Karma budista

Fundamentos del pensamiento moral budista, segunda entrega: El Karma, las intenciones y la distinción entre acciones «Buenas» y «Malas».

El término karma significa literalmente «acción», pero al igual que el Dharma, es un término complejo con una gama de significados. Puede hacer referencia, por ejemplo, a cualquiera o a todos los siguientes: una acción en sí, el agente de una acción, el objeto de una acción o los resultados de una acción. Cuando se refiere a la acción, sus significados pueden incluir la acción en general, una acción habitual, una ocupación o —haciendo eco de su uso original en el contexto de las acciones rituales védicas— la acción ritualizada (s.v. «karma», PTS).

Si bien hay varias tradiciones del discurso kármico en los textos budistas que no todos se conforman, un desarrollo importante en el pensamiento indio asociado con el Buda fue el cambio en el énfasis de las acciones externas al motivo detrás de las acciones como clave para su naturaleza y consecuencias.

De hecho, en un pasaje bien conocido, el Buda declaró que «es la intención (cetaná), oh monjes, que yo llamo karma; haber querido actuar a través del cuerpo, el habla y la mente» (A.iii.415). Si bien la relación exacta entre el cetaná y la concepción occidental de «la voluntad» está lejos de ser totalmente clara, se ha entendido que esta afirmación significa que son los impulsos mentales detrás de las acciones los más decisivos para dar forma a su naturaleza, y de hecho que las acciones son prácticamente equivalentes a su motivo. Esto contribuye a la visión estándar del karma budista, que afirma que las acciones volitivas conducen a consecuencias que se hacen eco de la naturaleza de la voluntad, y que inevitablemente deben ser experimentadas por el agente.

Debido al énfasis, a veces se ha afirmado, algo problemáticamente, que «sólo las acciones intencionales y éticamente motivadas tienen efectos kármicos» y que «las acciones kármicas son acciones morales» (Keown 2005, 5). Este énfasis en la intención subyace a una distinción fundamental en el pensamiento budista entre los actos que son kuśala (P. kusala), «hábiles» o «saludables», y los que son akuala (P. akusala), «poco hábiles» o «insalubres».

Estos términos también se entienden y se traducen más generalmente como «buenos» y «malos». Más particularmente, el kuśala se refiere a acciones o estados que son «espiritualmente inteligentes», es decir, aquellos que están basados en la sabiduría, son saludables y conducen a la felicidad, y son liberadores en el sentido de ser propicios para el Nirvāṇa (por ejemplo, A.i.263).

De hecho, el Nirvāṇa está equiparado con la eliminación completa de todas las cualidades insalubres (S.iv.251). Las bases psicológicas o «raíces» de las acciones sanas son sin semillas (alobha), sin odio (Skt. advesá; P. adosa), y sin engaño (amoha), que puede entenderse positivamente como generosidad o generosidad, benevolencia y sabiduría. Por el contrario, las causas de las acciones insalubres son la codicia (lobha), el odio (Skt. dvesa; P. dosa), y la ilusión (moha), que también se conocen como los tres «venenos» o profanaciones (kleśa) en la raíz del sufrimiento (M.i.47).

Karma budista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.