser este ser individual que aparentamos.

Zen es la belleza de nuestra existencia limitada e imperfecta, que fluye sin resistencia. Acepto aun consciente de la Unidad de todo, ser persona, acepto ser forma concreta con toda su imperfección aparente. Es sabiduría profunda enriquecida con experiencia, produciendo una belleza espiritual que logra amor por la vida, sin apego a los deseos alocados del ego.

Zen es, en síntesis, Annata, no-yo; es Anytia, impermanencia; es Wu-Wei, dejar hacer y ser; es Brahma Vihara, no juicio, prejuicio ni elección frente a personas.

 Es no-dos, pues Todo es Uno.

Pero…el zen solo puede entenderse adecuadamente a través de la experiencia directa, por lo tanto, cada quien recibe la invitación a vivirlo, sin atarse a ningún preconcepto o creencia.

Gracias. Gracias. Gracias.

Tahíta 

http://elblogdetahita.blogspot.com/2020/05/zen-es.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.