La vacuna rusa Sputnik V no provocó ningún efecto secundario grave en los voluntarios

El fármaco tampoco tiene ningún tipo de contraindicaciones para aquellos que ya hayan superado el covid-19, según el vicedirector del Instituto Gamaleya.
La vacuna rusa Sputnik V no provocó ningún efecto secundario grave en los voluntarios

Ninguno de los voluntarios que participaron en las pruebas clínicas de la vacuna rusa Sputnik V ha desarrollado efectos secundarios significativos, declaró este jueves Denís Logunov, vicedirector del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, la institución que ha desarrollado el fármaco.

«La vacuna fue aplicada a voluntarios sanos de entre 18 y 60 años de edad y demostró un muy buen perfil de seguridad», expresó Logunov durante una conferencia realizada en línea, citado por medios locales.

Y precisó que «no se ha detectado ni un solo efecto secundario de gravedad«.

Por otra parte, señaló que entre los efectos secundarios menores observados con más frecuencia tras la administración del fármaco se encuentran: dolor en el lugar de la inyección, hipotermia en algunos de los voluntarios y jaqueca.

«Todos estos fenómenos no deseados han sido cualificados como de menor importancia», añadió.

Por último, detalló que la vacuna está indicada en primer lugar inmunizar a las personas que aún no hayan contraído el covid-19, aunque no existe ningún tipo de contraindicaciones ni limitaciones para inocularla a aquellos que ya se hayan recuperado de la enfermedad.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!

https://actualidad.rt.com/actualidad/363822-vacuna-sputnik-no-efectos-secundarios-graves?utm_source=feedly&utm_medium=rss&utm_campaign=all

1 comentario en “La vacuna rusa Sputnik V no provocó ningún efecto secundario grave en los voluntarios

  1. ¿ Y qué va a decir él ? ¿ que es un asco, que la gente lo pasa fatal y que no sirve de nada ?

    Es obvio que sólo nos contará bondades, pero para creerlas hay que contrastarlas por personas ajenas a los propios fabricantes.

    No sirve la opinión del que la fabrica, ni siquiera del que la comercializa, ni tampoco la del país que la auspicia. Ninguno que pueda obtener algún beneficio de cualquier tipo con ella está validado para opinar.

    Debe ponerse a disposición de personal científico independiente y ajeno para corroborar o descartar sus virtudes y bondades. Otra cosa es que exista, hoy día, personal científico independiente y moralmente apto.

    El vendedor de coches siempre te dirá que su coche es fabuloso, magnífico, insuperable, mejor que cualquier otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.