ARQUITECTOS IMPOSIBLES

En la Antiguedad ocurrieron hechos sumamente relevantes para el avance tecnológico y social del hombre. Hasta el día de hoy no se ha podido dar una explicación racional a los pocos indicios que aún quedan.

¿Cómo hizo el hombre antiguo para crear tan magníficas obras?

Una de las teorías afirma que hace miles de años, una Civilización Extraterrestre, enseñó al hombre el arte de la Construcción, de la Escritura y de la Adoración.

¡Son humanos los seres de cabeza alargada que aparecen en los jeroglíficos egipcios?

Si se gira a 270 grados una foto de Machu Picchu, se puede observar la imagen de un rostro perfecto sobre los montes.

¿Quién pudo darle esa forma?…

La ciudad de Machu Picchu fue descubierta en 1911 por el historiador norteamericano Hiram Bingham, su nombre significa “vieja cumbre”, está ubicada a 2.700m de altura, y es una de las ciudades sagradas de la civilización Inca.

Machu Picchu es considerada un maravilloso ejemplo de arquitectura e ingeniería. Sus peculiaridades constructivas y el misterio en el cual se mantienen, lo han convertido en centro de peregrinación tanto turística como espiritual.

La ciudad está dividida en dos zonas, la agrícola y la urbana. La zona agrícola está constituida por escalones con bordes de piedra, sobre la ladera de la montaña.

La zona urbana está separada de la agrícola por un muro de 400m de largo, con un foso paralelo que es el drenaje principal de la ciudad. En la cima del muro está la puerta de al ciudad, que se cerraba desde dentro por medio de un mecanismo. La zona está dividida en grupos de edificios, distribuidos en terrazas que siguen el contorno de la montaña. Cuenta con una calle principal en forma de escalinata, y un conjunto de fuentes paralelas a su desarrollo.

La ciudad está construida sobre dos istmos, en una región sometida a terremotos constantes y a copiosas lluvias durante todo el año. El secreto de su permanencia en el tiempo está en su sistema de drenajes y a la cimentación de la ciudad.

Hay evidencia sólida que apoya que los constructores tuvieron en cuenta criterios astronómicos y rituales, al llevar a cabo las edificaciones.
La alineación de algunos edificios coincide con el azimuth solar durante los solsticios, y con los puntos de ocaso y orto del sol en determinadas épocas del año.
Estas apreciaciones han desatado las teorías sobre visitantes extraterrestres que habrían realizado tales construcciones empleando sus conocimientos estelares.

El material empleado en las construcciones es el granito blancuzco, obtenido en la zona. Su dureza está entre 6-7 de la escala de Mohs, y los incas no poseían herramientas de hierro sino de bronce, que mucho más blando. Es otro motivo por el cual surgieron las teorías sobre extraterrestres, ya que se considera imposible que fuesen construidas con el esfuerzo humano solamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.